Rusia 2018

No Celso

Todo indica que Giovani Lo Celso no jugaría en el debut contra Islandia. Ovación cuenta por qué Sampaoli decidió cambiar y relegar al volante ex Central al banco de los suplentes.

Miércoles 13 de Junio de 2018

Adentrarse en la calva cabeza de Jorge Sampaoli es como ingresar a un universo insondable en el que todo puede pasar y seguramente todo cambia. Aventurar lo que es capaz de hacer el técnico de la selección argentina a días de debutar contra Islandia en el Mundial 2018 es labor de adivinos pese a la tarea de espionaje que realizan los periodistas que siguen los pasos del seleccionado en la tierra de los zares. Es que rara vez el casildense cumple con los lineamientos de la lógica periodística, aunque de su boca nunca cuenta confirmaciones. En ese sentido, siempre encuentra un refugio para que sus decisiones o golpes de timón se queden a resguardo. Lo concreto es que hay una dinámica invisible en su manera de proceder que sólo él la entiende. Y está bien. Por algo es el máximo responsable de lo bueno y malo que pasa en la selección argentina y además le pagan un buen sueldo para que, entre otras cosas, tome las decisiones que considera en beneficio del equipo. Además, al ser tan obsesivo, agradece todo aquello que lo ayuda a pensar.

  Por eso lo que en la concentración en Barcelona era posta de acuerdo a lo que insinuaba tener en la cabeza, en suelo ruso se convirtió en una chance remota durante los primeros ensayos en el centro de entrenamientos en Bronnitsy. Giovani Lo Celso tenía todos los números para darse el gran gusto de ser titular el sábado contra Islandia en Moscú, pero ahora todo indica que se sentará en el banco de suplentes. La pelada de Sampa carbura a mil. El DT casildense se permitió bucear nuevamente en la estrategia de oposición islandesa y llegó a la conclusión que si insiste con la inclusión de Eduardo Salvio como lateral derecho, el tándem Mascherano-Biglia oficiará más de dique de contención que la dupla Mascherano-Lo Celso. Tremendo fue el asombro que se llevaron ayer los periodistas argentinos cuando vieron durante los 15 minutos permitidos que el ex jugador de Central ingresó al campo de juego junto al resto de los jugadores que ya se sabía que serán suplentes. Esto, sumado a que en el entrenamiento matutino del lunes Biglia también había arrancado como titular, no hizo falta más pistas para entender que se estaba en presencia de un ajuste táctico del entrenador.

   También lo que demuestra esta modificación sorpresa es que Sampaoli no es un técnico impulsivo ni tampoco que acostumbra a dejarse llevar por las primeras impresiones. Toda decisión que tome, para bien o para mal, siempre estará garantizada por horas de reflexión y de un análisis pormenorizado de cada situación. Justamente por ser tan cerebral y pensante es que el ex volante de Central corre serio riesgo de quedarse afuera del once inicial para el estreno mundialista.
   Ahora, ¿por qué Sampa modificó la determinación de jugar con Lo Celso de entrada?
   La respuesta entra en serio conflicto con el sampaolismo ilustrado. Porque en la decisión no hay memorizada mecanización de movimientos ni una anárquica inspiración. Hay una extraña seducción por el equilibrio. Una palabra que no suele ser muy usada en el vocabulario del DT. Por eso en el caso de Sampa hasta contempla una exageración. La explicación es sencillamente que entendió que para que Argentina logre agarrar de las solapas a Islandia era necesario que el equipo no se quebrara en su eje, sobre todo para que no haya un bache a las espaldas de quienes estarán más pendientes del arco contrario. Esta tarea de fogoneros y de sostén, era más aconsejable que la llevaran adelante Mascherano y Biglia que el pibe Lo Celso. La dupla histórica de la selección suma años, pero también entendimiento para repartirse el ancho de la mitad de la cancha como una primera muralla de contención. El Zurdo los piensa como dos ruedas de auxilio para que Salvio, Di María, Meza, Messi y Agüero pisen el acelerador sin tener que mirar el espejo retrovisor para estar pendientes de lo que ocurre atrás.

   En los últimos informes y videos que observó de Islandia, Sampaoli detectó que es un equipo que difícilmente contraatacará por los laterales, incluso hasta cuando Salvio y Tagliafico estén ocupando posiciones ofensivas. Entonces confía en conformar una red de contención con los zagueros Otamendi y Rojo y la mencionada pareja integrada por Mascherano-Biglia. Todo parece indicar que Sampa apostará por una estructura que reparará más en el orden y la compensación entre las líneas, y esta jugada termina por perjudicar a Lo Celso. Igual, como reflejaron los textos de Ovación desde Rusia, el volante de PSG es uno de los jugadores más mimados por el DT. Si no lo pone en la formación titular contra Islandia, se descuenta que sumará minutos y será una pieza de recambio en todos los partidos que dispute la selección.
   Esta vez, Sampaoli dejó servido con la movida que hizo en la práctica el título para esta crónica: "No Celso" se entiende perfectamente que Gio Lo Celso deberá esperar para tener su primer partido como titular en el Mundial.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});