Pandemia

Las ventas de informática y tecnología crecieron en pandemia

El teletrabajo potenció en los últimos meses el comercio de computadoras, dispositivos periféricos y sillas de oficina.

Domingo 14 de Junio de 2020

Los hábitos de consumo de los rosarinos cambiaron los hábitos de consumo. De la mano del teletrabajo y el ocio en casa se potenciaron los rubros como informática y tecnología, mobiliario de oficina, telefonía y electrodomésticos. Se vendieron más juegos de mesa, utensilios de cocina, zapatillas e indumentaria deportiva, implementos para confeccionar ropa y lencería.

Tras pasar 50 días cerrados, y con una apertura bajo algunas restricciones, los comercios volvieron a la vida. Pero dentro del desplome del poder adquisitivo, y la reticencia a gastar por la incertidumbre del panorama, hubo algunos rubros a los que les fue mejor (o menos peor) que otros.

La necesidad de muchos de equiparse para el teletrabajo y adaptar o renovar un espacio del hogar para hacer tareas con mayor comodidad disparó la venta de computadoras de escritorio y portátiles, y de periféricos como webcams, micrófonos, auriculares y sillas de computación.

De la mano de un mayor tiempo libre, subió el consumo de cine por plataformas como Netflix y el uso de videojuegos, por lo que también se compraron más dispositivos tecnológicos. De hecho, muchos productos se agotaron por no haber stock suficiente en mayoristas ni importadores.

Así lo atestigua Miguel Marcogliese, presidente del centro comercial del Paseo del Siglo y propietario de RS Computación. "Se vendió bien, porque cuando la gente se queda adentro consume computación y celulares. Se agotaron las notebooks hace 30 días, las cámaras y micrófonos", señaló.

Además, aclaró que tampoco hay microprocesadores y motherboards para armar PC. "Si bien está parada la venta corporativa a industrias y empresas, el consumo hogareño subió y los que tenían comercio virtual con envíos han podido aprovecharlo", detalló.

En tanto, dijo que hubo suba de precios por las nuevas restricciones a la compra de dólares para empresas: "Luego de las medidas que implementó el Banco Central, algunos importadores pusieron un dólar de 95 pesos y otros aumentaron 30 por ciento la lista en dólares y lo dejaron a 71 pesos, que es lo mismo. Esto es un cachetazo al consumo", dijo con preocupación.

El mobiliario de oficina también tuvo un repunte. "Subieron las ventas online en general, y también de sillas de PC, gamers o ejecutivas, que se duplicaron", comentó Agustín Bethular, socio de la empresa Pontec SA, especializada en importación.

"Tenemos un montón de consultas, sobre todo por el tema del trabajo a distancia. Pero el resto de los productos que vendemos, como coches de bebé o herramientas, han crecido por la comodidad de comprar por internet y hay desabastecimiento porque China está teniendo inconvenientes para despachar", reconoció.

Ropa y calzado

En la peatonal Córdoba, se destacaron "tecnología, artefactos del hogar y telefonía" según Nelson Graells, de Amigos de la Peatonal. En su rubro, calzado, indumentaria y accesorios deportivos, dijo que pudo "defenderse" a través del comercio electrónico, porque "la gente tiene mucho tiempo para hacer ejercicio y gimnasia en casa".

"Estamos debajo de lo que vendíamos en mayo del año pasado, pero sumamos día a día. Hay un 20 por ciento de locales de ropa que dice que vende, pero el otro 80 sufre, aunque hay expectativa por el Día del Padre. Perfumería tampoco anda mal", graficó el titular de Sport 78.

Con ese análisis coincidió Fabio Acosta, titular de la Asociación Casco Histórico. "Todo lo que sea insumos, repuestos, recambios de productos de informática y periféricos fue la estrella, seguido de venta de libros, sobre todo online y desde todas las plataformas", apuntó.

En ese sentido, destacó el sitio que lanzó el municipio, Vidrieras en Red, ya que consideró que "vino a democratizar el e-commerce, haciéndolo más accesible". También destacó "el calzado, especialmente deportivo, y la ropa, que se empezó a mover con los primeros fríos".

En tanto Miguel Rucco, del paseo comercial calle San Luis y dueño del local Peni, analizó que "el consumo se direccionó hacia lo que se hace dentro de casa". Se venden más juegos de mesa, se potenció la venta en ferretería porque mucha gente está remodelando, haciendo arreglos y pintando.

También creció la lencería, que se maneja por catálogo, por la necesidad de salir a revender por los barrios. "Los mayoristas venden con margen pequeño y las chicas le pueden remarcar bien", comentó al respecto. "Las mercerías y las casas que venden telas mejoraron, porque se está cosiendo y confeccionando ropa en el hogar, al igual que pasa con la cocina casera, que potenció las ventas de bazar", completó.

Todos estos hábitos cambiaron en el marco del aislamiento y la retracción a los hogares. Algunos rubros subieron, y muchos cayeron. Si el panorama se mantendrá o no cuando llegue la ansiada "nueva normalidad", es una pregunta que hoy nadie puede responder.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario