LA CIUDAD

Los productores de espectáculos no ven buenas perspectivas para el futuro del negocio

Claudio Joison, promotor de shows en Rosario, recordó que ese sector "todavía no empezó a trabajar" desde que comenzó la pandemia

Viernes 08 de Enero de 2021

El sector de los espectáculos artísticos o culturales fue uno de los más afectados por la pandemia de coronavirus. Se teme que las restricciones a la movilidad nocturna profundicen los perjuicios que ya sufrió esa actividad que, tímidamente, este jueves, en horas de la noche, empezó a dar sus primeros pasos con un show, con estrictas medidas sanitarias para evitar contagios de coronavirus, en el Anfiteatro Municipal Humberto de Nito.

“El problema está en que la gente no respeta los protocolos ni lo mínimo que tiene que respetar”, afirmó el productor de espectáculos Claudio Joison, quien no ocultó la preocupación que siente frente al parate que padeció la actividad desde que se desató la pandemia de Covid-19, y remarcó: ”No somos como los restaurantes, que por suerte pudieron abrir. Nosotros ni siquiera arrancamos”.

Por su parte, Gustavo Granato, titular de la productora All Press, dijo a La Capital: “Después de 10 meses de estar parados y encontrarnos a las puertas de acceder a algún tipo de reapertura, sería muy grave que nos impongan más restricciones”.

Mientras se espera la publicación del decreto del gobierno nacional que reglamente las restricciones de circulación nocturna, y su consiguiente aplicación en la provincia, Joison recordó que la industria del espectáculo “es el sector que verdaderamente no empezó” a trabajar desde que el gobierno nacional dispuso la cuarentena el pasado mayo. Recién anoche se llevó a cabo el recital de Mercedes Borrell y el Cuarteto Áureo que abre un ciclo de shows al aire libre en el Anfiteatro.

espectaculo.jpg
La industria del espectáculo en Rosario casi no funcionó por la pandemia.

La industria del espectáculo en Rosario casi no funcionó por la pandemia.

En declaraciones a LT8, Joison recordó que “en Rosario a lo sumo hubo, por suerte para quienes pudieron hacerlo, alguna función en pequeños lugares, pero la actividad propiamente dicha no empezó ni va a empezar”. Esta situación generó gran preocupación entre los responsables de las productoras locales, ya que el cese de los shows presenciales dejó sin trabajo, directa o indiretamente, a gran cantidad de rosarinos.

Comportamiento social

El empresario hizo hincapié en el comportamiento social. “Hay una dicotomía entre las reglamentaciones y la realidad. La gente actuó como si no pasara nada. Algún día habrá que estudiar por qué el argentino no puede organizarse socialmente, y cada uno va por su camino sin pensar en los demás. El problema está en que la gente no respeta los protocolos y lo mínimo que hay que respetar. Entonces, lo que se afecta es el trabajo, no las relaciones sociales. La sociedad está actuando como si la pandemia no existiera”.

>> Leer más: Rosario abre ventanas para los espectáculos en la nueva normalidad

“Nosotros no empezamos. No es que vamos a cerrar. No somos un restaurante, que por suerte pudo abrir. Una hora más o una hora menos en un espectáculo determinado, puede manejarse. Nadie se va a morir porque un show empiece a las 8 o a las 7 de la tarde, si la gente quiere verlo. El problema es que no arrancamos. Tampoco hay una perspectiva de cómo se manejará esto, a menos que empiece a funcionar la vacuna. El planteo parecer ser: tener paciencia y esperar”.

"Necesitamos trabajar"

Gustavo Granato, titular de All Press, otra de las productoras locales, coincidió con las autoridades sanitarias en que haya restricciones horarias, “pero no a la actividad” artística o a los shows. “En diez meses no hubo espectáculos y el foco de contagios de coronavirus no está en nuestra actividad, sino en las reuniones sociales y en las fiestas legales”, subrayó.

Granato consideró que “producir espectáculos será un atenuante” ante la proliferación de reuniones o encuentros ilegales. “Estamos convencidos que con los espectáculos habrá una merma de fiestas clandestinas”, agregó.

“No podemos aceptar más limitaciones, que de por sí tenemos muchas, entre ellas la ocupación del 30 por ciento de los lugares. Entendemos la situación (sanitaria) pero necesitamos trabajar”, añadió.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS