Policiales

Atraparon al supuesto asesino de un hombre asfixiado en su casa

Andrés Eduardo A., de 26 años, será imputado por el crimen de Ricardo Martín Gallozo el 28 de noviembre en una vivienda de Pueyrredón al 4000.

Viernes 08 de Marzo de 2019

Poco antes de la medianoche del 28 de noviembre pasado un amigo de Ricardo Martín Gallozo lo encontró muerto sobre su cama. El hombre, de 35 años, estaba desnudo y con cintas de embalar cubriéndole el rostro. Había sido asfixiado. De la casa faltaban una notebook, las llaves de la casa, un celular y las llaves de la moto de la víctima. Varios vecinos indicaron entonces a la prensa y a los investigadores que la noche del crimen vieron salir de la vivienda a un muchacho morocho y con rastas al que reconocían sólo por su nombre: Andrés.

Con esos datos en su poder, efectivos de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) al mando del comisario Diego Sánchez, lograron detener ayer a Andrés Eduardo A., de 26 años, en una vivienda de Ituzaingó al 4700. En su poder tenía una notebook similar a la que le robaran a Gallozo. Hoy por la tarde el fiscal Miguel Moreno le imputará el homicidio.

Una vida difícil

Martín Gallozo era un vecino valorado por sus pares de Pueyrredón al 4000, donde vivía junto a un amigo, en el barrio Itatí. El hombre se había criado en ese barrio junto a su familia y al fallecer su hermana, un tiempo atrás, se quedó compartiendo el departamento con su amigo Daniel Ch., de 30 años.

La víctima trabajaba en el mostrador de la panadería La Nueva Artesanal, en el barrio Bella Vista, y tenía franco los miércoles. Testigos indicaron que precisamente la tarde del miércoles 28 de noviembre, Daniel Ch. no estaba en la vivienda. Gallozo llegó acompañado alrededor de las 20 en su moto Yamaha 125 con un muchacho morocho, de rastas, que todos reconocían como Andrés. La escena que vieron los vecinos fue que Gallozo llevaba una cerveza y Andrés "una mochila negra y roja y una bolsa amarilla".

Cuando Daniel Ch. regresó a la vivienda, al filo de la medianoche, se topó con el peor escenario. Gallozo estaba muerto sobre la cama, desnudo, atado de pies y manos, con cinta adhesiva cubriéndole boca, la nariz y los ojos.

Daniel tocó el cuerpo de su amigo y lo sintió tibio. Llamó a una ambulancia y mientras llegaba intentó reanimarlo, pero no pudo hacer nada para rescatarlo de la muerte. Al arribar a la escena el cuerpo médico del Sies diagnosticó a prima facie que Gallozo había fallecido por asfixia. De la vivienda faltaban una notebook, un juego de llaves del domicilio, un celular Samsung A6 y las llaves de la moto de Martín, además de una suma de dinero con la que la víctima "pensaba cambiar la moto". En una mesa habían quedado un porrón de cerveza con dos vasos a medio tomar. Y en el piso un blister de medicamentos.

Una larga búsqueda

Al momento en el que la persona que asesinó a Gallozo dejó la escena del crimen, el barrio Itatí buscaba sobreponerse al crimen a balazos de Pablo Maximiliano Silva. Ese pibe, de 14 años, jugaba al fútbol en la 8ª división del club Juan XXIII y fue asesinado dos horas antes en la canchita ubicada en Garibaldi y Pueyrredón, a unos 200 metros de la casa en la que fue muerto Gallozo.

En principio el caso fue investigado por la fiscal Georgina Pairola que, al llegar al cupo de homicidios a pesquisar por el protocolo del Ministerio Público Fiscal, pasó el expediente a su par Miguel Moreno.

"Todos aportamos datos de este morochito de rastas, este tal Andrés, y hasta le dijimos a la policía en que zona podría vivir. No sé si lo agarrarán, pero lo que hizo no tiene nombre y es muy triste para nosotros. Lo vimos crecer a Martín desde que vino con su mamá desde el interior y era muy querido", explicó un vecino el día posterior al asesinato.

Tras una serie de tareas investigativas, el fiscal Moreno gestionó una orden de allanamiento para un domicilio ubicado en Ituzaingó al 4700, donde se había establecido que el principal sospechoso conocido por el nombre de Andrés residía.

Ayer de madrugada efectivos de la PDI irrumpieron en la vivienda y lograron detenerlo. Además incautaron distintas pertenencias que serían de Gallozo y una serie de elementos de importancia para el entramado del caso. Hoy por la tarde Andrés Eduardo A. será acusado ante el juez Hernán Postma por el delito de homicidio por el fiscal Moreno.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});