Ovación

En Bahía Blanca, Olimpo se hizo fuerte y derrotó a Belgrano

El equipo de Cristian Díaz consiguió un gran triunfo como local, al imponerse por 2-0 con goles de Amoroso y el uruguayo Míguez. La visita tuvo una tarde para el olvido.

Sábado 12 de Marzo de 2016

Conservando el invicto desde el arribo de Cristian Díaz a la dirección técnica, Olimpo derrotó a Belgrano por 2-0 al cabo de un discreto encuentro disputado esta tarde en el estadio “Roberto Natalio Carminatti”, en el marco de la séptima jornada de la zona 1 del campeonato. Joel Amoroso inauguró el marcador a los 10 minutos del complemento para el dueño casa, mientras que el uruguayo Pablo Míguez, a los 40, alargó las cifras.

Un primer tiempo soporífero y sin matices sumado al mal estado de campo de juego debido a la instalación de un flamante sistema de riego, se aunaron para provocar un bostezo generalizado. Durante los primeros cuarenta y cinco minutos se prestaron el balón y no fueron capaces de generar una sola situación de riesgo concreto en ambas vallas. Solo algún aporte técnico del recuperado Bolatti que no halló correspondencia en ninguno de sus compañeros puede consignarse como una excepción a tamaña muestra de desprecio por el juego asociado esgrimida por sendos conjuntos.

Un Belgrano muy disminuido con respecto a formaciones recientes parece haber perdido el tren al momento de dar un imprescindible salto de calidad frente a un Olimpo que anda siempre con lo puesto desde que ancló en la división superior, se encargaron de retirarse al entretiempo con la mochila de haber aburrido a la aceptable concurrencia que se dio cita en el estadio.

El descontextualizado golazo de Amoroso apenas iniciado el complemento, quien derrotó a Olave con un potente remate desde fuera del área, generó que el visitante se aparte de su primigenia cautela para intentar nivelar el score. Pudo haber conseguido ese objetivo a través del volante Etevenaux a los 29 minutos, quien con el arco a su merced terminó rematando muy por encima del horizontal.

No hubiera sido justo un eventual empate “Pirata” ya que dentro de la mediocridad que se hizo carne en ambas propuestas el dueño de casa se insinuó ligeramente más compacto que su adversario.

Plenamente consciente de los problemas de su equipo para llegarle a Olave el entrenador Díaz pergeñó una férrea resistencia desde las sustituciones viéndose favorecido por la tibieza de un “celeste” que parece extrañar en demasía a su antiguo generador de juego Zelarayán. El postrero tanto de Míguez, tras aprovechar una asistencia de Moiraghi (la figura de la cancha), no hizo más que premiar a un anfitrión que terminó con una mejor imagen frente a un Belgrano que lució tan desorientado como su adusto entrenador, quien a juzgar por su rostro al término del partido intentará revertir de manera urgente la falta de reacción de sus jugadores.

Los goles de la tarde bahiense

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario