Newell's

Maradona y Newell's, una historia íntima

Diego siempre reivindicó su vínculo con el club rojinegro, a tal punto que la camiseta que utilizó en el amistoso presentación ante Emelec se la reservó a Fidel Castro

Miércoles 25 de Noviembre de 2020

Un restaurante argentino en pleno Distrito Federal de México asomaba como un oasis en la búsqueda frenética de un asado o algo similar tras tantos días de abstinencia cárnica. Allí, con aroma de parrilla, un mostrador con alfajores santafesinos y un estante con vinos cuyanos, irrumpía en una de las paredes desprovistas de accesorios un cuadro con una fotografía enmarcada prolijamente. La imagen era de Diego Armando Maradona con la camiseta de Newell's. A miles de kilómetros, en tierra azteca, la referencia a Rosario estaba dada por la trascendencia de un hecho histórico.

Un hecho que comenzó el 9 de septiembre de 1993 cuando Diego firmó su contrato con Newell's y fue presentado el 13 en una práctica abierta multitudinaria, donde no hubo un resquicio ante semejante multitud.

Maradona decidió regresar al fútbol argentino después de casi nueve años, y lo hizo en Newell's, tras una logística compleja pero bien resuelta por el Indio Solari, la colaboración del Gringo Giusti y la determinación de Walter Cattáneo.

La llegada de Maradona a Rosario había dejado inconcluso el sueño de varios clubes que pugnaron por tenerlo. Pero Diego optó por Newell's, y su presentación en el Coloso se convirtió en una de las páginas doradas, ya que los miles y miles de hinchas invadieron cada rincón del estadio para ser testigos de un hecho que se convirtió en un sello indeleble. A tal punto que ese 7 de octubre el Emelec de Ecuador fue sólo una excusa para darle forma a un amistoso.

La imagen de Maradona con la camiseta de Newell's disparó un aluvión de compras porque todos querían tener la casaca del Diez.

Maradona alteró el ritmo cardíaco de la ciudad con su sola presencia, como también ocurrió en otras ocasiones cuando el fútbol generó momentos extraordinarios, pero que el mejor jugador del mundo habitara Rosario por elección se convirtió en un episodio memorable.

Sin dudas que los rojinegros hubiesen deseado que Maradona jugara más de cinco partidos en el club, pero con el transcurrir del tiempo se comprendió la significación y trascendencia de su breve paso, porque ese octubre del 93 nació un vínculo formal entre Newell's y Diego que se mantuvo vigente siempre.

Maradona debutó oficialmente el 10 de octubre en el equipo dirigido por Jorge Solari ante a Independiente, y si bien fue con derrota por 3 a 1, el recuerdo remite al inicio formal de la historia en el que Diego hizo algunas jugadas que aún están guardadas en la memoria de los hinchas. Después también jugó contra Belgrano, Gimnasia y Esgrima La Plata, Boca Juniors y Huracán.

Ya sin el Indio como entrenador, y con Jorge Castelli como reemplazante, Maradona, quien había arrancado en Newell's con un amistoso, también cerró su travesía rojinegra con otro partido informal el 26 de enero de 1994, ante Vasco da Gama.

La últimas visitas de Maradona a Rosario como DT de Gimnasia revalidó las credenciales afectivas con la gente de Newell's, subido al balcón del hotel Ros Tower con los hinchas tributándole su reconocimiento incondicional.

Maradona en cada oportunidad hizo público su sentimiento hacia Newell's, y en más de una ocasión expresó su gratitud porque fue el club que le permitió regresar al fútbol argentino luego de tantos años de exilio deportivo.

A tal punto fue una relación íntima entre Maradona y Newell's, que tras aquel partido amistoso con Emelec, muchos jugadores ecuatorianos quisieron su camiseta, pero no tuvieron suerte porque el Diez se la había prometido a su amigo Fidel Castro.

Vaya paradojas del destino, Maradona murió este miércoles 25 de noviembre, justo cuando se cumplen cuatro años del fallecimiento del líder cubano. A quien le reservó su camiseta de Newell's.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario