Policiales

Ascaíni obtuvo el derecho a la libertad condicional

Tras pasar preso más de 6 años y ser condenado a una década por comerciar estupefacientes, el hombre de Villa Cañás cumplió con la ley para salir de prisión

Sábado 15 de Septiembre de 2018

Carlos Andrés Ascaíni, el empresario de la localidad de Villa Cañás que el 7 de junio pasado fue condenado a 10 años de prisión por la Justicia Federal por tenencia de estupefacientes con el fin de comercialización, obtuvo ayer el derecho constitucional de la libertad condicional tras estar preso seis años y cumplimentar con los requisitos establecidos en la Ley de Ejecución Penal.

   La resolución judicial que favorece a Ascaíni, y a la que tuvo acceso La Capital, tiene seis páginas y lleva la firma de los camaristas Omar Digerónimo y Otmar Paulucci, mientras que Beatriz Caballero de Barabani se abstuvo de signar el documento por estar de licencia.

   Ascaíni había sido detenido por primera vez el 8 de mayo de 2012 en un oscuro procedimiento realizado por el comisario Alejandro Druetta (por entonces jefe de la ex Drogas Peligrosas en la Unidad Regional VIII) en el cruce de las rutas 90 y 94, cerca de la localidad de Chapuy, y que fue presentado como "un operativo de rutina y sin origen fundado en investigación previa". Entonces, según la información oficial, el hombre estaba a bordo de un Audi A4 del cual se secuestraron un pan de cocaína que pesó algo más de un kilo y que en los análisis resultó ser azúcar impalpable en un 94%, y una pistola calibre 9 milímetros.

A juicio

Tras pasar detenido seis meses, Ascaíni recuperó la libertad por disposición del juez federal Marcelo Bailaque, quien entendió que el operativo no había sido todo lo claro que la policía había sostenido y que el acusado, al tener domicilio fijo y constancias de sus empresas lícitas así como su registro como responsable inscripto ante la AFIP, no entorpecería la investigación.

   Sin embargo, en marzo de 2013 Ascaíni volvió a ser apresado. Esa vez en el marco de la causa que investigó a distintos líderes de bandas narcos que operaban en el sur santafesino bajo la supuesta protección del entonces jefe de la policía provincial, Hugo Damián Tognoli, quien en el juicio que terminó el 7 de junio último fue absuelto de culpa y cargo.

   En ese juicio Ascaíni fue condenado por el Tribunal Oral Federal 2 de Rosario a 10 años de prisión por tenencia de estupefacientes para su comercialización, pena que cumple en la cárcel porteña de Villa Devoto, donde había sido recluido desde su arresto y que vencería el 11 de septiembre de 2022.

   En ese marco la defensa de Ascaíni, a cargo de José Nanni, planteó el pedido de la libertad condicional para su pupilo a partir de lo establecido en el artículo 140 de la Ley de Ejecución Penal, que sostiene que para acceder al mismo el reo debe acogerse a determinadas normas de resocialización y educación dentro de la cárcel. En ese sentido, la norma garantiza "el acceso irrestricto de toda persona privada de su libertad a la educación pública e incentivar el interés de la población carcelaria en participar en programas educativos, de capacitación laboral o de formación profesional".

   Según Nanni, "durante su tiempo de detención Ascaíni terminó la escuela secundaria y cursó dos años de la carrera de abogacía además de hacer otros cursos, por lo que cumplió con los requisitos que solicita la ley a fin de acceder al derecho ahora otorgado".

El fallo

En ese sentido, el fallo del Tribunal sostiene que "la ejecución de la pena privativa de libertad tiene por finalidad lograr que el condenado adquiera la capacidad de comprender y respetar la ley procurando su adecuada reinserción social", lo que a entender de los camaristas se ha logrado. Y complementa con jurisprudencia que manifiesta que "no se advierte incompatibilidad alguna entre el estímulo perseguido y los regímenes de salidas transitorias, semilibertad o libertad condicional (...), considerando aplicable la reducción temporal prevista para su otorgamiento, en tanto premios al esfuerzo de los internos que optan por seguir sus estudios e incentivo al resto a seguir su ejemplo".

   Para sostenter esa afirmación, los jueces remarcan que Ascaíni, de acuerdo al informe de la Sección Educación del Complejo Penitenciario Federal de Villa Devoto, "cursó y aprobó el primer año del secundario y el segundo y tercer nivel del mismo, culminando de esa manera el ciclo educativo", por lo que "corresponde la reducción de 6 meses en las fases de la progresividad penitenciaria".

   Además, entre 2014 y 2015 "realizó cursos de formación profesional en introducción al reciclaje y a la papelería artesanal, electricidad básica, pintura decorativa sobre madera o tela, reparación de pequeños electrodomésticos, dibujo artístico y pintura y realizó el curso de formación de promotores". "Teniendo en cuenta que dichos cursos fueron cuatrimestrales, corresponde la reducción de un mes por cada curso realizado".

   En esa cuenta, "corresponde la aplicación del estímulo educativo al condenado Ascaíni y en consecuencia se deberá reducir 12 meses la fase de progresividad penitenciaria".

Adecuación

Así las cosas, y teniendo como fecha de cumplimiento total de la pena el año 2022, "las dos terceras partes de la condena operaría el día 12 de mayo de 2019, por lo que a esa fecha se cumplirá el requisito temporal para acceder a la libertad condicional". Sin embargo, y teniendo en cuenta lo desarrollado por el reo (tras las rejas) respecto de la reducción del período de progresividad penitenciaria y que "tuvo una conducta y concepto ejemplar en detención, y no registra correctivos disciplinarios según el informe del complejo penitenciario" está en condiciones de "acceder a e la libertad condicional peticionada, entendemos que dicho requisito temporal se encuentra sobradamente cumplido al día de la fecha".


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario