Policiales

Creen que hay una banda compleja tras un atraco de piratas del asfalto

Un camionero fue retenido seis horas al salir de Rosario y su carga de garrafas robada. Esta semana imputarán al que vendía los envases de gas.

Lunes 04 de Junio de 2018

Matías S. terminó de cargar un camión jaula con 800 garrafas en la planta de Italgas de Rosario y salió con destino a un depósito de San Nicolás. Al tomar la autopista a la altura de barrio Las Flores advirtió que desde un auto negro que supuso que era un Fiat Siena un hombre de unos 30 años le mostró un arma de fuego plateada. Cuando un instante más tarde el auto se le adelantó y frenó bruscamente el chofer debió tirarse a la banquina hasta detenerse. Dos hombres lo obligaron a ingresar al auto mientras que otro saltaba al volante del Mercedes Benz modelo Axor con semiacoplado que se esfumó del lugar con la carga.

El transportista estuvo más de seis horas entre personas que lo forzaron a guardar silencio bajo amenazas de muerte y lo retuvieron en el auto. Finalmente lo dejaron bajar en la ruta 34, en jurisdicción de Ibarlucea, cuando era noche cerrada, plantándole una advertencia: "Quedate en el molde porque sabemos donde vivís".

Este típico caso de piratería del asfalto reedita episodios idénticos sufridos por la empresa Italgas en el pasado (ver aparte). Ocurrió hace 20 días pero la investigación emprendida desde entonces detectó ahora los lugares donde se descargaron las garrafas y se ofrecían a la venta. Esto derivó en la ubicación por parte de la Policía de Investigaciones (PDI) de uno de los presuntos vendedores de esa mercadería que será imputado esta semana en Tribunales. Otra persona que está sospechada de participar del circuito de venta está también identificada.

Amenazado

"El que me mostró el arma me tironeó del buzo y me hizo bajar del camión. En el auto había otro tipo que vestía una campera oscura y un jean. Me metieron al auto en el medio de dos tipos que estaban armados y me bajaron la cabeza. Escuché que hablaban por un equipo de comunicación. Me amenazaban para que no hable ni mire y me aseguraban que me matarían", contó el camionero a la policía el 14 de mayo pasado, poco después de que lo liberaran.

El chofer obedeció las órdenes al pie de la letra por lo que ya no abrió los ojos. Advirtió que el vehículo en el que lo llevaban se detenía cada tanto y que transitaba por caminos que no eran asfaltados. "Escuchaba cuando hablaban por teléfono que se dirigían a otras personas y les decían «todavía tenemos el chancho arriba»".

Las pesquisas de la PDI determinaron que en la zona rural de Alvear se había producido una descarga de garrafas en lo que parecía estar al margen de una operación comercial regular. Fue así que se determinó la identidad de los vendedores y el fiscal Germán Mazzoni pidió allanamientos.

Sospechosos

Así fue ubicado uno de los sospechosos, identificado como Pablo S. Si bien este hombre quedó en libertad será imputado de encubrimiento por la fiscal de Investigación y Juicio Valeria Haurigot luego de revelarse que las garrafas que tenía a la venta eran las sustraídas al camión del chofer retenido por los piratas del asfalto.

Las que se recuperaron fueron las garrafas de Italgas. Había otra partida menor de garrafas que no se recuperaron, que son las que las empresas de gas envasado comercializan en color gris. Se trata de las comunitarias, que son las que primero se venden. El otro sospechoso fue buscado en su casa de Villa Amelia y no fue encontrado.

Logística

Las dos personas identificadas ni siquiera parecen ser eslabones del grupo que cometió el delito sino simplemente los comercializadores de la mercancía robada. Sin embargo, los fiscales que actúan en el caso no tienen dudas de que detrás de este incidente se mueve una organización delictiva compleja tipo banda. ¿Por qué? Debido a la logística demostrada de punta a punta en el robo.

Los investigadores creen que para llevar adelante el ataque con armas a un camión, privar de la libertad seis horas a su conductor con manejo de armas de fuego, llevarse el vehículo con acoplado, mantener comunicaciones que impliquen colocar la mercadería se necesita una estructura de aptitud variada que no supone un ilícito espontáneo. Por eso la fiscal Haurigot concentrará los legajos de los hechos similares que se hayan registrado o se registren en la zona en los últimos tiempos.

Los delincuentes que retuvieron al chofer mostraron sangre fría y mucha determinación para cumplir con su objetivo. El camionero contó que tardaron alrededor de diez segundos en bajarlo del camión y meterlo en el auto y que durante el camino no hablaban. "Yo les decía que no me hicieran nada que tengo familia y uno de ellos me dijo «callate porque te mato».

El camionero resultó emocionalmente afectado por el incidente del que fue víctima. Está actualmente con licencia psiquiátrica en su trabajo.

El camión robado apareció en Pueblo Esther tras el llamado a un vecino que se comunicó con la empresa Italgas porque lo veía estacionado desde hacía varios días con el ploteado de la empresa y le llamó la atención. El semirremolque donde iban las garrafas no fue encontrado. El daño económico por el semi es de 800 mil pesos. El valor de las garrafas sustraídas fue fijado en 500 mil pesos.

autopista. El robo del camión fue el 14 de mayo. Hallaron la mayor parte de las garrafas días después.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario