Policiales

Conflictos familiares con trasfondo narco, la escena de un juicio por dos homicidios

"Pechocho" Leguizamón afronta un pedido de pena de 40 años. Su defensa plantea tener en cuenta un contexto de violencia naturalizada

Lunes 30 de Noviembre de 2020

Le dicen “Pechocho” y afronta un pedido de altísima condena a 40 años de prisión, un monto que dobla su edad. Esa pena solicitó un fiscal para el acusado por los crímenes de dos primos asesinados con un mes y medio de diferencia en 2018 en el barrio Parque Casas. Fue al inicio de un juicio oral donde pidió condenas de 20 a 25 años de prisión para otros cuatro acusados.

Un denso conflicto entre familias, atravesado por un trasfondo narco, quedó expuesto en el juicio detrás de esas muertes. “Un contexto donde la violencia, el delito y las armas de fuego son completamente naturalizadas”, dijo en su alegato el defensor público Mariano Bufarini, quien planteó que a Pechocho lo acusan por esa rivalidad previa.

Si el pedido de la acusación prospera, Nahuel Leguizamón recibiría a sus 20 años una pena más alta que la de 36 años y medio impuesta a Ramón “Monchi” Machuca como jefe de la banda de Los Monos e instigador de cuatro homicidios. El planteo se expuso en el juicio que comenzó la semana pasada ante los jueces Román Lanzón, Mariano Aliau y Rodolfo Zvala por las muertes de los primos Nicolás Ezequiel Cóceres, de 19 años, y Mauro Barrionuevo, de 15, asesinados con diferencia de 53 días en 2018. El principal acusado es Leguizamón, para quien el fiscal pidió 40 años de cárcel como autor de dos homicidios agravados y la tenencia y portación ilegal de armas.

>>Leer más: Detuvieron a un joven de 19 años acusado de matar a dos adolescentes

“Te voy a matar”

El primero de los crímenes ocurrió el 9 de septiembre de 2018. Nicolás Cóceres estaba en sentado con amigos en un banco de Pizzurno al 1900 frente a la casa de su tía Gabriela. Esta mujer contó que ese día Leguizamón se acercó y discutió con su sobrino por un incidente de tránsito, para luego amenazarlo: “Enfierrate porque te voy a matar. No te voy a dar más tiros en las piernas”. Luego regresó con un chaleco antibalas y en una moto, acompañado por Lucas Rivas, para quien el fiscal pidió 20 años como partícipe, y mató con al menos tres balazos de 9 milímetros al joven que estudiante de herrería.

Un primo de Nicolás, Mauro Barrionuevo, fue uno de los testigos. Un mes y medio más tarde, el 31 de octubre, Mauro estaba con su madre sentado sobre un bolsón de arena frente a su casa de Pizzurno al 1900 cuando por el lugar pasó tres veces un Citroën C3 con cinco personas. La última vez bajaron y regaron de tiros el frente de la casa.

Mauro murió alcanzado por un disparo en la cabeza. Su madre, que fue testigo del primer crimen, dijo que uno de los tiradores era Pechocho. En base a ese y otros testimonios el fiscal pidió penas de 25 años de prisión para los otros acusados de disparar: David Maximiliano “Tahuali” Ledesma, Germán “Macarrón” Ledesma y Axel González.

Trasfondo natural  

Ambos crímenes tuvieron como trasfondo la disputa territorial por la venta de drogas en los barrios Parque Casas, La Cerámica, La Esperanza y El Churrasco. Sobre ese contexto posó la mirada el defensor de Leguizamón, quien planteó que los hechos no sucedieron en un escenario “en blanco y negro, donde aparecen por aquí los buenos y por allá los malos. El contexto no puede ser obviado en este juicio”, dijo Bufarini, y añadió que desde hace años “familiares y amigos de las víctimas, testigos e imputados” se relacionan en un ámbito donde “la violencia, el delito y las armas son completamente naturalizados”.

Tras la exposición de los alegatos de apertura el juicio continuará este martes cuando comiencen a declarar los testigos convocados por las partes. La defensa del principal acusado intentará probar que la noche del crimen de Barrionuevo hubo “un enfrentamiento donde ambos grupos dispararon” pero del que Leguizamón no participó: “No estaba enfrente del domicilio de los Barrionuevo disparando un arma de fuego y por tanto no mató a Mauro Barrionuevo. Esto lo saben muy bien muchos de los propios testigos que vendrán a este juicio”.

>>Leer más: Dictaron prisión preventiva a "Pechocho" por dos brutales crímenes ejecutados en 53 días

Cuatro de ellos están detenidos. El defensor dijo que “le mintieron a la Fiscalía para direccionar a los responsables y con severas contradicciones”. En las audiencias exhibirá mensajes en redes sociales donde los familiares admiten haber implicado falsamente a Pechocho y sostienen que el quinto integrante del grupo es un personaje del barrio apodado “Tito” que estaría preso.

A casi un mes del hecho a Leguizamón le secuestraron en su casa un arma 9 milímetros que según la Fiscalía fue la usada en el homicidio. Este será otro aspecto en debate. “Tener el arma homicida no te convierte en homicida. Entre la premisa y la conclusión es necesario probar que estuvo ahí esa noche usando esa arma. Pero no es el autor y no puede ser condenado por todos los hechos que se le endilgan”, dijo Bufarini al pedir la absolución de un joven institucionalizado desde adolescente, por lo que fueron citados psicólogos, trabajadores sociales y psiquiatras a exponer sobre su historia.

Planteo similar

Algo similar planteó el abogado José Ferrara, defensor de “Tahuali” Ledesma, a quien el padre de Mauro Barrionuevo alcanzó esa noche cuando salió en moto a buscar a los atacantes y lo retuvo hasta la llegada de la policía. También señaló que la noche del segundo crimen hubo un tiroteo con disparos cruzados. En su alegato dijo que el ataque estaba dirigido al padre del adolescente asesinado, quien respondió la agresión con tiros desde su casa.

Así quedaron definidos los ejes de un debate complejo con cinco acusados y altos pedidos de pena por las muertes de dos jóvenes en un contexto violento que a partir de esta semana se revisará en las audiencias.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS