homicidio

Prisión preventiva para un "tira tiros" por un crimen y tres tentativas

Franco Matías Almaraz, alias "Milanesa", fue acusado por la muerte de Nahuel "Pingüino" Ortiz.

Jueves 30 de Julio de 2020

"Milanesa”, uno de los protagonistas de las violentas disputas registradas en los ultimos meses en el barrio Ludueña, fue acusado ayer por el homicidio de Nahuel “Pingüino” Ortiz ocurrido el 3 de julio pasado en Solís y Ghandi. Además, le imputaron tres tentativas de homicidio, un caso de lesiones dolosas en el que una nena de 4 años recibió un balazo en el rostro y cinco casos de portación ilegal de armas.

El muchacho tiene 20 años, se llama Franco Matías Almaraz y fue detenido el lunes en la ciudad de Pérez, donde se había refugiado. Con una reciente condena a tres años de ejecución condicional por amenazas armadas ocurridas en julio y octubre del año pasado, el juez Hernán Postma le dictó la prisión preventiva por el plazo de ley, es decir al menos dos años.

La frágil calma en las calles de Ludueña se hizo añicos el 3 de julio cuando en una saga de tres enfrentamientos en un radio de cien metros murieron dos personas (uno de ellos Adrián “Wino” Almaraz, hermano de “Milanesa”) y media docena resultó herida. Así saltó a la luz pública un duelo de bandas por el control de las calles. Uno de los grupos está comandado por “Milanesa” y su rival es “El gordo” Gastón, uno de los heridos aquel día.

En una audiencia realizada por videoconferencia, “Milanesa” escuchó ayer de boca del fiscal Alejandro Ferlazzo las acusaciones conta él contenidas en cuatro expedientes. La más grave ocurrió el 3 de julio alrededor de las 20 cuando el muchacho llegó caminando arma en mano has

ta donde charlaban “Pingüino” Ortiz junto a otras dos personas en Solís y Ghandi. Entonces les disparó con una pistola calibre 9 milímetros y Ortiz cayó fulminado por varios balazos en el tórax. Quienes estaban junto a él sólo recibieron heridas. Por eso el fiscal le atribuyó los delitos de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego (2 hechos) y portación ilegal de arma de guerra.

Ferlazzo también acusó a “Milanesa” por un hecho ocurrido a las 16.20 del mismo 3 de julio cuando conducía una moto de 125 cilindradas en la que el apodado “Gárgola” viajaba armado como acompañante. Al llegar a un domicilio de Esquiú al 6200, el muchacho le señaló a su cómplice un hombre apuntado como cuñado de “El gordo” Gastón). Entonces “Gárgola” disparó siete veces con una pistola calibre 45 y si bien no alcanzó a la víctima las huellas de los disparos quedaron grabadas en una vivienda. Por eso se le atribuyó ser coautor del delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa.

Otro episodio que le imputó el fiscal sucedió el martes 14 de julio a las 17 en inmediaciones de Barra y Gorriti. Según la acusación, “Milanesa” iba en una moto Honda Tornado conducida “Górgola” y al ver a un hombre con el que tenía enemistad comenzó a dispararle. La mala fortuna quiso que uno de los proyectiles impactara en el rostro de una nena de 4 años que jugaba en el lugar y que permanece internada en el Hospital Víctor J. Vilela. Almaraz fue acusado como autor de los delitos de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa, lesiones graves dolosas agravadas por el uso de arma de fuego y portación ilegal de arma de fuego.

Además “Milanesa” fue acusado por un ataque a balazos la noche del 24 de agosto de 2019 en Junín al 6200. Esa noche Almaraz llegó junto a otros hombres en dos motos y encaró a un muchacho diciéndole: “¿Así que sos vivo?¿Sos canchero?”, tras lo cual comenzó a dispararle hiriéndolo en los muslos, el periné y el glúteo izquierdo. Por ese caso fue acusado como autor de homicidio agravado por el uso de arma de fuego en grado de tentativa y portación ilegal de arma de guerra.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Segui Leyendo

Opinión

Etica, ¿estás?

El descuido de la ética pública y la ausencia de mecanismos que la garanticen explica y predice que actuales o potenciales funcionarios públicos sean tentados a caer en prácticas de corrupción, por lo que el rescate y fomento de la ética construye, reconstruye, fortalece, motiva y crea una identidad en la administración pública que conduce a una mayor responsabilidad funcional, contribuyendo a evitar o disuadir actitudes y posicionamientos reñidos con la ética y la corrupción, así como, consecuentemente con ello, la recuperación de la confianza ciudadana en sus instituciones públicas.

Por Roberto Fermín Bertossi - Experto Coneau / Cooperativismo

Dejanos tu comentario