Ovación

"Que sea un gran domingo"

El parejense Facundo Ardusso (Renault) hizo la pole y hoy buscará el título en el Cabalén.

Domingo 17 de Diciembre de 2017

El gran día llegó. Las especulaciones quedarán al margen ni bien hoy encienda el potente motor del V8 que está montado sobre la estructura del Renault Fluence GT. Facundo Ardusso buscará graduarse en el amanecer de la tarde de campeón en la categoría más tecnológica de Sudamérica. Ayer ratificó su gran presente al clavar la pole. Los números en la tabla general parecen estar bien alineados para que esta 12º y última fecha del Súper TC2000 sea el gran premio coronación en todo sentido. Buscará cristalizar ese domingo soñado. No sólo para el representante supremo de Las Parejas será una cita especial. También para todo el equipo del rombo, que es local y hace 24 años que no celebra una corona de esta magnitud. El destino parece que le hará finalmente un guiño al Flaco, quien el pasado fin de semana vio cómo se le escurrió de las manos la corona en el TC con Torino.

"Esta es la pole que más festejé en toda la temporada. Dimos un paso más hacia el gran objetivo. Buscaré cerrar el año con el campeonato", afirmó Ardusso minutos después haber pulverizado el cronómetro por cuarta vez al hilo. "En la final no saldré a defenderme, buscaré estar siempre adelante", retrucó un desafiante y muy feliz parejense.

"Ya quedó atrás. Hice el duelo en silencio. Me desconecté de todo. Opté por no ver televisión ni mirar las redes sociales. Sólo me apoyé en mi familia, amigos y la gente más cercana. El dolor es grande, pero esto sigue. Se nos escapó el campeonato en la categoría más popular, pero mañana (hoy) voy por el del Súper TC2000, que es muy importante porque se trata de la otra especialidad más destacada del país", fueron las palabras que fue soltando como migas el Flaco, mientras hacía una especie de balance de lo que fue la temporada en Turismo Carretera.

Se percibe a simple vista que el mazazo por no haber obtenido la corona en la categoría reina nacional le dejó una herida abierta en el corazón y en el orgullo deportivo. Todavía no cicatrizó. Y, a juzgar por cómo se terminó dando todo en favor de Agustín Canapino en el Mouras la semana pasada, llevará un largo período curarse. Pero la marca le quedará grabada hasta en la eternidad.

En realidad no sólo el Flaco perdió el título en La Plata con el Torino. También todo Renault, que deberá rever la estrategia colectiva para la campaña 2018 si es que no desea repetir errores letales como esta temporada. Porque la sorpresiva final que se llevó Emiliano Spataro en Rafaela terminó siendo un flor de obstáculo en el camino de Ardusso hacia la consagración.

"Ahora sólo trato de enfocarme en esta carrera. Sé que las chances están, pero hasta que no cruce la bandera a cuadros mañana (hoy) al mediodía no quiero aventurar nada. Pero sí, es real que estoy muy ilusionado y motivado para ver si consigo el número uno para ponérselo a este (mira con una sonrisa cómplice el auto, que está a su izquierda) el año que viene", remarcó Ardusso.

La realidad indica que el parejense tiene prácticamente todo a su favor para volverse al tranquilo y siempre pujante pago con la copa bajo el brazo. Ayer no sólo hizo la pole sino además sacó de carrera por el título a Agustín Canapino (Chevrolet) y Matías Rossi (Toyota). Luchará mano a mano con Mariano Werner (Peugeot). Pero al Flaco le alcanzará con salir 14º para cerrar a todo trapo el año.

Además sería el primer gran logro a nivel nacional de verdad para Ardusso, más allá del título que consiguió en 2009 cuando hacía escuela en la Fórmula Renault. "Esperemos estar a la altura de las circunstancias mañana (hoy). Lo más importante es el campeonato", declaró el Flaco.

Para el team Renault Sport también quedará grabado a fuego si abrochan en la final de hoy este logro. Porque la última vez que festejó en esta especialidad antes de ser rebautizada como Súper TC2000 data de 1993. Fue cuando un tal Juan María Traverso, alías también Flaco como Ardusso, llegó entonado con la coupé Fuego a la última cita y terminó izando la bandera de campeón.

"Ojalá que el domingo (hoy) sea un gran día", deslizó el sobresaliente piloto zonal en medio de la euforia contenida y con mucha ilusión. Hoy se verá si finalmente inscribirá su nombre, como marca la lógica, en la selecta galería de los campeones.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario