Policiales

Confirman la condena de 14 años al coautor del crimen de Luciano Drovandi

La Sala III de la Cámara Penal confirmó hoy la condena a 14 años de prisión al único imputado por el crimen de Luciano Drovandi que murió de un balazo en el pecho cuando se resistió a que le robaran la moto en julio de 2006. El juez de la causa, Julio Kesuani, probó la participación de Leonel Matías Sánchez en el hecho aunque no fue él quien disparó a la víctima. El otro joven imputado falleció el año pasado quemado en el Irar. La sentencia había sido apelada por la defensa y ahora fue ratificada.

Martes 01 de Julio de 2008

La Sala III de la Cámara Penal confirmó hoy la condena a 14 años de prisión al único imputado por el crimen de Luciano Drovandi que murió de un balazo en el pecho cuando se resistió a que le robaran la moto en julio de 2006. El juez de la causa, Julio Kesuani, probó la participación de Leonel Matías Sánchez en el hecho aunque no fue él quien disparó a la víctima. El otro joven imputado falleció el año pasado quemado en el Irar. La sentencia había sido apelada por la defensa y ahora fue ratificada.

Luciano Drovandi, de 25 años, fue asesinado el 21 de julio de 2006. Según se probó, el joven fue interceptado cerca de las 21 cuando manejaba su moto Guerrero Magic Econo G-50 y se detuvo en el semáforo de Pellegrini y Provincias Unidas. Allí fue abordado por dos muchachos que le dijeron: "Dame la moto o te mato".

Según los testigos, Luciano intentó resistir el robo y comenzó a forcejear con los ladrones. Pero uno de los jóvenes que estaba armado no vaciló y le disparó casi a quemarropa un balazo que le atravesó el pecho. Entonces, la víctima retrocedió unos pasos y los ladrones se apoderaron de la moto con la que huyeron por Pellegrini hacia el oeste, por una de las colectoras del viaducto que conecta con la autopista a Córdoba. Drovandi, en tanto, se desplomó y murió en el acto.

El caso tenía dos imputados: el adolescente Néstor Salto, quien murió quemado hace un año en el Irar. La vinculación de Sánchez, quien había cumplido 18 años diez días antes del crimen, se dio, según el fallo del juez Kesuani, a partir de un llamado telefónico anónimo a los investigadores que quedó registrado el 27 de julio a las 7.30. La defensa había apelado la condena pidiendo que el fallo sea revisado porque consideró que su defendido "carece totalmente de pruebas en contra y se trata de hacer valer sólo una supuesta declaración policial".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario