Policiales

Hallan a un jubilado muerto y enterrado en el fondo de su casa en Funes

Tenía 70 años y era un productor de miel jubilado. Tras días sin contacto una hija fue a verlo y al recorrer el jardín halló un montículo en la tierra. Aún no se estableció cómo murió.

Martes 25 de Noviembre de 2014

Un productor de miel jubilado de 70 años fue encontrado muerto y enterrado en el jardín de su casa en la ciudad de Funes. El hallazgo fue hecho por una de sus hijas, quien fue a buscarlo porque se encontraba ausente desde el martes pasado, aunque la esposa de la víctima lo habría visto con posterioridad.

La llamativa situación se descubrió ayer en la vivienda de José Ingenieros al 3815 de la vecina ciudad. El hombre, identificado como Arturo Reiter, de 70 años, fue encontrado sin vida y enterrado en el un amplio predio de su propiedad, de unos 13 mil metros cuadrados, donde cuidaba de un vivero con abundante vegetación.

El fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos Miguel Moreno dijo a este diario que la víctima faltaba de su casa en Fisherton (donde vivía con su esposa) desde el martes pasado. Arturo Reiter solía pasar largas horas, e incluso días, en la vivienda de Funes, y viajaba a Entre Ríos donde tenía un emprendimiento comercial, vinculado con la apicultura.

Esto hizo que en un principio la familia no se asombrara por su ausencia. Pero pasados los días, una de sus hijas, cuya identidad no trascendió, fue a buscarlo, recorrió el jardín trasero y se encontró con un extraño bulto en la tierra, que luego, se corroboró, era la precaria tumba del difunto.

Hasta el momento no se pudo establecer si el cuerpo mostraba signos de violencia física, algo que saldrá del resultado de la autopsia que se ordenó al Instituto Médico Legal, cuyos resultados preliminares se esperaban al cierre de esta edición. No obstante, desde el primer momento se presume que se trató de un asesinato. "La otra posibilidad, tan remota que entraría en el terreno de lo ficcional, es que alguien lo haya encontrado muerto, o haya sido testido del deceso, y haya decidido enterrarlo, pero eso está casi descartado dado que se ve como muy improbable", indicó Moreno.

Si bien la hija de la víctima aseguró haber perdido contacto con el padre el martes pasado, la Fiscalía investiga el testimonio de la esposa, quien afirmó haberlo visto con posterioridad, presumiblemente el viernes o el sábado pasado.

La calle José Ingenieros corre al sur de la ruta 9 y a dos cuadras al norte de Bernardo Houssay. El predio donde se produjo el macabro hallazgo está en la cuadra que cruza Lisandro De la Torre. Está ubicado en una zona urbana, con viviendas de fin de semana y de residencia permanente. Ocurre que es un lugar muy amplio, de más de una manzana, con una casa al frente y el gran vivero atrás. "Realmente es un lugar muy amplio y con mucha vegetación, de modo que en cualquier lugar que se ubicara al cuerpo siempre estaría bastante alejado del resto de la gente", afirmó Moreno.

"El jueves pasado lo vi al vecino yendo en bicicleta al pueblo", dijo ayer un hombre en la cuadra a este diario, reacio a dar su nombre. "Sé que la mujer vive en Rosario y que tienen una hija que vive en Funes. Yo le solía comprar miel que según me decía producía en Entre Ríos. Ahora escuché que estaba muerto desde hace mucho tiempo pero no es así: lo crucé hace cinco días", completó el vecino.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario