Pandemia

Trump prometió extinguir "la plaga enemiga invisible que vino de China"

El mandatario volvió a referirse al coronavirus de una manera que molesta al régimen de Pekín. Ceremonia y discurso en West Point.

Domingo 14 de Junio de 2020

ceremonia. El mandatario hace el saludo marcial frente a los cadetes que se gradúan en la Academia militar.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prometió ayer "extinguir la plaga" del coronavirus, a la que volvió a referirse como "el enemigo invisible que vino de una tierra lejana llamada China". Lo hizo en una ceremonia militar con más de 1.100 cadetes y soldados, todo un baño de masas en un momento en el que el país comienza a reabrir, pero se teme una segunda oleada de contagios en algunos estados.

Cuando en marzo Trump caracterizó al nuevo coronavirus como "virus chino" la acusación elevó la tensión entre ambas potencias y el capítulo concluyó tibiamente con un diálogo que mantuvo con su par Xi Xingping. Pero tres semanas después volvió a molestar al régimen de Pekín cuando sugirió que iba a pedir una compensación económica al país asiático por los daños causados por el Covid-19.

Trump participó ayer en la ceremonia de graduación de la academia militar de West Point, cerca de Nueva York.

El jefe de la Casa Blanca eligió un tono solemne para su discurso. Algo más de 1.100 cadetes que estaban desde marzo sometidos a un confinamiento domiciliario regresaron a sus barracones hace dos semanas para poder celebrar este evento, modificado para mantener la distancia de seguridad y con medidas de control de la epidemia reforzadas.

La academia descansa a orillas del río Hudson a un centenar de kilómetros de Nueva York, que fue durante mayo el punto del país más afectado por el Covid-19 y ahora comienza lentamente a reabrir.

La semana que viene, Trump tiene previsto reanudar sus actos de campaña de cara a las elecciones presidenciales de noviembre con un evento en Tulsa (Oklahoma), mientras que a finales de agosto prometió aceptar la candidatura republicana con un gran evento en Florida, un estado que está experimentando una segunda oleada de contagios.

El discurso de Trump fue sobrio y ajustado al guión: aseguró que Estados Unidos no va a ser el policía del mundo y no va a implicarse en conflictos antiguos en tierras lejanas.

Por el contrario, aseguró, se limitará a defender su nación de la amenaza extranjera, y celebró haber acabado al cien por ciento con el grupo terrorista ISIS y matado al terrorista número uno, el general iraní Qassem Soleimaní.

Las relaciones de Trump con el estamento militar se vieron recientemente resentidas por el uso que el mandatario hizo de las Fuerzas Armadas durante las protestas contra el racismo y la brutalidad policial tras la muerte de George Floyd en Minnesota.

Trump amenazó con invocar la ley de insurrección con el fin de desplegar fuerzas armadas convencionales para contener las protestas, en su mayor parte pacíficas, y generó polémica con una aparición este mes frente a una iglesia cerca de la Casa Blanca que sufrió leves daños durante actos vandálicos.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario