Policiales

"Hubo un protocolo de encubrimiento: estos chicos no estaban armados ni enfrentaron a ningún efectivo"

Lo dijo el fiscal Adrián Spelta tras la sentencia que condenó a 19 policías por un doble crimen que se intentó presentar como resultado de un enfrentamiento

Viernes 13 de Noviembre de 2020

Estos chicos no estaban armados, no enfrentaron a ningún efectivo policial y todo se pergeñó a partir de lo que llamamos protocolo de encubrimiento”, dijo el fiscal Adrián Spelta tras el veredicto que el jueves al mediodía condenó a prisión perpetua a dos policías por el doble crimen de David Campos y Emanuel Medina, acribillados con trece tiros tras una persecución por la zona sur el 23 de junio de 2017. Para el encargado de la acusación, el aspecto más saliente de las condenas es que respaldaron la teoría del caso de la Fiscalía: “Todas las mentiras (policiales), todo lo que nos habían dicho el primer día, se acreditó que fue falso”.

A finalizar la lectura del veredicto unánime del tribunal, que además sentenció a otros 17 efectivos por abuso de armas y actos de encubrimiento, Spelta indicó que “la sensación en este momento es de satisfacción por haber obtenido lo que desde un primer momento supimos y entendimos que había pasado. Encontramos la evidencia y ahora la prueba de nuestra teoría del caso, que venimos sosteniendo a lo largo de estos tres años en coincidencia con los familiares de las víctimas. Esa labor y este resultado generan satisfacción y a la vez un dolor muy grande. No nos olvidemos que atrás de todo esto hay dos personas fallecidas. Desde nuestra posición esto fue el granito de arena que pudimos aportar a la familia”.

Las maniobras de ocultamiento que según el fiscal se vieron demostradas en el juicio consistieron en “la eliminación de rastros del delito y la desaparición de vainas y puntas de proyectiles”, además del intento de “justificar algo injustificable” mediante la acción de colocar dos armas en poder de las víctimas o adulterar rastros de pólvora en un dermotest para que diera un falso positivo.

>>Leer más: Condenan a dos policías a prisión perpetua por el doble crimen en Callao y Cazadores

El fiscal aludió además a las declaraciones de dos empleadas policiales en el juicio, quienes indicaron que fueron presionadas y amenazadas por sus superiores para guardar silencio. En un acto sin precedentes, fueron las únicas de todos los imputados en sostener que las víctimas fueron acribilladas y luego les plantaron armas para montar la escena de un enfrentamiento.

“Su declaración fue trascendental. Fue el quiebre del pacto de silencio. Este tipo de quiebres nunca se pudo observar en otros supuestos. Eso marca una diferencia”, dijo Spelta. Para el fiscal, que ese aporte inédito en una causa de estas características pudiera ocurrir tuvo que ver, en parte, con “la cantidad de personas involucradas. Es difícil mantener el silencio entre tantas personas, eran 19 acusados. También entiendo que se han quebrado porque vieron la injusticia del accionar de otros efectivos”.

Las empleadas Jésica Lescano y Roxana Ramírez habían dicho que a Medina y Campos “los mataron a sangre fría porque los que estaban en el auto no tiraron”. En ese sentido, para el fiscal, “las empleadas obtuvieron cierto beneficio en cuanto al monto de la pena”, que fue de 1 año de prisión condicional. “La fiscalía había valorado al pedir la pena (para ellas) un monto menor al resto. Su declaración fue trascendental”, indicó.

>>Leer más: Doble crimen: los familiares de David Campos y Emanuel Medina celebraron el fallo

El fiscal, quien actuó en conjunto con su par Patricio Saldutti y el equipo de litigación, indicó que aún con el juicio cerrado “es difícil” contestar porqué mataron a los dos jóvenes tras la persecución al Volkswagen Up en el que viajaban a lo largo de la zona sur: “Es una pregunta que tratamos de contestarnos. Es difícil encontrarle un motivo a semejante agresión con más de diez disparos. Cualquier respuesta va a sonar incompleta”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS