Policiales

Atrapan a integrantes de una banda que robaba a usuarios de cajeros

La Policía de Investigaciones (PDI) desarticuló una banda que operaba en Rosario y en Buenos Aires mediante el uso de pescadores para el robo de datos de tarjetas de débito en los cajeros automáticos y una línea telefónica 0-800 falsa con la que obtenían datos de sus víctimas.

Jueves 19 de Julio de 2018

La Policía de Investigaciones (PDI) desarticuló una banda que operaba en Rosario y en Buenos Aires mediante el uso de pescadores para el robo de datos de tarjetas de débito en los cajeros automáticos y una línea telefónica 0-800 falsa con la que obtenían datos de sus víctimas.

La investigación se inició a principio de febrero cuando Lucrecia Analía V. fue víctima del grupo en un cajero de bulevar Rondeau y Superí, de donde le sustrajeron 25 mil pesos. De ese hecho tomó conocimiento la fiscal de Investigación y Juicio Juliana González, quien logró obtener los permisos judiciales para interceptar los números de teléfonos de los maleantes. Así los pesquisas lograron detener a dos de los tres integrantes de la banda: Manuel A., de 35 años y oriundo de Mar del Plata; y Fernando L., de 38 años y de la localidad bonaerense de Moreno. En tanto, un tercer integrante del grupo, Luis Miguel R., también de Moreno, se encuentra prófugo.

Según el comisario Martín Rey, del Área de Investigaciones de la PDI, la investigación detectó que la banda cometió 32 hechos, la mayoría en Capital Federal y el conurbano bonaerense y al menos uno en Rosario.

Tras ello se dio intervención a la División Antifraudes de la Red Balnelco, a la policía de la Ciudad de Bunos Aires y a su par bonaerense solicitando las órdenes correspondientes para los registros domiciliarios y las detenciones.

Cómo funcionaban

El vocero de la PDI contó que las tres personas investigadas actuaban en diferentes roles. La banda colocaba un dispositivo en la ranura del cajero automático donde ingresa la tarjeta de débito que trababa de inmediato el plástico colocado. Una vez que eso sucedía y algún desprevenido cliente se veía con su tarjeta atrapada en la máquina, se presentaba uno de los sujetos imputados simulando ser un cliente ocasional y, mostrándose solidario con la víctima, le contaba que días antes le había ocurrido lo mismo y que había superado el inconveniente llamando a un 0-800 por lo que cedía su teléfono para que la víctima realice una llamada a ese número poniéndolos en contacto con otro de los embaucadores.

De esta manera, éste último, aduciendo practicar una operación de reintegro de la tarjeta, se apoderaba de los datos personales de la persona estafada mencionando que la tarjeta fue inhabilitada y dada de baja. Pero mientras eso ocurría, el "cliente solidario" observaba la clave alfanumérica y el PIN que pulsaba la víctima.

Posteriormente se presentaba un tercer sujeto que se ocupaba de retirar el dispositivo junto con la tarjeta y ya sea por extracción o transferencia, se hacía del dinero.

Precauciones

Desde el Ministerio de Seguridad de Santa Fe aconsejaron que en caso de que un cajero automático retenga una tarjeta se deben seguir las indicaciones que existen en las terminales de esas máquinas; todos los clientes deben recordar que los datos de las cuentas bancarias son personales e intransferibles y que ninguna entidad podrá solucionar el inconveniente telefónicamente; y advirtieron que en caso de notar alguna persona sospechosa dentro o fuera del cajero deben llamar al 911 ya que los delincuentes esperan que la víctima deje el lugar para robar la tarjeta.


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});