Ovación

Pleno del Kily: su Central ganó y él DT sigue en el cargo

La victoria por 3 a 1 sobre Banfield hizo que el técnico canalla lograra su continuidad, después de una semana cargada de tensión, con el DT en la mira

Lunes 12 de Abril de 2021

“A mí los dirigentes nunca me dijeron que si perdíamos yo dejaba de ser el entrenador. Rumores había y ustedes (por los periodistas) quizá sabían algo más que yo”. Las palabras del Kily González ya en conferencia de prensa fueron de una distensión tal que hasta se permitió dudar de todo aquello que se habló en la previa sobre su continuidad. Igual, después del 3-1 de Central sobre Banfield eso resulte un mero ingrediente, un dato de color si se quiere. Porque lo que había antes de este partido era una decisión tomada, informada o no en persona, pero claramente establecida. Y de esa situación supo salir el entrenador canalla, quien se mantuvo en el cargo y, a esta altura, llegará seguramente hasta el final de la temporada.

Un partido que trajo alivio, que descontracturó y desactivó una bomba que, todos saben, pudo haber explotado y esparcir esquirlas hacia una dirección en particular, la del entrenador. Pero nada de eso sucedió y los pensamientos sobre el final de ciclo se quedaron ahí, sin poder dar un paso adelante.

El Kily es un viejo conocedor del mundo Central y ya no hay nada que pueda sorprenderlo. Vivió una pila de cosas como jugador y ya tiene lo suyo también como técnico. Por eso, sin que nadie se lo haya puesto en palabras en la previa, él más que nadie sabía que en los 90 minutos frente a los pibes de Banfield se jugaba el puesto. Es más, en un momento de la conferencia hasta se atrevió a decir que los “muchos chicos” que tiene en el equipo de alguna manera, por todo lo que consumieron durante la semana, tuvieron que “salir a respaldar a su entrenador. Ahí dio a entender que las cosas no estaban escritas, pero sí lo suficientemente claras.

Es más, hasta desde la postura corporal el propio Kily González entendía todo lo que había en juego. Porque mientras el equipo no respondía en el primer tiempo, su comportamiento pareció hasta de resignación, como no pudiendo entender que él tuviera que pagar con su cargo por los desaguisados futbolísticos que ocurrían dentro de los límites del campo de juego.

Kilio2.jpg
El Kily mira, en ese momento con cierto desconcierto.

El Kily mira, en ese momento con cierto desconcierto.

Es que en esa etapa del encuentro, con un equipo que parecía tirado en la cancha, sin un mínimo de idea, aquellos que un rato después podían tomar algunas decisiones importantes ya podían empezar susurrarse al oído sobre qué candidato podía llegar a picar en punta para la sucesión. Es un hecho figurativo, por supuesto, pero esos primeros 45 minutos ponían en jaque el destino del entrenador.

Después, la historia conocida, los cambios en el entretiempo, el cambio de cara del equipo, los goles de Lucas Gamba y Joaquín Laso y la distensión total y completa para abortar con lo que hubiera sido un cambio importante a mitad de un camino al que le resta un buen trecho por recorrer.

Aquel final bochornoso en el Nuevo Gasómetro fue lo que desató la bronca, alteró los ánimos y puso a varios en contra de la continuidad de un Kily González al que le habían dado el partido de ayer en el Gigante como límite. En caso de una nueva derrota hubiera tirado por la borda una parte importante del proyecto, que tiene que ver con el comandante elegido para el inicio de esta nueva etapa. Porque, a no engañarse, las voces sobre que el “proyecto puede seguir con otro nombre”, existieron.

Copa De La Liga | Fecha 9 | resumen de Rosario Central - Banfield

De hecho, en la sede de calle Mitre hubo reuniones después de aquella charla que algunos directivos mantuvieron con los referentes primero y con el técnico después, en la que se determinó que sólo un triunfo o en su defecto un empate le permitirían al Kily seguir.

Ahora la historia parece encaminarse. Nadie puede afirmar si eso sucederá desde lo futbolístico y que el equipo alcance el objetivo de la clasificación, pero sí en lo que se refiere a la permanencia del Kily. Porque está cada vez más cerca el clásico y mucho más próximo el inicio de la Sudamericana. Ayer el Kily se jugaba todo y metió un pleno. Sigue.

Charla con los dirigentes

No fue nada extraordinario porque es algo que ocurre en la mayoría de los partidos, pero ayer, tras el triunfo, el Kily mantuvo una charla en el vestuario con el presidente Rodolfo Di Pollina y el vice Ricardo Carloni (dos de los que en la semana había ido a hablar a Arroyo Seco). No había temas puntuales para tratar ni algo que aclarar porque, se insiste, los directivos de mayor peso suelen juntarse con el entrenador en el final de cada partido, pero el caso de ayer era particular por todo lo que se había hablado en la previa. En caso de haberse dado un resultado adverso, por ahí esa charla amigable que hubo entre Di Pollina, Carloni y el Kily podría haber sido de otro tenor, pero no fue el caso. Los tres saben que además de los tres puntos, Central ganó en tranquilidad.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario