Newell's

"Le hice juicio a López porque nunca cobré", contó Ribecca

El ex DT de Newell's en la actualidad atiende la carnicería de su hijo en Coronel Bogado. En diálogo con Ovación repasó su paso por la entidad del Parque y habló de sus equivocaciones al aceptar sus compañeros de cuerpo técnico, entre otros temas.

Jueves 19 de Abril de 2018

¿Qué es de tu vida?
Estoy en el pueblo, Coronel Bogado, tranquilo, descansando y trabajando en un negocio de mi hijo, al que le doy una mano. Atiendo la carnicería y disfruto de los nietos, que es lo más lindo que te da la vida. Y esperando que si en algún momento sale alguna propuesta volver a dirigir.


Llama la atención verte detrás de un mostrador, cortando la carne y atendiendo a la gente.
Sabés lo que pasa, que toda mi vida me enloqueció esto. Cuando mi hijo se tuvo que ir nos pidió que le diéramos una mano y lo hago porque me gusta. Encima, el negocio anda muy bien, viene mucha gente y seguimos para adelante.


Entonces sos un gran "llamador" de clientes.
El negocio se llama Mercado de Carnes Esteban Ribeca, pero a los clientes les digo que es una boutique de la carne. Es un pueblo chico y la pasamos bien porque se vive tranquilo. Nada que ver con lo que sucede en la ciudad.

También seguís con tu otra vocación, los pájaros.
Sí, siempre tengo. A veces digo que voy a dejar todo eso, pero lo disfruto. Los atiendo y me tiene entretenido todo el día.


¿Es una paz que lográs y que en el fútbol no se obtiene por las exigencias?

No. Hace un par de años que no dirijo, pero hoy es peor que nunca. La gente es muy crítica y nosotros, los que estamos dentro de la cancha, somos el centro para que se desahoguen todos. No es fácil. Se sufre mucho. El jugador no tanto porque cuando entra a la cancha y corre deja todo eso de lado, pero el entrenador es el centro de todos los insultos. Esto, la tranquilidad del pueblo, no tiene precio.

Estuviste mucho tiempo en Newell's. Ahora a la distancia, ¿qué análisis haces de tu paso por el club?
A Newell's lo adoro porque me dio la posibilidad de ser jugador, de disfrutar muchas cosas, estar entre los primeros campeones en el 74 y con un DT que era amigo nuestro (Juan Carlos Montes). Me dio la chance de conocer gente extraordinaria como Marito Zanabria, Tito Rebottaro, Carlos Picerni, entre otros tantos. Después me surgió la chance de dirigir primera, algo soñado para mí. A lo mejor tomé decisiones equivocadas, pero lo disfruté.


ribeca1.PNG


¿Qué decisiones equivocadas?
Y... como que el entonces presidente Eduardo López me pusiera al preparador físico y al ayudante. Yo por las ganas de dirigir acepté y ese fue un error que no debe cometer nadie. Al lado tuyo debés tener gente confiable, que te va a defender a morir. Yo tenía un ayudante, Pomelo Marini, que era un pibe espectacular, pero lo tenía allá lejos. Igual que el PF chileno Manuel Astorga. Después que pasan las cosas uno las reconoce. Tuve la suerte de dirigir al Burrito Ortega, una persona extraordinaria más allá de sus cuestiones personales. Al Colo Ré, Rosada, Luciano Vella, Maidana, Villar, Belluschi. Todos muchachos geniales.

Pero el Burrito te hacía renegar.
(Se ríe) Bueno, a veces desaparecía, pero en la cancha rendía. Una vez lo cité para una concentración y no apareció. Llamé a otro jugador en su lugar y después apareció y quiso viajar. Le dije que había convocado a otro, pero me dijo que nos quería acompañar. Era dócil. Tal vez tomaba un poquito, pero lo hacía para agarrar coraje y sacarse cierto miedo. Es tan buen tipo que pasaba desapercibido en todos lados. Y eso que era un ídolo tremendo, de todo el mundo. Cuando fuimos a Mar del Plata a una pretemporada no quería salir. Lo veía tan humilde y vergonzoso que tal vez lo hacía por eso.

Después tuviste problemas con López, ¿cómo quedó esa relación?
Le hice juicio a él porque no me pagó nunca.

¿Nunca cobraste nada?
Me dio algunos cheques y cuando los fui a cobrar rebotaron. Le dije que necesitaba la plata porque viajaba todos los días. Me dio valores personales. En Bogado le dije a un amigo del banco que averiguara cómo estaba la cuenta corriente. Me dijo que la situación uno es más o menos, la dos es un desastre, pero este (López) estaba en situación cinco. Así que recién lo cobré a ese cheque con el juicio. Del resto nunca cobré nada.

Estuviste menos de un año en el cargo.
Sí, me había dicho que dirigiera un año porque luego iba a venir el chileno Juvenal Olmos. Cuando lo contrató me pidió que me quedara en el club porque le gustaba mi trabajo, pero luego me mató porque le hice juicio. Fui veinte veces a cobrar. Y después de 13 años aún sigo esperando. El juicio salió a favor mío, pero hasta ahora sigo esperando. Me dio lástima porque tuve que hacerle juicio a Newell's, pero yo digo que fui el único que le hizo juicio a López. Los demás se animaron cuando él se fue.

¿Tuviste algún problema después de eso?
No lo vi más. Cuando vino Nery Pumpido me pidió que me quedara, pero veía que él cobraba como otros y yo no, entonces opté por mandar un telegrama que si no me pagaba me consideraba despedido. No me pagó y no fui más. Con la barra nunca tuve problemas. Lo único es que me mató porque dijo que hice mala praxis.

Eso fue algo insólito en el fútbol. Te envió un telegrama acusándote de mala praxis porque te había dado el equipo campeón.
Si yo hice eso con 25 puntos, entonces los que sacan 14, ¿qué son? ¿Asesinos del fútbol? Además, él me dijo que debía sacar 24 y yo obtuve uno más. Fue todo rencor porque lo enfrenté, algo a lo que nadie se animó.

¿Hay un antes y después de la era López? ¿Lo considerás que su manera de manejarse era dictatorial?
Seguro. El hacía lo que quería, los socios no tenían derecho a nada. Me da pena como hincha de Newell's. Por ahí me da vergüenza porque ahora se habla de Ñuls que es un desastre. Y no es bueno. Hay gente que me dice "Newell's desaparece".

¿Por qué crees que pasa eso?
Porque hay malos manejos. No creía mucho en los mánager, pero son importantes siempre. Siempre y cuando sean honestos y vean bien el fútbol.

El tema honestidad es un problema.
Es muy difícil encontrarla. En épocas de refuerzos uno no puede traer 10 jugadores, hay que contratar a tres y que sean titulares. Que me den la seguridad que son de categoría y no diez medio pelo. ¡Cómo puede ser que Newell's no tenga en inferiores jugadores como los que están en primera división!

¿Por qué no salen? ¿Porque no hay o porque el trabajo que se realiza no es bueno?
Cuando trabajaba en las inferiores de Unión el club buscaba resultados. Yo digo que el mismo es que todos los años suban dos o tres jugadores. Si salís campeón con la quinta nadie se entera. No pasa nada. Se buscan resultados y se olvidan de preparar a un jugador con vista a la primera. Hay que trabajar con la idea del DT de primera. Si Newell's trae 10 futbolistas muchos padres van a pensar antes de traer un chico al club. En mi época en reserva cerraba los ojos y sacaba jugadores. No hay defensores, eso es increíble. Me da mucha pena.

Hoy está en el tapete lo que pasó con chicos abusados en las inferiores de Independiente. ¿Qué análisis hiciste del tema?
Me sorprendió. No debería suceder eso, más en futbolistas que tenés en tu club en una pensión. No se puede descuidar a nadie. Es una falta de responsabilidad.

Antes recordabas que fuiste campeón en el 74, ¿te sentís reconocido u olvidado?
Con el hincha de Newell's no tanto. Sé que nos recordamos, pero todo nace de ex compañeros para juntarnos. Estuve en Newell's dirigiendo y si bien no fui brillante de local no perdí ningún partido, le gané a todos los grandes. Y que te insulten duele. No fui ídolo total o jugador extraordinario, tal vez a otro lo hubieran bancado más. Me he peleado con hinchas porque soy muy calentón, ja. Te cuento algo. Recuerdo a un tipo extraordinario como Juan Esnaider. Cuando arreglé con López le dije que si me traía un 9 que me garantizara nueve goles íbamos a estar arriba. Me lo trajo a él, pero le dije que estaba atado con alambres porque venía de lesiones. Nunca me olvido que a Colón le estábamos ganando 1 a 0 en el Coloso y me daba cuenta que no nos iban a empatar. Se lesionó Rubén Capria y lo puse a Esnaider. En la platea me gritaban: "No seas cagón, ponelo a Esnaider". Hubo un córner, la quiso sacar y la clavó en el ángulo. Me di vuelta y les dije a los que me gritaban: "Ahí lo tienen a Esnaider la p. que los p..,", ja.


¿Qué jugador te maravilló?
El Billy Rodas, un jugador extraordinario. Dios le dio todo en los pies y le faltó un poco en la cabeza. Ser más inteligente, hubiese sido de selección y habría estado a la altura de Messi y Maradona. Una bestia por las condiciones que tenía. Leo Ponzio, maravilloso. Y Damián Steinert. No sé si tenía miedo escénico, pero las cosas que hacía era de otro planeta.

¿Cuál fue tu mayor decepción?
Viví malos momentos cuando me fui y el presidente no me valoró porque dijo que hice mala praxis. Me decepcionó totalmente. Pero tuve la suerte de convivir con muchachos macanudos.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario