Juicio a Los Monos

Cuatro policías y dos civiles fueron absueltos por el principio de la duda

Los motivos no fueron expuestos y se podrán conocer cuando el tribunal haga públicos los fundamentos de la resolución

Martes 10 de Abril de 2018

De los 25 acusados que llegaron al juicio oral seis —cuatro policías y dos civiles— fueron absueltos. Los motivos no fueron expuestos, sino que se darán a conocer el próximo 2 de mayo cuando se hagan públicos los fundamentos del veredicto.

Francisco Lapiana y Lorena Verdún estaban acusados como testaferros de Los Monos. Verdún era la ex mujer de Claudio "Pájaro" Cantero y llegó a juicio por los delitos de asociación ilícita y encubrimiento agravado. Lapiana, representante de jugadores de fútbol, estaba señalado como una de las personas que a través de ciertas transacciones económica ayudaba a incrementar los fondo de la banda y blanquearlo. Estaba procesado también como miembro de la asociación ilícita. Los dos fueron absueltos.

Sin cargos

De las absoluciones, la que no sorprendió fue la de Cristian Floiger, de 43 años. Ex jefe de Inteligencia de la ex Drogas Peligrosas zona sur y acusado como miembro de la asociación ilícita por facilitar información a Los Monos, había sido apresado en julio de 2013 cuando llevaba apenas cuatro meses como jefe de Drogas y el juez de Instrucción Juan Carlos Vienna lo procesó en febrero de 2014 en base a escuchas de conversaciones entre Ramón Machuca y el policía Juan Angel Delmastro y con el condenado como agente financiero de la organización, Mariano Ruiz. En algunos de esos diálogos mencionan a "un tal Floiger".

El primer día del juicio el fiscal Gonzalo Fernández Bussy había pedido para él una condena a 6 años de prisión, pero durante los alegatos de cierre retiró los cargos en su contra argumentando falta de evidencias. Fue para el único de los 25 imputados que no pidió una condena por lo que el veredicto de ayer, en su caso, era esperable.

El comisario Germán Herrera era jefe de Sustracción de Automotores de la policía rosarina cuando fue detenido acusado de alertar a miembros de Los Monos de una inspección con resultado negativo a una cochera de pasaje Blanco al 6100, donde había un Peugeot 307 de Claudio Cantero. Le reprocharon obtener dádivas a cambio de no secuestrar ese auto y, por lo tanto, pertenecer a la asociación ilícita. Ayer fue absuelto.

Guillermo Cardini había sido detenido unos meses antes que Herrera y acusado por los mismos hechos. Para él también el resultado fue la absolución.

"Me arruinaron la vida"

Otro policía absuelto fue Gustavo Daniel Pereyra, de 56 años y apodado "Gula". El ex comisario inspector trabajaba en la Secretaría de Delitos Complejos de la provincia y llegó al juicio acusado como miembro de la asociación ilícita. Si bien la Fiscalía había pedido para él una condena, algunos hechos que se sucedieron en los últimos meses hacían esperar una posible absolución para él.

Pereyra fue procesado ante la presunción de que, mientras cumplía tareas en dicha Secretaría, pasaba información secreta a la banda de barrio Las Flores. Una de las claves en su contra fueron archivos borrados de su computadora, secuestrada durante un allanamiento y luego peritada, entre los que había fotos de búnkers y actividades relacionadas al narcotráfico.

Cuando sus jefes en la Secretaría, Ana Viglione y Andrés Ferrato, declararon en la instrucción de la causa 913/12, negaron haber llevado adelante investigaciones sobre narcotráfico, por lo que no había motivo para que el comisario tuviera acceso a esos archivos. Pero Gula sostuvo que sí le asignaban tareas de esa índole.

Esa contradicción llevó a que Viglione y Ferrato quedaran en la puertas de un juicio por el delito de falso testimonio. Uno de los elementos centrales contra los ex titulares de Delitos Complejos fue una serie de mails que Gula envió entre 2012 y 2013 a sus jefes, en los que les informaba sobre el funcionamiento de búnkers y las redes de narcotraficantes.

"Estoy contento. Esperé cinco años que me arruinaron la vida, me arruinaron la carrera. Yo quería ser policía. Voy a seguir adelante con la querella contra mis jefes Viglione y Ferrato, contra los que hablaron mal, los que dijeron que yo era narcotraficante. Me pusieron preso porque toqué intereses, por una cuestión política", dijo exultante Pereyra al salir de la sala, y añadió: "Hubo un ex gobernador que dijo que yo iba a ser condenado por las irregularidades. ¿No era más sencillo venir y sentarse acá como testigo? Se enojaron cuando yo dije acá que había dos líneas, una que recaudaba y otra que no".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario