Ovación

Leo Messi, un prisionero de Barcelona

Leo Messi comunicó que seguirá en Barcelona, pero por obligación del contrato y contra su voluntad. Eligió la paz conveniente para no desatar una guerra legal

Sábado 05 de Septiembre de 2020

El desenlace de la historia oficial arroja que Lionel Messi se quedará jugando en Barcelona hasta cumplir su contrato que caduca a mediados del año que viene. El mismo crack rosarino reconoció ayer que continuará luciendo la camiseta número diez blaugrana, a la que llenó de gloria, títulos y donde condujo un ciclo extraordinario que quedó guardado para siempre en la historia grande del fútbol mundial. Pero no todo es color de rosas para Leo. Porque su estadía en el club culé es, según lo que se desprende de sus propias palabras (“me quería ir”) muy forzada y con el sólo objetivo de respetar el vínculo contractual y evitar una batalla judicial. Una permanencia de compromiso de Leo en Barcelona que está muy lejos de ser producto de la felicidad de seguir allí y de encarar nuevos desafíos.

   No hay ninguna duda de que Messi se sintió un rehén en este momento del Barcelona, que se quedó contra su voluntad, que su deseo era reinventarse como jugador con otra camiseta. Prefirió dar marcha atrás en este anhelo personal, priorizó no entrar en una guerra de abogados con el club y paró la pelota. Porque está clarísimo que Messi es el jugador con más peso específico del mundo, pero, a la vez, Barça es un monstruo grande que pisa fuerte y le iba a empiojar al máximo la salida. Leo sigue, pero hoy con semblante apesadumbrado. Buscó la solución menos traumática y puso por encima la paz para no declarar la guerra.

Messi buscó hacer pesar el derecho que creía lo amparaba de salir en este receso que se retrasó por la pandemia  Messi buscó hacer pesar el derecho que creía lo amparaba de salir en este receso que se retrasó por la pandemia. Barcelona se plantó en que para hacerlo debió avisar a mediados de año y lo amenazó con llevarlo al banquillo a “jugar” un partido legal. Leo no estaba dispuesto a meterse en un expediente judicial, que aunque le terminara dando la razón lo llevaría a un escenario impropio que no es el que quiere ni sabe gambetear. Por eso se quedó en Barça, además de escuchar el pedido de sus hijos de no sufrir el desarraigo de cambiar de ciudad.

Ahora la selección

   Cuando el poder de arriba amenaza y se activa hasta Messi debe retroceder. Y el rosarino consideró que debió tragar saliva, morderse los labios, ajustarse el cinturón y seguir haciendo lo que mejor sabe, que es jugar al fútbol. Evitó la batalla legal, aunque disparó munición gruesa contra Bartomeu y compañía en el discurso, pero sin quitarse la pilcha del Barça. Optó por no forzar su salida a cualquier precio.

Entrevista a Messi: "Jamás iría a juicio contra el club de mi vida, por eso me voy a quedar"

   Incluso los clubes que estaban interesados en sus servicios también quedaron a mitad del río. Ninguno se la jugó para contratarlo y defenderlo legalmente ante la Fifa y la Justicia. Ni los poderosos Manchester City inglés de Guardiola ni el PSG francés se metieron en el barro. Leo quedó encerrado en un laberinto y asumió que la única salida era pintándose la cara. Por eso optó por esperar a cumplir con el contrato y después sí tendrás las manos libres para decidir su camino.

 A veces es de inteligente no ir al choque y esquivar el impacto con el colectivo de frente. Esto fue lo que hizo Leo  A veces es de inteligente no ir al choque y esquivar el impacto con el colectivo de frente. Esto fue lo que hizo Leo. Habrá que ver cómo sigue la relación entre Messi y la conducción del Barça, que evidentemente está quebrada. Se descuenta que el rosarino dará todo dentro de la cancha, aunque se sabe que para rendir al máximo un jugador debe estar feliz y hoy Leo está lejos de esta sensación. ¿Le sirve al Barcelona un Messi apesadumbrado? Tal vez desde lo económico sí para seguir facturando, pero desde lo deportivo en los últimos años quedó claro que no.

messitapa2.jpeg

   ¿Y Newell’s? Siempre será una válvula de escape a futuro para Leo, tanto en lo afectivo como en lo futbolístico. Quizá esta vez el diez experimentó que la ciudad de Barcelona que tanto lo supo abrazar durante veinte años, en este presente en que se definía su futuro no lo protegió como se merecía. Y que en el Parque jamás lo dejarán aislado ni pondrán en duda el amor que le dispensan.

   ¿Y Newell's? Siempre será una válvula de escape a futuro para Leo, tanto en lo afectivo como en lo futbolístico Messi seguirá jugando en el Barça, pero para gravitar al máximo deberá recuperar una felicidad y una motivación hacia el club que él mismo confesó que perdió. El DT neerlandés Ronald Koeman lo espera desde hoy para entrenar en la Ciudad Deportiva de Sant Joan Despí. La novela terminó. ¿Terminó? ¿Con qué costo? Nunca es bueno seguir en un sitio solo por obligación.

messitapa.jpeg

Antes de seguir cruzó a la Liga

Antes de oficializar su continuidad en Barcelona, Lionel Messi hizo público un comunicado en el que criticó la “parcialidad” de La Liga española e insistió en que el contrato con el club catalán lo exime de pagar los 700 millones de euros de su cláusula de rescisión si su voluntad era marcharse tras la temporada que acaba de finalizar.

   Por medio de una carta firmada por su padre y representante, Jorge Messi, el capitán argentino respondió al presidente de La Liga española, Javier Tebas, quien el domingo pasado emitió un comunicado posicionándose a favor del Barcelona y amenazando con no autorizar el trámite de baja federativa para su traspaso si no pagaba la millonaria cláusula de rescisión de su contrato.

   En la misiva, Jorge Messi señaló que “al margen de la parcialidad” por el rol que desempaña La Liga en cuanto a que defiende los intereses de los clubes asociados, consideró “un error evidente” que hayan afirmado que el contrato entre el 10 y el Barcelona cuente con una “cláusula de rescisión aplicable en caso de que el jugador decidiera instar la extinción unilateral del mismo, con efectos a partir de la finalización de la temporada deportiva 2019/20”.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS