Ovación

Rosario, sin Copa América y con sueño mundialista

La ciudad quedó al margen para recibir al torneo continental del año que viene. En 2030 el Mundial podría jugarse en Argentina y allí la cuna de Messi debería estar entre las sedes.

Lunes 15 de Abril de 2019

El fútbol grande del mundo sigue girando a ritmo sostenido con la organización de partidos cada vez más atractivos, que convierten a las ciudades que los albergan en verdaderos íconos referenciales a nivel social y cultural mientras la pelota gira por sus canchas. Pero lamentablemente hay que decir que Rosario hoy está muy relegada en cuanto a ser parte de acontecimientos a gran escala futbolística, más allá de ser este deporte la principal pasión popular y el que más practican sus habitantes desde la infancia a la adultez prolongada. El año que viene Argentina y Colombia compartirán la organización de la Copa América 2020 y lamentablemente nuestra cuidad ni figura en el borrador de las posibles sedes que se mencionan en nuestro país. Está claro que hay necesidades sociales y económicas trascendentes que son prioridades para cualquier sociedad y Rosario no está exenta de ellas. Pero a nivel deportivo, a la ciudad que vio jugar a Mario Kempes y Diego Maradona y que es la cuna del mejor jugador del mundo como Lionel Messi ni se la considera para la Copa América del año que viene. Más allá de esto, tal vez, el objetivo deportivo rosarino a largo plazo debe focalizarse en ser una de las sedes del Mundial 2030, que pretenden organizar Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile. Una de las ciudades más futboleras del planeta no puede estar ausente de tamaño acontecimiento.

Si bien la Asociación del Fútbol Argentino no lo comunicó oficialmente, ya eligió de manera arbitraria. Trascendió que las canchas de Boca, River, Racing, La Plata, Córdoba, Mendoza, San Juan y Santiago del Estero están en la lista de sedes potables para la Copa América 2020. Pero de todos ellos quedarían sólo cinco estadios y hay algunos que tienen más fuerza que otros.

Los más potables serían el Cilindro de Avellaneda, el Mario Alberto Kempes de Córdoba y el Malvinas Argentinas de Mendoza. Estas tres canchas tendrían la plaza asegurada. Mientras que el Monumental de River y la Bombonera de Boca lucharían por ser otra de las sedes. Y el quinto saldría entre el nuevo Estadio Unico de Santiago del Estero, que está en construcción, y el Ciudad de La Plata. Por su parte, el Bicentenario de San Juan buscaría compartir la sede de Cuyo con Mendoza y así albergar algún cotejo. Lo cierto es que recién en julio se conocerían las sedes definitivas. Lo dicho, Rosario ni figura entre las ciudades candidatas.

Hay que recordar que a mediados de este año se jugará la Copa América de Brasil. Pero de cara a la Copa América del año que viene ya se sabe hasta el formato de disputa del certamen. La competencia de selecciones más antigua del mundo será dividida en dos grupos de seis equipos con sedes en dos países: Argentina y Colombia, y las selecciones serán agrupadas en zonas territoriales. En la zona norte estarán Brasil, Colombia, Venezuela, Ecuador y Perú, más una de las selecciones invitadas. Y en la zona sur irán Chile, Uruguay, Argentina, Paraguay, Bolivia y un invitado.

Cada hexagonal clasificará a cuatro equipos para la etapa final, integrada por los partidos de cuartos de final, semifinal y final. Este nuevo formato implica la disputa de 38 partidos, 12 más que en el formato actual.

Rosario también deberá hacerse cargo de los errores propios (ver aparte), para salir fortalecida de cara al futuro, en especial en el marco de lo que podría ser el Mundial 2030. Actualmente los clubes más importantes de la ciudad, Newell's y Central, atraviesan un pésimo presente deportivo y comenzarán la próxima temporada en zona de descenso. También están acuciados por serias dificultades económicas, cada uno con sus particularidades. Y otro de los principales déficit es la infraestructura de sus estadios, en cuanto que están lejos de los requerimientos de la Fifa. En especial, en cuanto a la estructura edilicia y a que deben tener una gran zona de ingreso y evacuación de 360 grados, sin construcciones aledañas que alteren el flujo masivo de personas.

Hoy tanto el Gigante como el Coloso están lejísimo de estas comodidades. Y lo que tal vez sería una solución es que se construya un estadio de última generación en la ciudad, independientemente de los clubes, en el que pueda jugar la selección y otros partidos que conciten una presencia masiva de hinchas, como podrían ser los clásicos con presencia de las dos parcialidades con las máximas medidas de seguridad.

En referencia al Mundial de 2030 el comité organizador sudamericano ya trabaja en fortalecer la candidatura conjunta de los 4 países: Argentina, Uruguay, Paraguay y Chile, cuyo coordinador general es Fernando Marín. La posibilidad concreta de que se realice en Sudamérica es porque en 2030 se cumple el centenario del primer Mundial de la historia, en Uruguay 1930, que se jugó en el Centenario y la celeste ganó el título derrotando a Argentina en la final.

Por eso en Uruguay sería la final y en Argentina el partido inaugural o viceversa. Pero Rosario debería estar entre las sedes principales. No serlo sería un golpe fuerte para una ciudad que destila fútbol por todos sus poros.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});