Pandemia

Hubo clamor por la presencialidad, pero por ahora solo vuelve en el nivel inicial

Padres de escuelas privadas se manifestaron ayer frente a las puertas de las instituciones. La provincia dijo que el regreso al aula será gradual y en Rosario la semana que viene solo se habilitará para los niños más pequeños

Viernes 18 de Junio de 2021

Grupos de padres de una decena de colegios de Rosario, en su mayoría de gestión privada, protagonizaron este viernes por la tarde una serie de actos en las puertas de los edificios escolares para reclamar “un plan de regreso a las aulas” que contemple la vuelta a las actividades presenciales, suspendidas desde el pasado 3 de mayo en la ciudad, a excepción de 7 días hábiles entre el 10 y el 18 de ese mes. Argumentando las consecuencias emocionales y sociales que experimentan niños y adolescentes, sus familiares pidieron que se habiliten instancias de encuentro en las aulas antes de las vacaciones de invierno. “Esta demostrado que los protocolos funcionan”, señalaron.

Sin embargo, por la noche, la provincia emitió una circular en la que solo habilitó el regreso al aula de los más chicos. El Ministerio de Educación confirmó que la semana próxima habrá clases presenciales en el nivel inicial de los establecimientos de Rosario pero no sucederá lo mismo con el cursado de primario y secundario por los riesgos sanitarios que todavía atraviesa la región en el marco de la pandemia de coronavirus.

Rosario fue una de las primeras localidades en la provincia donde la actividad en las aulas quedó suspendida, como parte de las medidas sanitarias implementadas para reducir los contagios de coronavirus. Las mejoras de algunos indicadores permitieron empezar a flexibilizar algunas actividades.

No obstante, la ministra de Salud de la provincia, Sonia Martonaro, consideró que aún es anticipado pensar en abrir las escuelas, hasta tanto se mantenga el “estado de alarma” por el número de contagios de coronavirus y la escasa disponibilidad de camas críticas.

En sintonía con esa postura, Educación emitió por la noche la circular donde aclaraba que en las regiones más críticas continuarás las clases virtuales en el primario y el secundario. En cambio, habilitó el regreso de la bimodalidad (una burbuja con presencialidad y la otra no) para el nivel inicial.

El clamor de los padres

Los padres que se manifestaron ayer reclamaron un plan para el regreso a las actividades presenciales. “Es imperativo que se piense cómo vamos a volver a las aulas. Hace casi un ciclo lectivo y medio que los chicos no están concurriendo a clases. Tenemos protocolos aprobados, vigentes, que garantizan la seguridad en las aulas”, señaló Valeria de Mendes, madre de dos chicos, uno alumno de quinto y otro de sala de cuatro del colegio La Salle, y una de las promotoras de la movida que abrazó a unos 14 colegios, entre ellos, Maristas, Español, Alemán, San Bartolomé, San Patricio, Madre Cabrini, Brigadier López y Dante Alighieri, según se enumeraba en la puerta de los colegios.

La mujer explicó que el reclamo se gestó a partir de la manifestación realizada el lunes pasado en la puerta del colegio Los Arroyos. “Somos un grupo de padres que estamos muy preocupados porque nuestros hijos no asisten a la escuela. No es un reclamo en contra de los colegios, es a favor de la educación”, apuntó. Por eso, cuando cobró notoriedad el acto realizado por la comunidad del colegio de Fisherton, los padres de alumnos de otras instituciones quisieron imitarlo.

“Los chicos están atravesando muchísimos problemas psicológicos, a los más chiquitos les cuesta reconocer a sus compañeros, en las clases por Meet se angustian, no quieren asistir a clases”, señaló De Mendes y expuso también los límites de las familias. “Los papás no estamos capacitados para reemplazar el rol docente, hacemos lo que podemos, muchas familias no tienen dispositivos, no pueden acceder a la conectividad y los chicos se quedan afuera”, sostuvo.

Las consecuencias

Claudia Genti es mamá de una alumna de quinto año del La Salle. “Necesitamos que haya un plan con respecto al regreso a las clases presenciales y pedimos que nos den la oportunidad antes de las vacaciones de invierno para demostrar que los protocolos funcionan y que con los cuidados necesarios podemos evitar contagios”, explicó y apuntó que desde el inicio del ciclo escolar “claramente ha habido casos en las escuelas, pero en el trabajo de burbujas se han aislado frente a una sospecha, se ha trabajado con conciencia desde las instituciones”, sumó.

Y como otros grupos de madres resaltó que “todos los chicos tienen la necesidad de estar con sus pares, tener sus vivencias. Vemos que hay problemas muy graves en relación a los aprendizajes, pero también en relación a lo subjetivo”.

El jueves pasado, el gremio de los docentes de escuelas públicas de la provincia no descartó volver a un sistema de clases presenciales antes de las vacaciones de invierno, siempre y cuando los índices epidemiológicos se mantengan con la actual tendencia positiva.

Ese mismo día, la ministra de Salud, Sonia Martonaro, puso paños fríos. “Hay dos índices que nos da Nación, que tienen que ver con la incidencia y la ocupación de camas, cuando vos estás con una ocupación de camas mayor al 80% y una incidencia, que es la cantidad de casos cada 100 mil habitantes en los últimos 14 días mayor a 500, no podés tener presencialidadporque estás en alarma sanitaria”, explicó.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario