POLICIALES

Acribillaron a balazos al tío de "Milanesa" Almaraz en su casa y delante de sus cuatro hijos

Un sicario lo corrió hasta el interior de su casa, en Gandhi al 6000, y lo ejecutó de múltiples disparos en la cocina de la vivienda.

Viernes 26 de Febrero de 2021

“Acá nada cambia. Todo se recicla, se reconvierte, se reagrupa, se esconde, se enfurece o se calma. Pero cambiar, no cambia nada”. Así comentó un vecino de barrio Ludueña el asesinato de Hernán Jorge Almaraz, ocurrido el miércoles por la noche en Gandhi al 6000, una cuadra acostumbrada a detonaciones y balaceras. Este hombre de 44 años era conocido como “Coqui" y era el tío de Franco Matías "Milanesa" Almaraz, uno de los pesos pesados del barrio que está preso y acusado por el homicidio de Nahuel “Pingüino” Ortiz, ocurrido el 3 de julio del año pasado en Solís y Gandhi y por tres tentativas de asesinato. Lo acribillaron en el interior de su casa delante de sus cuatro hijos.

“A Coqui lo corrieron con una moto Honda Falcon. Él se metió en la casa pero el sicario lo corrió, le pateó la puerta y se le metió. Y ahí, en la cocina, lo mató como a un perro delante de sus cuatro hijos. Cuando los vecinos llegaron vieron que los nenes estaban sentaditos alrededor del padre muerto”, explicó una vecina de la zona.

“Acá en Ludueña hay días en lo que se vive tranquilo. Hay otros días en los que no se puede salir porque pasan tiroteándose de moto a moto, de auto a auto o disparando contra los frentes de las casas. ¿Si en Ludueña hay droga? Si, claro, como en muchos otros barrios. El problema es que en Ludueña llegó gente a vender falopa que es, fue o están siendo muy violentos. Se creen dioses y hacen lo que quieren. Y como todos lo sabemos y tenemos hijos, nadie se la va a jugar contando mucho de este muerto o del que venga. Ludueña se volvió peligroso porque no juegan solo los transeros, también juega la cana y eso es lo más peligroso”, reflexionó un vecino de la zona.

La familia Almaraz podría servir como botón de muestra para entender como se vive y se muere en un sector muy pauperizado de un de por sí barrio empobrecido. Bajo la sombra de “Milanesa”, un generador de conflictos armados a partir de sus negocios en el mundo del narcomenudeo en la zona norte de Ludueña, se desarrolló una familia que cuenta con al menos tres integrantes asesinados. “Este es el tercer muerto en la familia: el padre de Milanesa; «Wino», el hermano; y ahora Coqui, el tío”, explicó un vecino.

>>Leer más: Homicidio en Ludueña Norte: irrumpieron en su casa y sin mediar palabra lo ultimaron

Tarde de furia. El más recordado de esos crímenes ocurrió durante el 3 de julio del año pasado, otra muestra gratis de la violencia desatada en Ludueña en los últimos años. Ese día chocaron las huestes de “Milanesa” y la del “Gordo Gastón” en Solís y Gandhi y en 150 metros hubo tres secuencias de tiroteos que culminaron con dos muertos y tres heridos, en su mayoría ajenos a la disputa. Aproximadamente a las 15.30 la banda de "Milanesa" atacó al cuñado de su rival en Solís al 300 bis. El vuelto del "Gordo" llegó minutos después con una balacera más contra la casa de la familia Almaraz, que venía siendo tiroteada en esos días. En ese nuevo ataque una bala perforó el cráneo de Adrián Wino Almaraz, de 25 años y hermano de Milanesa.

Con la víctima aún agonizante _moriría horas más tarde en el Hospital de Emergencias_ "Milanesa" y los suyos fueron a vengarse. Cerca de las 19.45 atacaron al "Gordo Gastón" y regaron de tiros la zona de Solís y Gandhi. Dos balazos alcanzaron a Alexis Nahuel "Pingüino" Ortiz, un chico de 22 años que había sido testigo del crimen de Mercedes "Mecha" Delgado, la recordada militante social que perdió la vida de la misma manera al quedar en medio de un tiroteo entre delincuentes en enero de 2013 en Garzón y Bielsa. “Milanesa” cayó preso el 27 de julio en Pérez. El fiscal Alejandro Ferlazzo le atribuyó los delitos de homicidio agravado por el uso de arma de fuego (por el crimen de Ortiz), tres tentativas de homicidio, un caso de lesiones dolosas en el que una nena de 4 años recibió un balazo en el rostro y cinco casos de portación ilegal de armas. Está bajo prisión preventiva por el plazo de ley.

>>Leer más: Cayó "Milanesa", el líder de una gavilla narco buscado por un homicidio

De acuerdo a lo que se pudo reconstruir por la voz de varios vecinos, este miércoles poco después de las 21.30 Coqui Almaraz estaba en la vereda de su casa de Gandhi a pocos metros de Garzón cuando vio que una moto Honda Falcon se le venía encima. El hombre entendió que el final era posible y corrió por su vida. Los vecinos indicaron que el hombre abrió la puerta de su propiedad, cruzó el patio delantero y entró a su casa. Todo eso con un sicario, que a balazos, le pisaba los talones. Corrió pero no le alcanzó.

“El hombre se metió en su casa y el sicario se le coló detrás. Él estaba con sus hijitos, pero al sicario no le importó nada. Lo ejecutó frente a la nena de 6 años. No es como dicen que la moto pasó y disparó. El sicario se le metió en la casa”, indicó un residente de la zona. El recorrido que hizo quedó graficado por los dos impactos que impactaron en la puerta de chapón; otro disparo impactó sobre uno de los zócalos de la pared de la cocina, pintada de color violeta; dos en una heladera; y el restante en una mesa de madera.

>>Leer más: Prisión preventiva para un "tira tiros" por un crimen y tres tentativas

Fuentes allegadas a la pesquisa confiaron que la esposa de la víctima indicó que Coqui estaba junto a ella en el interior del domicilio cuando el sicario ganó el interior. Y que la mujer no vio en que se movilizaban los asesinos. Con el hecho consumado la moto desapareció en la noche de Ludueña. Si las detonaciones habían alertado de que la muerte se floreaba por calle Gandhi, los gritos de los hijitos de Almaraz le sumaron espanto a la banda de sonido de una noche de muerte. Los vecinos levantaron a Coqui, que tenía múltiples heridas, y en un auto particular lo llevaron al Hospital Alberdi, desde donde por la gravedad del cuadro fue derivado en ambulancia del Sies al Hospital de Emergencias. A las 22.40 Almaraz fue declarado muerto.

El caso quedó en manos del fiscal Alejandro Ferlazzo, quien comisionó a efectivos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) para que trabajaran sobre el territorio recabando testimonios y buscando en las inmediaciones cámaras de videovigilancia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS