Pandemia

El alivio que puede traer el encuentro familiar 

El psicólogo Nahuel Cravero analiza qué puede pasar a partir de la habilitación de las reuniones en Santa Fe.

Domingo 07 de Junio de 2020

La pandemia a causa del Covid-19 trajo aparejada una cuarentena extensa que puso freno a las reuniones familiares presenciales para evitar los contagios. Ahora, cuando se abre la posibilidad de volver a encontrarse con los afectos más cercanos las emociones están a flor de piel. En muchos casos hay entusiasmo, ansiedad y hasta incertidumbre sobre cómo será verse, cara a cara, con personas con las que hace meses que no se comparten ciertos momentos.La Capital habló con el psicólogo y docente universitario Nahuel Cravero sobre la importancia de los vínculos afectivos, los efectos anímicos de esta situación crítica y el alivio que puede traer la flexibilización, en esta etapa.

_ ¿Qué efectos anímicos provocó en general la pandemia y el consecuente aislamiento social obligatorio?

_ No es posible una respuesta general porque depende de como cada uno concibe la salud y de acuerdo a los recursos que se tienen. Creo que hay que prestar atención y ver cómo repercutió en cada persona. Es cierto que en algunos casos se agudizaron algunos problemas que las personas ya tenían en sus estructuras psíquicas. Esto igualmente sirvió como una instancia de fortalecimiento y como re-trabajo de cuestiones familiares, por ejemplo.

_No es que la pandemia lo cambió todo

_Se puede pensar que vino a agudizar muchas cuestiones que ya formaban parte de las vidas de las personas (cuestiones familiares, algunos temores, miedos, ataques de ansiedad, etc) y sirvió para replantearse de qué modo se venía abordando estas cuestiones. ¿Qué puede pasar a mediano o a corto plazo? Aquí la cuestión económica afecta, la falta de trabajo es real, pero lo más importante a tener en cuenta es poder encontrar valores y sostenes simbólicos que permitan dar herramientas para hacer frente a todas las dificultas que vayamos a tener, entre ellos las económicas. Ante esto, poder privilegiar (sin desconocer la subsistencia) la salud y los lazos familiares. Es decir, esta pandemia lo que ha logrado es movilizar, buscar, reflexionar sobre la escala de valores que cada uno tiene y cómo entra en juego con sus relaciones más importantes.

_¿La flexibilización de las actividades, la posibilidad del encuentro familiar, son un verdadero alivio? ¿Puede que se generen expectativas que no sean cumplidas?

_ La flexibilización de las actividades y la posibilidad del reencuentro familiar puede ser un alivio. Si bien la pandemia lo es para todos, no a todo el mundo le llegó de igual manera. La vuelta a cierta normalidad es única en cada persona. A su vez puede entrar en juego miedos, ansiedades, pero siempre van haber recursos posibles ya que si nos adaptamos al confinamiento, más fácil sería adaptarse a la "libertad".

_ Se escucha que hay personas que están armando reuniones de mucha gente o que ya sienten que todo pasó o incumplen las medidas de distanciamiento o higiene. ¿Qué mensaje se les puede dar? ¿Por qué se desafían tanto los límites en estas ocasiones donde el riesgo es alto?

_Creo que cómo apelar desde los medios y la comunicación oficial a la responsabilidad social y personal es muy importante. Sigue siendo necesario manejarse con la información de organismos oficiales, no estar continuamente pendientes de la sobre-información que puede generar situaciones de malestar.Somos una sociedad en la cual la relación entre las personas y el Estado tiene distintas variantes a lo largo de la historia. Hay un descrédito, fomentado por intereses varios y la presencia de los mercados, y hay una concepción que reconoce al Estado siempre y cuando sirva a fines personales. Mientras la pandemia fue un peligro para todos, mucha gente se plegó a las medidas, pero cuando estas medidas empezaron a tocar otros intereses el Estado pasó a ser enemigo de la "libertad". Es decir, tenemos que revisar las representaciones sociales sobre el estado y los discursos que continuamente intentan desintegrar un tejido social.

_ ¿Qué puede dejarnos la pandemia a nivel social? ¿Puede haber un aprendizaje de todo esto?

_ Seguramente nos puede dejar mucho por aprehender, con H (lo remarca). Esto que hace que uno pueda apropiarse de lo vivido y poder cambiar su forma de vincularse y de generar nuevos vínculos, que son tan necesarios como la importancia de sentirse contenidos dentro de un tejido social de cuidados mutuos. Como toda situación insólita, esta pandemia y el aislamiento nos empujaron a diseñar nuevos modos de vida. Tuvimos que trabajar nuestras formas de vincularnos. En mi caso, por ejemplo, tuve que adaptarme a trabajar con mis pacientes en un modo online, ante la imposibilidad de la terapia presencial (la cual me resultaba impensada hace solo tres meses atrás.)A partir de esto se plantea una oportunidad para reflexionar y actuar en relación a contextos de emergencia. Esto puede servirnos para muchas situaciones en el futuro.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario