Rusia 2018

Empieza a encastrar las fichas en el lugar que van

Sampaoli saca y pone en los entrenamientos, aunque ya tendría definido a los nombres para el debut contra Islandia.

Martes 12 de Junio de 2018

Siempre hay que partir sobre la base que Argentina es Messi. Aquel que discuta esta sentencia no entiende nada de lo que se está hablando. Sin Leo, el proyecto que quiere encarar Jorge Sampaoli para afrontar el Mundial 2018 se descascara. El Zurdo podrá realizar cambios, gestionar estrategias y probar modificaciones. De hecho, lo hizo en la práctica mañanera de ayer en el centro de entrenamiento de Bronnitsy, ya que la de la tarde fue un show al que asistieron periodistas y público (ver aparte). Pero hace tiempo que el técnico casildense se convenció de que en ninguna búsqueda encontrará jerarquías alternativas que le den espesura a la pretensión madre sin la presencia de Messi. Por eso todo lo que haga o proponga sólo perseguirá el objetivo de darle certezas al equipo, pero siempre con Messi adentro. A tal punto que el capitán no tiene derecho ni a resfriarse durante el transcurso de la competencia. Ojalá que Dios y todos los santos, para los que son católicos claro, no lo permitan, porque si ocurre eso Argentina descenderá raudamente al lote de los equipos que están incapacitados para levantar el título.

Por lo pronto, el debut contra Islandia se viene encima y Sampa ordena las piezas que más sueltas tiene para que el funcionamiento no le siga crujiendo, como ocurrió en la catastrófica goleada sufrida ante España o en otros amistosos en los que la selección se pareció más a un compartimento estanco que a un equipo. Volviendo a la práctica matutina de ayer, el DT introdujo variantes de momento, pero también con la mente puesta en torcerles la fuerza de voluntad que mostrarán los vikingos. Puso a Eduardo Salvio de marcador de punta derecho, ubicó a Agüero como nueve en lugar de Higuaín y a Biglia como ladero de Mascherano. Pero este último movimiento lo hizo más pensando en el futuro, ya que en el estreno el volante de conexión con Messi y Di María será Lo Celso, como bien se escribió en la edición del lunes en las páginas de Ovación. La misma línea de pensamiento habría que utilizar para posicionar a Mercado, quien ya está entrenando junto al resto luego de una lesión en la espalda, aunque la presencia de Salvio gana adeptos porque Sampa supone que Islandia se colgará del travesaño. Y cuando un adversario entrega pelota y campo, la receta es zarandearlo y llenarlo de magullones por los costados. Y para desarrollar ese juego, Salvio tiene más vocación ofensiva que Mercado por la sencilla razón que es un volante natural y siente menos la marca que el ex defensor de River.

El nombre y apellido del arquero que se parará bajo los tres palos ante Islandia fue un tema que con el paso de los días se desinfló como un globo de cumpleaños. Provocó más cimbronazo la desafectación de Sergio Romero que la chance de que Franco Armani se quede con el puesto. Todo indica que afuera Chiquito, la sucesión la encarnará Wilfredo Caballero. Los motivos podrían buscarse primero en lo futbolístico y luego en lo grupal. Willy maneja mejor la salida limpia con los pies que el uno de River y esa cualidad es indispensable para lo que pretende el DT casildense. Cuando ayer los arqueros se quedaron después de hora jugando un tenis-fútbol se notó que Caballero muestra más sensibilidad en los pies que Armani. Muy diferentes se vieron las imágenes cuando los mismos protagonistas fueron literalmente sometidos a remates desde el borde del área 18 y ahí sí Armani demostró que tiene los reflejos y la elasticidad de un gato. La pareja de zagueros centrales está bastante clara con Otamendi y Rojo, quien le habría ganado la batalla a Fazio, y el lateral izquierdo es propiedad de Tagliafico. Dos turbinas por los andariveles con Salvio o Mercado y Tagliafico, y una dupla de zagueros de corte inglés porque Otamendi juega en Manchester City y Rojo en el Manchester United.

Habrá que hacerse al pensamiento de que Argentina, siempre y cuando pueda y el rival de turno se lo permita, ensayará una propuesta arrojada, con la paciencia incorporada para que la pelota sea el vehículo de las intenciones. Y en ese escenario de acción, Lo Celso es un jugador más apto que Biglia. Igual, el volante de Milan es un integrante fuerte de la guardia pretoriana que Sampaoli valora mucho. No por nada lo esperó hasta último momento y lo incluyó en la lista mundialista cuando todavía se estaba recuperando de la fractura de dos vértebras lumbares. Lo que sí ya parece tener definido son los costados del mediocampo. En la parcela del campo donde Sampa cree que su equipo empieza a articularse, ya decidió que Meza se mueva por la derecha y Di María por la izquierda. Mascherano de eje central, Lo Celso unos metros más adelantado y Meza y Di María haciendo de pistones por los andariveles. La formación anda por ahí, a no ser que al entrenador lo asalte alguna situación que lo obligue a cambiar. Messi se ubicará delante de esta línea de volantes, por si hace falta nombrarlo, y Agüero será el único atacante definido. Para Sampa, el Kun es una debilidad. Por eso no es noticia que lo haya elegido antes que a Higuaín. Simplemente esperó que estuviera en perfectas condiciones y ya en los últimos días de concentración en Barcelona terminó de cocinar la idea. Un rápido repaso en limpio de la probable formación para cortar la cinta del torneo el sábado 16 contra Islandia sería la siguiente: Caballero; Salvio o Mercado, Otamendi, Rojo y Tagliafico; Meza, Mascherano, Lo Celso y Di María; Messi; Agüero.

Todavía quedan por realizar varios entrenamientos en una de las canchas del complejo Bronnitsy, pero no sería descartable que Sampaoli siga con la modalidad de las pruebas. Al Zurdo le encanta armar y desarmar rompecabezas, aunque a medida que se acerca el día del debut las fichas ya las encastra en el lugar donde van.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario