Policiales

Capturan a un joven que era buscado por homicidio

Un joven de 19 años fue detenido como sospechoso de haber asesinado a Emiliano Villalba y herido a otro joven el pasado 25 de mayo en la zona oeste. Se trata de Tomás Gabriel A., a quien se le secuestró un arma que podría ser la utilizada en el hecho.

Jueves 16 de Agosto de 2018

Un joven de 19 años fue detenido como sospechoso de haber asesinado a Emiliano Villalba y herido a otro joven el pasado 25 de mayo en la zona oeste. Se trata de Tomás Gabriel A., a quien se le secuestró un arma que podría ser la utilizada en el hecho.

El pasado 25 de mayo Villalba, de 30 años, conversaba con Alejandro G., de 22, en la esquina de pasaje 1711 y Monte Carballo, en el barrio San Cayetano. Cerca de las 18 se les acercó un joven del barrio que aparentemente le reclamó a uno de ellos una deuda pero luego habría intentado robarles. Al parecer las víctimas resistieron el asalto y el agresor les disparó varias veces. Villalba de un balazo calibre 32 en el cráneo, mientras que Alejandro quedó malherido con dos balazos.

Esa tarde los vecinos estaban indignados por el crimen. Villalba se había mudado hacía poco, luego de comprar un terreno y construir lo básico para criar a sus dos hijos. En la noche de ese viernes un grupo de personas fueron hasta la casa del presunto asesino y la incendiaron. Al parecer todos conocían al matador, que entonces se esfumó del barrio.

Según habían contado los vecinos, a cien metros de la casa de Villalba, frente a una canchita de fútbol y en diagonal, funciona un lugar de venta de drogas que ya había sido resaltado en otras crónicas policiales. Según esos datos, el lugar es regenteado por un tal "Lucha", hombre que estaría ligado familiarmente al imputado o bien a otra persona que tal vez esté vinculado al hecho.

Por datos de vecinos, y a partir de un seguimiento del sospechoso, una brigada de Homicidios al mando de Diego Sánchez llegó a las 6 del martes a una casa de pasaje 1735 sin número, a cuatro cuadras de donde murió Villalba, y detuvo a Tomás A., que no se resistió. Tras allanar la precaria vivienda secuestraron un revólver calibre 32 largo y cinco celulares.

Según fuentes allegadas a la causa, el sospechoso solía dormir en esa casa, lo que fue corroborado por testigos de identidad reservada. No obstante se hicieron dos allanamientos ordenados por el fiscal Miguel Moreno quien imputará en las próximas horas a Tomás A.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario