Banda de Los Monos

El tribunal rechazó nueva recusación de la defensa

La presentaron las defensas por segunda vez desde que empezó el proceso oral. Fue denegada por los jueces con críticas y jurisprudencia.

Jueves 30 de Noviembre de 2017

Por segunda vez desde que arrancó el juicio el pasado 21 de noviembre, las defensas de los líderes de Los Monos plantearon la recusación del tribunal basadas en temor a la parcialidad. Y nuevamente los jueces Ismael Manfrín, Marisol Usandizaga y María Isabel Más Varela rechazaron apartarse del debate oral.

El motivo para pedir el reemplazo de los jueces fue sintetizado por Fausto Yrure, abogado de Ramón "Monchi Cantero" Machuca, quien consideró que el policía Ariel Lotito, de la Brigada Operativa Judicial (BOJ) que investigó al grupo, "no es idóneo" para identificar las voces en los audios que se intentan definir como prueba en la audiencia.

La estrategia de los abogados defensores para pedir el cambio de jueces está centrada en impedir el análisis y reproducción de esos audios, cuyo contenido se introdujo luego de que una testigo reservada de la ex Secretaría de Inteligencia del Estado, certificara el martes.

Temor

Como el tribunal accedió a que el suboficial Lotito hiciera las identificaciones de las personas que hablan en los audios, los abogados replicaron que la autorización era cuestionable. ¿Por qué? Porque Lotito intervino en la investigación que acusa a esas personas y ahora, afirman las defensas, identificará a esas mismas personas, lo que es ratificar su propio trabajo.

"Fiscalía, defensa y tribunal saben que la última oportunidad que tiene la Fiscalía para poner nombre y apellido a las voces a fin de acusar es a partir del aporte del señor Lotito. Él ya dijo que las voces de los audios son de nuestros defendidos en cada uno de los partes que informó. Pero la Fiscalía no determinó con ninguna pericia la identidad de ninguna voz con nombre y apellido. Como Lotito ya dijo en sus partes de quiénes eran esas voces, sobre las que la Fiscalía tuvo oportunidad de hacer pericias y no hizo, ahora lo hará de nuevo. Por eso la Fiscalía lo llama. Y como el tribunal acepta eso, allí se funda el temor de parcialidad", dijo Yrure.

Antes que él, otros defensores habían señalado que conceder jerarquía de perito a Lotito era darle una categoría que no tenía y por ello, advertían, era motivo de recusación.

La Fiscalía argumentó que de ninguna manera Lotito resulta la última instancia para identificar a quienes hablan con "Monchi". Adujo que las circunstancias de tiempo, modo y lugar de cada escucha son gravitantes para ello. Leandro Vilches, por ejemplo, en una de las escuchas da su número de documento. "Monchi" habla con su madre a la que llama por el nombre ("Cele") y con su padre hace lo mismo ("Máximo").

"Estas evaluaciones quedan a cargo de la sana crítica del tribunal y además las defensas pueden contrainterrogar al testigo", dijo el fiscal Luis Schiappa Pietra en un cuarto intermedio.

Inadmisible

Casi una hora después del planteo el presidente del tribunal rechazó el pedido de apartamiento. Antes había dicho que no consideraban a Lotito un testigo idóneo al nivel de un perito acústico pero que no podía impedirse que se explayara sobre el conocimiento de su labor.

Mediante una resolución en la que Manfrín citó "jurisprudencia de la más alta jerarquía orgánica", y esgrimiendo el antecedente del rechazo a la recusación anterior pedida el primer día del juicio, la pretensión de la defensa fue denegada "por ser manifiestamente inadmisible".

"La recusación de los magistrados sólo puede ser admitida ante la ocurrencia de nuevos hechos que pongan de manifiesto la parcialidad del tribunal", explicó el juez, y agregó: "Se advierte que bajo el ropaje de un pretendido temor de parcialidad, las defensas tratan de evitar la incorporación al debate de pruebas que ya fueron oportunamente admitidas".

"El temor de parcialidad que alegan los recusantes radicaría en que el tribunal, a su juicio, desatendió sus planteos. Pero eso no es así, la imparcialidad del tribunal está demostrada en los registros de audio y video en los que se aprecia cómo resolvemos las distintas incidencias planteadas conforme a los fundamentos jurídicos y procesales", concluyó Manfrín. Y deslizó que, en caso de insistir reiteradamente con "pretensiones recusatorias en el marco de un juicio oral en curso" no cabrían dudas de que el abuso de ese recurso "traería aparejado un serio obstruccionismo".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario