Central

Mercado con nuevos hábitos de consumo

En Central la búsqueda de refuerzos es por préstamos y no compra, lo que hace que algunas tratativas sean más lentas. Todavía se trabaja por Caruzzo y por el arquero aparecen alternativas.

Viernes 01 de Junio de 2018

En Central saben que deben afrontar el mercado de pases con pasos concretos por expreso pedido de Edgardo Bauza. El entrenador ya realizó un diagnóstico y dejó en claro que el equipo necesita refuerzos, pero las negociaciones que se están llevando a cabo llevan un tránsito cansino. Primero porque la extensión del parate debido al Mundial de Rusia invita a tomarse su tiempo, pero también porque la cuestión económica modificó considerablemente lo que fue el comportamiento de la dirigencia en recesos anteriores. Hoy se buscan varios jugadores, pero no todos podrán llegar a través de una compra del pase. Lo que se está haciendo es trabajar sobre préstamos, lo que indefectiblemente dificulta un poco más la labor tanto del mánager Mauro Cetto como de los propios directivos.

Son claros los casos de dos de los futbolistas que solicitó el Patón Bauza: Matías Caruzzo y Alexander Domínguez. Por ambos hay una traba económica, aunque en el caso del defensor uno de los mayores impedimentos está en que San Lorenzo no muestra demasiada predisposición como para desprenderse del jugador.

Lo cierto es que con dinero en mano, o al menos con la posibilidad de hacerle frente de otra forma a la contratación de los futbolistas, los caminos podrían allanarse considerablemente. Pero esta vez no es el caso.

Hasta aquí Central sólo sumó a Gonzalo Bettini (el ex Banfield ya se hizo la revisión médica y firmó su contrato por un año) y los nombres que quedan en carpeta son los de Caruzzo y el arquero. En este último caso no hubo ningún contacto formal con la gente de Monterrey. Lo que sí está sobre la mesa es el pedido de Bauza, quien lo conoce por haberlo dirigido en Liga Deportiva Universitaria de Quito.

No obstante, se sabe que Monterrey no tiene intenciones de prestarlo, como lo hizo en la temporada pasada con Colón. De hecho, en el sabalero quisieron retenerlo, pero por las pretensiones económicas del club mexicano se le hizo imposible.

Así las cosas, si Central estuviera en condiciones de ir en busca de la ficha del jugador las tratativas podrían resultar mucho más sencilla.

Por las dudas la dirigencia y Cetto manejan algunas otras variantes, al igual que el cuerpo técnico. Es que como informó Ovación hace ya algunos días, Bauza y su entorno se interiorizaron de la situación de Guillermo Sara, quien hoy es suplente de Agustín Rossi en Boca. Es más, desde la dirigencia manejan también algo de información respecto no sólo a las posibilidades económicas de contratarlo sino también a qué cosas debieran ocurrir para que el arquero pueda salir de Boca. La principal, y de eso ya tienen información en Central, es que el club xeneize primero debiera contratar un jugador en ese puesto. En caso contrario, sería imposible pese a cualquier intento del lado de Arroyito.

La situación de Caruzzo es distinta. Central quiere al defensor y el propio jugador está al tanto del interés canalla. Es más, ya hubo una charla con el futbolista y un visto bueno de su parte, sobre todo porque el técnico que lo pidió es Bauza. Pero es San Lorenzo quien hasta aquí se muestra inflexible en la negociación, básicamente por el pedido expreso del entrenador Claudio Biaggio, quien les pidió a los dirigentes que lo retengan porque lo considera importante en el equipo.

De igual forma esto no hace que en Central den por caída la negociación. Consideran que hay algún esfuerzo más que se pueda hacer y en eso se basan para mantener la atención en Caruzzo y no salir rápidamente en busca de otro nombre.


Antes se compraba más

La búsqueda de préstamos difiere claramente de lo que ocurrió, por ejemplo, hace un año, cuando de los seis refuerzos que trajo Central a tres se les compró el pase, tales los casos de Leonardo Gil, Fernando Zampedri y Alfonso Parot. Sí hubo otros tres (Fernando Tobio, Marcelo Ortiz y Santiago Romero) a los que se los trajo en condición de préstamo, pero no es poco el dato de que la mitad de los futbolistas que llegaron aquella vez fue porque se les compró el pase.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});