Policiales

Confirmaron que los restos hallados en Fortín Olmos son los de Rosalía Jara

Los rastros de la chica se perdieron el 1º de julio de 2017. En agosto se hallaron restos y ahora se supo que son de ella. Su ex novio está detenido

Sábado 10 de Noviembre de 2018

Catorce meses después de la misteriosa desaparición de Rosalía Jara, la joven afincada en la pequeña población de Fortín Olmos, en el departamento Vera, el caso parece empezar a cerrarse y se encamina a un juicio oral y público con un único acusado. Ayer se conoció oficialmente que los restos óseos hallados junto al arroyo Golondrina el pasado 26 de agosto, a unos 50 kilómetros de la casa de la joven, "tienen una compatibilidad superior al 99,99 por ciento" con el de Rosalía según los estudios realizados por el Equipo Argentino de Antropología Forense.

Ante ello el fiscal que investiga la causa, Martín Gauna Chapero, subrayó que el hallazgo implica "un avance notorio en la investigación" y dijo que "ahora se confirma la hipótesis de femicidio" que venía sosteniendo desde un principio.

Por la desaparición de Jara se encuentra detenido Juan Valdez, un ex profesor de educación física de 36 años y padre biológico de la única hija de la víctima, Alma, de 2 años. Sobre ese hombre, el fiscal dijo que "en las innumerables audiencias realizadas nunca brindó una versión de los hechos, simplemente utilizó su derecho a negarse a declarar". Y recordó que Valdez se encuentra implicado en otra causa por corrupción de menores agravada y grooming en perjuicio de cuatro alumnas del colegio al cual Rosalía asistió para completar sus estudios secundarios.

La última noche

Rosalía Jara desapareció el 1º de julio de 2017. Fue vista por última vez en una garita de colectivos sobre la ruta provincial 83S que une la localidad de Fortín Olmos, donde ella residía, con la ciudad de Vera. Según denunció su madre, poco antes de llegar a esa garita, su hija había sido vista salir de un bar del pueblo ubicado a dos cuadras de la parada de colectivos.

Según denunció la mujer, tanto el DNI como el resto de la documentación y el dinero de su hija quedaron en su casa, con lo cual ella siempre entendió que no tenía pensado ir a ningún lugar esa noche. Pero algo cambió los planes de la joven de 19 años.

Poco tiempo antes de desaparecer, Rosalía se había separado de su pareja, un joven que tenía serias dudas sobre la paternidad de la pequeña Alma y que había pedido un ADN en forma judicial, el mismo que arrojó que el padre de la criatura era el profesor de educación física detenido pocos días después de la desaparición de Jara y no él.

También se comprobó que existieron varias conversaciones telefónicas entre la joven y Valdez, la mayoría de ellas realizadas por Rosalía al docente, aunque en la últimas horas antes de la desaparición se había revertido la tendencia ya que Valdez había iniciado la mayoría de las 19 conversaciones que realizaron.

El día de la desaparición Valdez salió de su casa a las 22 con su Toyota Corolla, un horario similar al que fue vista la joven en la garita, y recién regresó a su casa cerca de la una.

Pocos días más tarde Valdez fue detenido bajo la acusación de "retención y ocultamiento de persona para coaccionar, agravado por la calidad de la víctima". Al secuestrarse su celular, se comprobó que lo había receteado y había borrado una casilla electrónica.

El caso cobró notoriedad a nivel nacional y los familiares de Rosalía y sus abogados fueron recibidos por el gobernador Miguel Lifschitz, legisladores provinciales y las máximas autoridades de la Fiscalía General de la provincia, además de que se realizaron numerosas movilizaciones y marchas para reclamar su aparición.

En abril pasado, en el marco de una audiencia de medida cautelar llevada a cabo en la ciudad de Vera, el juez de Instrucción Penal Preparatoria Gustavo Gon rechazó el pedido de la defensa de Valdez para que éste recuperase la libertad mientras avanzaba la pesquisa y se colectaban las pruebas del caso. Y dispuso que el imputado siga bajo prisión preventiva en la alcaidía de Vera, ahora de cara al juicio oral.

Sin dudas

En ese marco, ayer el fiscal argumentó que "no hay ninguna duda de que la persona que está detenida tuvo que ver con la desaparición de Rosalía y ahora, que también tuvo que ver con la muerte de ella".

Asimismo, aclaró que "ahora se adecuarán las calificaciones legales en función de la nueva imputación, ya que nosotros habíamos acusado a este hombre por la desaparición de persona y ahora creemos que estamos en presencia de un femicidio", dijo el funcionario.

El fiscal Gauna Chapero aclaró que el informe del Equipo Argentino de Antropología Forense no pudo determinar "la causa de la muerte de Jara" y añadió: "Cuando se trata de un cuerpo que lleva mucho tiempo de fallecido es muy difícil. No obstante, se ha confirmado que tiene lesiones en la zona del cráneo compatible con una fractura pero que no sería la causa del deceso".

Finalmente, argumentó que "estamos en la parte final de la investigación por lo que en los próximos días o el mes que viene estaríamos pidiendo que se eleve la causa a juicio, ya que las evidencias recolectadas en la carpeta judicial son suficientes. Sólo queremos que el juicio empiece lo más pronto posible para llevarle tranquilidad y alivio a la familia de Rosalía que tanto luchó por llegar a conocer la verdad".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});