Policiales

Cuatro policías a juicio por un levantamiento en 2013

Un fiscal federal hizo la requisitoria en la causa por la insurrección encabezada por el líder de Apropol, imputado junto con tres sargentos.

Viernes 20 de Julio de 2018

El fiscal federal santafesino Gustavo Onel pidió elevar a juicio la causa por el alzamiento policial de diciembre de 2013, un acuartelamiento con epicentro en Santa Fe y en Rosario en el que los uniformados dejaron de prestar servicio en reclamo de un aumento salarial. Los imputados son el líder del sindicato no reconocido Apropol, Alberto Martínez, y los ex sargentos Fabricio Abasto, Claudio Patiño y Mauricio Pagani.

La causa se originó en una denuncia por sedición de la Fiscalía de Estado provincial luego de una conflcitiva semana que sumó al acuartelamiento una marcha a la Casa Gris y un bloqueo de la línea 911.

El entonces fiscal federal Walter Rodríguez tomó la denuncia e investigó si la actitud de los acuartelados fue extorsiva y si generó un escenario que facilitó robos y saqueos durante la medida de fuerza, que comenzó el 3 de diciembre y terminó siete días después cuando el gobierno de Antonio Bonfatti cerró un acuerdo con un aumento de los adicionales.

La investigación pasó a Onel, quien días atrás requirió al juez federal Reynaldo Rodríguez la elevación a juicio oral. "Por esos días hubo una afectación cierta a la seguridad nacional que los procesados no podían desconocer", sostuvo el fiscal en su presentación.

Instigador

Onel atribuyó a Martínez haber "instigado la comisión de delitos" desde redes sociales, para que los policías "se alzaran en armas contra las autoridades políticas provinciales a fin de arrancarles una medida o concesión". Por su parte, los sargentos, a quienes les atribuyeron el papel de "coordinadores y negociadores" durante el conflicto, fueron imputados como coautores de sedición agravada por tratarse de funcionarios públicos y también acusados de sabotear móviles policiales y el servicio 911.

Al titular de Apropol además le imputaron amenazas contra Bonfatti, en virtud de mensajes de textos que por esos días le enviara al entonces mandatario desde el teléfono de su esposa. "¿Seguís pensando en pagarle 5 mil pesos a los policías, explotador?", "Explotador y negrero de los policías, te hago responsable de todo lo que sucede. Facineroso", "En vez de mandarme la cana a mi casa, por qué no buscás a los narcos y les pagás sueldos dignos a la cana, payaso explotador y negrero. El 12 voy para Rosario y vamos a hablar" fueron algunos de los textos por los cuales lo imputaron como autor de "instigación a cometer delitos en concurso real con amenazas coactivas agravadas". Para Onel, la actitud de Martínez "superó lo que pudiere considerarse un reclamo legítimo para ingresar en lo delictual", con "llamados a la paralización del servicio, a la insubordinación y a la propagación de situaciones con desprecio de las consecuencias".

"Tinte político"

El abogado de Martínez, Romeo Díaz Duarte, objetó que esos mensajes se puedan configurar como amenazas. "Esto fue una maniobra política que se judicializó. Pareciera que todo tiene un tinte político. Estamos dispuestos con nuestras herramientas jurídicas a dar frente a esta cuestión", dijo al diario Uno de Santa Fe. "Si se analiza el texto concreto en ningún lado se advierte que hubo amenazas, y menos coactivas. Se puede decir que quien habla es un guarango, que denostó la figura del gobernador, pero de ahí al delito de amenazas coactivas hay una distancia muy grande".

cabecilla. Alberto Martínez, líder de Apropol, está entre los acusados.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario