Ovación

Newell's jugó horrible y fue eliminado de la Copa Argentina

El Newell's de Burgos no mostró rebeldía ni para una mínima reacción y siempre fue inferior a Sarmiento. Lamentable puesta en escena.

Martes 18 de Mayo de 2021

Newell’s fue una sombra, cometió errores garrafales, le faltó juego, no tuvo actitud, terminó con nueve futbolistas y cayó sin atenuantes ante Sarmiento.

El Newell’s de Burgos no jugó a nada. Fue un espanto. Terminó siendo un puñado de pibes dando la cara y jugándose el pellejo en un penoso momento futbolístico leproso. Así de decepcionante fue la eliminación rojinegra, con un equipo que evidentemente tocó fondo y que deberá renacer de cero. Con otra idea, otros intérpretes y otra energía para que Newell’s vuelva a ser Newell’s. Lamentable presente deportivo en el Parque. Cayó con nueve 1 a 0 ante Sarmiento y no hubo milagro en San Nicolás.

En el primer tiempo Newell’s lució atado, le costó asociarse y por ello no logró salir prolijo desde el medio. El rojinegro estuvo siempre muy lejos del área rival. Y encima entregó huecos defensivos más allá de los tres centrales que dispuso Burgos, entre ellos el debutante Facundo Mansilla y el otro juvenil Milton Leyendeker.

Pero la grosería la cometió justamente el de más experiencia y rodaje del fondo. Es que Cristian Lema intentó cruzar para desactivar un ataque de Sarmiento, pero el escurridizo Borasi lo madrugó, le comió la espalda y le robó la pelota para quedar cara a cara con un desesperado Aguerre y tocarla con categoría al primer palo para poner arriba al kiwi de Junín.

Esa falla garrafal de Lema resumió la falta de confianza y seguridad leprosa. El equipo no trasmitió solidez de atrás hacia adelante y por ello atacar fue casi siempre una patriada, más que el fundamento de un engranaje colectivo. Apenas un tiro de Cristaldo, que reapareció tras superar una dolencia muscular, tras una apilada y luego un tiro libre potente de Nacho Scocco fueron las escasas aproximaciones leprosas.

Sarmiento parecía intuir la fragilidad rojinegra y cada vez que aceleraba había sensación de peligro. Pero en la acción menos pensada, cuando Lema tenía la zona controlada, falló en el cierre y Newell’s con todas sus dudas debió sacar del medio a diez minutos para el final de la etapa inicial.

En el complemento salió Pablo Pérez e ingresó el juvenil Sforza. Newell’s entró todavía más impreciso y carente de ideas y encima lo peor estaba por venir. Porque Lema cometió una torpeza y ya amonestado pegó un patadón que le valió la segunda amonestación y la consecuente roja en los pasajes iniciales del segundo tiempo.

Newell’s quedó 4-3-2, con el ingresado Sordo de volante izquierdo. Pero la lepra atentó contra sí mismo. Porque hizo lo peor que puede hacer un equipo con uno menos y perdiendo. No se rebeló, no rompió líneas, no buscó con juego ni en base a pelotazos salvadores. Es más en el complemento Newell’s no generó ninguna aproximación de gol. Un espanto.

Y le tocó debutar a otro juvenil, Patricio Acevedo. Y había más espacio para estar peor. Porque una imprudencia de Julián Fernández dejó a Newell’s con nueve tras una patada descalificadora en la mitad de la cancha. Así llegó el final y otra dura decepción en un semestre en el que Newell’s está en el piso.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario