Rusia 2018

Nueve millones de dólares no pagan el honor de nadie

Con qué necesidad Jorge Sampaoli se somete conscientemente a semejante humillación. A tanto manoseo.

Viernes 13 de Julio de 2018

Con qué necesidad Jorge Sampaoli se somete conscientemente a semejante humillación. A tanto manoseo. Haberse equivocado casi en todo como entrenador de la selección durante el Mundial no justifica el menosprecio y la cacería mediática que inició la AFA para que se canse y pegue el portazo que todos esperan. Los casi 9 millones de dólares que deben abonarle ahora si lo echan no pagan la dignidad, el honor y el buen nombre de una persona. Sampaoli no puede ni debe quedarse un minuto más en el predio de la AFA para seguir diagramando el futuro, porque ya no es más el entrenador aunque el contrato todavía lo ampare legalmente. Hasta el presidente de River, Rodolfo D'Onofrio, salió ayer a blanquear cuáles son las intenciones de la AFA cuando declaró lo siguiente: "Si quieren a Gallardo, tienen que conversar con él".

¿Qué más necesita saber Sampa para darse cuenta de que la AFA no lo quiere y que el presidente Claudio Tapia imagina a otro conductor para que dirija los amistosos que se vienen por la fecha Fifa y la Copa América 2019 en Brasil? Por eso no tiene sentido que siga comportándose como si siguiera en el cargo y desgastándose cada minuto que pasa para enfrentar una pelea que ya tiene perdida. Para comprender la ruindad del plan que tienen preparado para seguir encerrándolo, algunos dirigentes hasta hicieron trascender a través de sus operadores de turno que quieren que se suba al avión en clase turista junto a los juveniles para dirigir el torneo de La Alcúdia en Valencia. De esa manera lo exponen aún más al escarnio público, confiando en que algún pasajero desubicado lo insulte de arriba a abajo en pleno vuelo. Una estrategia que retrata la bajeza del accionar de la AFA y que habla muy mal de la conducta del Zurdo de dejarse hacer cualquier cosa por un mísero sueño de continuar en la selección o por seguir queriendo abultar la cuenta bancaria. Al menos el DT mostró algo los dientes, recapacitó cualquiera sea el motivo y en la reunión del miércoles le comunicó a Tapia que no estará al frente del equipo que jugará ese torneo de poca monta. Delegó esa responsabilidad en Lionel Scaloni y en Matías Manna, su analista de videos, aunque en realidad otra no le quedaba luego del desmembramiento que sufrió su cuerpo técnico tras la eliminación mundialista. Por lo menos, darle más motivos a Tapia para que mostrara su cara de patrón de estancia y lo despida por no negarse a dirigir el Sub 20 o incumplimiento de contrato es mucho más digno que entregarse dócilmente a la capitulación inducida. Además, era de manual que Tapia no se la iba a dejar pasar. Está minando el campo de acción para que el pise en el lugar indebido y detone la bomba él mismo. Para Sampaoli hubiera sido más denigrante todavía darle indicaciones a un grupo de chicos amateurs y entusiastas que en muchos casos no saben ni quién es. El entrenador que hace menos de dos semanas estaba dirigiendo a la selección argentina contra Francia por los octavos de final de un Mundial ahora tenía que preparar un partido entre dos equipos prácticamente de egresados de la secundaria. Un empujón más que Sampa no debe dejar darse. No sólo eso. Hoy, cuando su abogado Fernando Baredes se reúna con los letrados de la AFA para empezar a delinear la salida, lo más saludable que puede hacer Sampaoli es decirle que a quien le maneja las cuestiones legales que acepta cobrar hasta fin de año. Así se liberará de este calvario. Si tiene ganas, le da la mano a Tapia en señal de agradecimiento por la oportunidad que le dio y se marcha como un hombre de bien a su casa. Ahí sí podrá mirar a los ojos, ya redimido de toda culpa, a sus dos hijos Alejandro y Sabrina, que seguramente lo estarán esperando en Casilda para darle un beso y abrazarlo como el Zurdo hubiera querido de los dirigentes de la AFA.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario