Rusia 2018

Es difícil que Sampaoli siga con tantos frentes abiertos

Un comunicado de la AFA desmintió que los jugadores le pidieron al Zurdo no dirigir ante Nigeria y que su lugar lo ocupe Burruchaga, el actual mánager.

Sábado 23 de Junio de 2018

Jorge Sampaoli ya no necesita que nadie le explique que su proyecto como técnico de la selección argentina está fracasando estrepitosamente. Los desaguisados tácticos y estratégicos que cometió ante Islandia y Croacia hablan por sí solos. Con lo que hizo, ya no tiene fuerzas para defenderse y además es indefendible desde todo punto de vista. De hecho, en la conferencia de prensa en Nizhny Nóvgorod se tiró tierra solo cuando dijo que realizó una lectura errónea del partido. Pero de ahí a decir, como se aseguró durante todo el día de ayer, que los jugadores le pidieron que no dirija el martes ante Nigeria es darle dimensión de información a una verdadera falacia. Ningún futbolista, después del baile que se comieron ante Croacia, tenía ni ánimo para sentarse frente al Zurdo y pedirle la cabeza o que diera un paso al costado. Además, con qué cara podrían haberlo hecho si por el desfiladero pasaron todos. No se salvó ninguno. Y el primero en la fila fue Lionel Messi.

"No había ganas de nada. Estábamos muertos todos", fue la respuesta que le dio un jugador a uno de los enviados especiales que está realizando la cobertura de los pasos de la selección argentina en Bronnitsy.

Igual, no hay que hacer un doctorado en convivencia para entender que a Sampaoli cada vez le cuesta más ejercer el rol de conductor con el buzo de la selección. El estilo de Sampa para administrar egos adentro de un vestuario es aconsejable solamente cuando tenés la complicidad de los resultados. Cuando la cosa viene tan torcida como ahora, ser tan jugadorista se transforma en un bumerán porque el futbolista empieza a no creerte, a mirarte de reojo y termina por soltarte la mano.

Encima, el Zurdo tiene todo en contra. Porque el jugador también siente que lo confunde con tantos cambios de un partido a otro. Por ejemplo, ya trascendió que Franco Armani podría ser el arquero contra Nigeria en lugar de Wilfredo Caballero, quien se mandó un terrible macanón en el primer gol de Croacia.

También se habló de una nueva pelea del casildense con su ayudante de campo Sebastián Beccacece. Lo cierto es que no pasó más allá de una discusión, como tantas tienen dos personas que están todo el día juntos y siempre aparecen algunos roces.

De cualquier modo existen demasiados frentes abiertos en plena disputa del Mundial y con una eliminación en primera ronda como posibilidad latente (ver las chances en página 3). Ante ese tablero de acción, las fichas que se jugaron el viernes a la madrugada tras el bochornoso 3-0 ante los croatas, hablaban del rumor que los jugadores le habían pedido al presidente de la AFA, Claudio Tapia, que pensara en sustituir a Sampaoli y hacerlo dirigir contra Nigeria a Jorge Burruchaga, actual mánager de la selección argentina, quien es técnico y entre sus antecedentes en la selección tiene nada menos que el orgullo de haber convertido el 3-2 con el que Argentina fue campeona del mundo en México 86.

Nada más alejado de la realidad. Tapia nunca pensó en echarlo a Sampaoli. Menos en pleno Mundial. Si alguna vez se le cruzó por la cabeza, Chiqui no lo haría en la previa de un partido en el que la selección se juega todo para clasificar a octavos.

El presidente de la AFA tiene todo el tiempo presente el escándalo planetario que generó durante el Mundial la destitución de Julen Lopetegui como entrenador de la selección de España. En ese sentido, Chiqui cuida las formas y nunca tomaría una determinación semejante.

El debate sobre la continuidad de Sampaoli recién se abrirá cuando termine el Mundial. Ahora es una cuestión esencialmente de conveniencia y competencia (anoche sí hubo una reunión, ver aparte). Tapia no está conforme con el trabajo de Sampaoli y se lo hace saber en las largas charlas que mantienen en la concentración en Bronnitsy. Además, el Zurdo tiene contrato hasta 2022 y echarlo significaría pagar una indemnización cercana a los 20 millones de dólares. Seguramente cuando pase el Mundial y las aguas se tranquilicen o se enturbien más todavía, Tapia hablará con Sampaoli y si arreglan interrumpir el contrato, lo harán de común acuerdo.

Parte de prensa oficial

Por lo pronto, ayer pasado el mediodía salió un parte de prensa de la AFA "para desterrar ese rumor que instalaron ayer (por el viernes a la madrugada) que le pidieron a Sampaoli que no dirija ante Nigeria y que esté Burruchaga. Es absolutamente falso. Todo esto se habló de que estuvimos reunidos los jugadores y demás, es todo falso. Esta madrugada llegamos, cenamos y todos rápidamente fueron a descansar. Pero es importante que sepan que eso que se dijo es falso", rezaba el texto que trascendió desde la AFA. Y esto quedó demostrado en que la charla fue a última hora de la noche de ayer en Bronnitsy.

Más allá de esta desmentida oficial, cada vez es más difícil asegurar que Sampaoli seguirá siendo el técnico de la selección argentina luego de la participación en el Mundial.

En el mundo de los trascendidos suena cada vez más fuerte que no seguiría. No obstante, ese final estaría directamente ligado con la continuidad de la selección argentina en Rusia. Si se va en primera ronda, la permanencia del Zurdo se tornaría insostenible para el presidente de la AFA. Distinto sería el contexto con Argentina avanzando en la competencia y llegando a instancias finales. Hoy eso parece una utopía porque el equipo está desahuciado y extraviado. Y Sampaoli no le escapa a esta realidad. Por eso es tan difícil que siga siendo el entrenador como que Argentina se consagre campeón del mundo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario