Policiales

Indagaron a un exjefe de Drogas por sus presuntos vínculos con un narco

Se trata del comisario Alejandro Druetta, que fue jefe de la Brigada antidrogas en Venado Tuerto. Lo ligan con el procesado Ignacio Actis Caporale.

Miércoles 09 de Mayo de 2018

Quien fuera jefe de Inteligencia Zona Sur de la ex Dirección de Drogas Peligrosas, Alejandro Druetta, fue indagado ayer en la Justicia Federal bajo la acusación de haber confabulado para que Ignacio "Nacho" Actis Caporale, que este año afrontará un juicio oral por liderar una banda narco, pudiera llevar adelante su actividad. El fiscal federal Claudio Kishimoto le enrostró haber mantenido llamadas en las cuales le anunciaba a "Nacho" que a él lo trasladaban a Venado Tuerto y le sugería que lo favorecería para el desarrollo de su comercio ilícito. En la audiencia Druetta habló durante más de dos horas y no aceptó preguntas. Rechazó enfáticamente los cargos, señaló que el Nextel con el que se hicieron las llamadas nunca fue suyo y que no fue él quien mantuvo los diálogos que se le adjudican.

El hecho de que Druetta niegue que la voz de las comunicaciones captadas sea suya es una de las mayores controversias a despejar. Una pericia de la División Acústica Forense de la Policía Federal estableció que las voces en tres llamadas que constan en el expediente que avanzó sobre la banda de Actis Caporale son de Druetta porque coinciden con los audios de entrevistas a medios que en su momento ofreció el policía.

En la indagatoria estuvo presente el juez federal Marcelo Bailaque, el fiscal Kishimoto y Gabriel Navas, defensor del policía. Mientras Druetta se explayaba en forma extensa, a veinte metros de allí su nombre era mencionado en el Tribunal Federal Oral 2 donde se juzga al ex jefe de la policía provincial Hugo Tognoli y a otras 25 personas. El defensor oficial de 16 de esos acusados, Martín Gesino, lo llamó "el hombre de las casualidades" y lo describió como "una persona que hizo con la Justicia Federal lo que quiso" (ver aparte).

El defensor del policía, Gabriel Navas, fue muy crítico con la acusación. "Es una interpretación subjetiva y fuera de toda lógica de algunas constancias que no son siquiera indicio de culpabilidad. Mi cliente refutó uno por uno los datos del fiscal. Hay dos versiones contrapuestas, una de las cuales es una acusación traída de los pelos", le dijo a este diario.

Las comunicaciones que complican a Druetta fueron recuperadas por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) del expediente que se formó en 2012 contra la banda de Actis Caporale, lo que concluyó con doce detenciones en septiembre de ese año en Rosario, Santo Tomé y la ciudad de Buenos Aires. "Nacho" estuvo prófugo hasta diciembre de 2016 cuando fue detenido participando como piloto en una carrera en el autódromo de Buenos Aires bajo el seudónimo de "Alex Acqua".

Cuestión de líneas

Druetta dijo que no hay nada más lejano a la realidad que sostener que dialogó con Actis Caporale y afirmó que siempre combatió toda situación ilegal. Adujo que la línea con la cual se hizo la llamada no está a su nombre y que no era su segundo teléfono, como dice el fiscal. Afirmó que el teléfono que usaba para comunicarse con sus superiores y con los juzgados tampoco estaba a su nombre, pero Druetta dijo que sí lo estaba y entregó una factura de la empresa prestataria. En ese sentido remarcó que nunca usó celulares a nombre de terceros.

El policía también alegó que el hecho de que Actis Caporale hubiera tenido agendado un teléfono a nombre de "Ale" no supone que fuera su línea, que era disparatado pensar que eso implicaba que él tenía algún vínculo con el narcotráfico y que, en última instancia, aunque fuera él quien hubiera mantenido ese diálogo, nada del contenido permitía inferir delito alguno.

De acuerdo al planteo del fiscal Kishimoto, los llamados detectados entre Druetta y Actis Caporale son muy breves. En el primero, según la acusación, el policía le dice a "Nacho" que se va a Venado Tuerto y agrega, textualmente: "Dale porque allá hay algo para vos". En el segundo ambos acuerdan que se juntarán. En el tercero especifican que el encuentro será a la noche y en la zona sur de Rosario. Las llamadas son de mayo de 2012, cuando por orden del Ministerio de Seguridad Druetta fue designado jefe de la Brigada Operativa VIII de la ex Drogas Peligrosas. Antes se había desempeñado (desde 2010) el mismo cargo en Villa Constitución. Las antenas indican que el Nextel que se atribuye a Druetta fue captado justamente en esa última ciudad cuando se hizo el barrido de antenas.

Otra cosa que sostuvo Druetta es que si hubieran hecho de manera simultánea el barrido de esa línea con la que él admite tener se habría advertido que ambas estaban en lugares diferentes lo que indica que el aparato con el que se comunicó con "Nacho" no lo tenía él.

Esto deja en pie, no obstante, la contradicción que introduce la pericia acústica de la Policía Federal, que indica que la voz de esos contactos es la de Druetta. Navas no negó que la pericia diga eso, pero sí que fue una medida que se hizo al margen del conocimiento de su defendido.

El abogado insistió en que es insensato acusar a su cliente de confabular con Actis Caporale cuando éste no tuvo nunca causas por narcotráfico en Villa Constitución o Venado Tuerto. No obstante, para el fiscal no queda claro qué hacía Druetta, ya que él no duda de que se trata de su voz, hablando con un presunto narco cuando éste ya estaba siendo investigado por su actividad.

Ahora el juez federal Marcelo Bailaque cuenta con diez días hábiles para resolver la situación procesal del policía, quien sigue en libertad y debe reportarse al tribunal cada 15 días.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario