Newell's

"Rosario tiene que estar unida para recibir a Diego"

Fue el DT de Gimnasia cuando el Lobo visitó al rojinegro de Maradona en 1993. Cuenta cómo lo neutralizaron. "Que no haya divisiones entre Newell's y Central para darle la bienvenida", enfatizó.

Sábado 26 de Octubre de 2019

Carlos Ramacciotti, actual DT de Sport Guancayo de Perú, fue testigo privilegiado de un enfrentamiento entre Newell’s y Gimnasia, en el parque Independencia y con Maradona como figura excluyente de aquella velada. Porque Rama era el DT del Lobo que en 1993 visitó al rojinegro de Diego, en lo que fue un empate 0 a 0, ante una multitud que colmó el estadio leproso antes de la actual remodelación que lo convirtió en el Coloso Marcelo Bielsa. Ese cotejo, disputado el 24 de noviembre, tuvo trascendencia mundial porque el mejor jugador del mundo estaba dentro de la cancha. Ahora el contexto es otro. Ya que Newell’s recibirá el martes al equipo platense, pero Diego estará en la vereda de enfrente, sentado en el banco de suplentes tripero como entrenador. Igual el marco será impresionante. El Lobo Maradona volverá a estar suelto en el Parque.

   “A Newell’s lo había agarrado como entrenador Jorge Castelli después del Indio Solari. Esa noche empatamos 0 a 0, en un primer tiempo bueno y un segundo muy trabado. Lo importante para la gente de Newell’s es que jugaba Diego. Creo que el empate fue justo. Newell’s tenía jugadores muy importantes como Basualdo, Llop y el Tata Martino. Y nosotros teníamos a Santiago Ostolaza y a los mellizos Barros Schelotto. Era dos muy buenos planteles”, recordó.

Ramacciotti en diálogo con Ovación desde Perú, en referencia a aquella noche de noviembre de 1993. Rama estaba al frente de Gimnasia junto a Edgardo Sbrissa. Fue el único partido oficial que jugó Diego en el Parque para Newell’s.

¿Cómo hicieron para neutralizar a Maradona, sin que su figura no obnubile a jugadores que lo tenían como ídolo?

Teníamos mucha experiencia en el equipo. Porque estaba Ostolaza, que era el cinco de la selección uruguaya, y el Chaucha Bianco, con mucho oficio. Y entre los defensores jugaban Sanguinetti, Morant y Darío Ortiz.

¿En ese partido le hicieron marca personal a Diego?

Lo marcamos en zona, no queríamos hacer muchas faltas porque nos iban a amonestar enseguida. Teníamos mucho cuidado de no golpear a Diego porque todo el mundo iba a estar mirando ese partido. Se había generado gran expectativa con ese encuentro. No queríamos tener expulsados y nos cuidamos. Esperábamos y contragolpeábamos. Ellos sabían que los mellizos Schelotto podían complicarlos de contra.

¿Qué te genera la figura de Maradona?

Las veces que estuvimos con Diego siempre nos fue bien. Habíamos jugado con el combinado rosarino contra ellos y estaba Diego en la selección argentina que la dirigía el Flaco Menotti, en 1979. Fueron los juveniles que después salieron campeones del mundo en Japón. Integré el equipo de la ciudad contra Argentina. La cancha de Central estaba repleta, había una gran expectativa, con entrada gratis para los colegios primarios.

También lo tuviste cerca en el Mundial de México.

Claro. Con Diego también tuve contacto en el Mundial 1986, en el que Renato Cesarini fue sparring de la selección de Bilardo. Visitaba permanentemente a la selección en la concentración, yo ya había comenzado la carrera de entrenador. Conocía al Negro Almirón y al Gringo Giusti y entraba a charlar con ellos. Había muy buena onda con todos. Me acuerdo que entre los sparring estaba Roberto Sensini y una vez tuvo que marcar a Maradona y lo hizo sin los botines para no golpearlo porque Diego tenía un fuerte dolor en el pie. Bilardo le hizo sacar los botines para que no lo pise. Fue en la previa de la consagración de Argentina en México, incluso fui a ver la final ante Alemania. Fue algo maravilloso y Maradona tuvo su pico máximo de rendimiento. Siempre que estuve cerca de Maradona todas las cosas fueron buenas.

¿Cómo imaginás a Rosario el martes?

Lo que pido es que no haya división entre Newell’s y Central, que Rosario esté unida. Porque lo importante es que le vaya bien a los dos equipos de la ciudad. Entonces hay que tratarlo bien a Diego porque es patrimonio de todos. Lo admiran en todos lados, acá en Perú la gente sigue estando pendiente de él.

¿Cómo hará el jugador de Newell’s para concentrarse en el juego, más allá de la emoción?

Lo que pasa es que ahora hay una gran diferencia, cuando jugaba Diego, aparte de tener todo lo que tiene como motivador, marcaba la diferencia con la pelota. Ahora es distinto. El jugador de Newell’s tiene que jugar el partido concentrado peleando la punta y no pensar en el tema del descenso, que eso es lo que más te juega en contra cuando peleas abajo. No hay que pensar en el promedio y jugar tranquilo.

No sé si muchos técnicos se hubiesen animado ahora a tomar a Gimnasia y Maradona se la jugó en una misión muy compleja. ¿Lo ves así?

Es así. Ahora creo que lamentablemente hay poco tiempo para que se salve Gimnasia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS