Ovación

El volante uruguayo Nicolás Freitas acordó su incorporación a Central

Si no sucede nada raro que intervenga en la negociación, Central cerraría hoy la llegada de su nuevo refuerzo, un volante central uruguayo que militó la última temporada en Peñarol.

Miércoles 25 de Julio de 2012

Si no sucede nada raro que intervenga en la negociación, Rosario Central cerraría hoy la llegada de un nuevo refuerzo. Se trata de Nicolás Freitas, un volante central uruguayo que militó la última temporada en Peñarol, pero cuyos derechos federativos pertenecen a Everton de Chile. Este es el futbolista que Miguel Angel Russo y el mánager Gonzalo Belloso tenían acordado y por el que vienen negociando hace ya más de una semana. El jugador llegaría hoy a Rosario y después de firmar el contrato (un año a préstamo) se pondría bajo las órdenes del entrenador.

Teniendo en cuenta la lesión de Julio Mozzo, quien no llegaría al ciento por ciento desde lo físico para el inicio del campeonato, Russo le solicitó a la dirigencia ir en busca de un mediocampista central. Hasta ayer lo único que se sabía es que era uruguayo, pero el nombre salió a la luz. Desde Uruguay le confirmaron a Ovación que las charlas con el jugador ya llevaban varios días. En principio estaría todo acordado de palabra y lo único que faltaría sería, nada más ni nada menos, que estampar la firma en el contrato. Eso sucedería hoy, luego de que el volante cumpla con la revisión médica correspondiente.

Freitas, de 25 años, inició su carrera en Bella Vista de Montevideo (2006/08), hasta que Everton compró una parte de su pase. En el fútbol chileno jugó entre 2009 y 2010 y luego pasó a préstamo a Peñarol, donde militó la última temporada. Con el Carbonero jugó la última edición de la Copa Libertadores.

Se trata de un típico volante central, con mucha marca. Quienes lo conocen advierten que sus características son similares a las del propio Mozzo. Por supuesto la incógnita está en saber cómo se acomodará al fútbol argentino. Más allá de eso, Russo solicitó muchas referencias y después de un análisis exhaustivo les pidió a los dirigentes que hicieran el intento por contratarlo.

Su préstamo con Peñarol se venció el pasado 30 de junio y la idea del club uruguayo era retenerlo, pero el arreglo que había entre las partes contemplaba que si había alguna otra oferta no iba a seguir en Uruguay.

Algunas de las fuentes consultadas del lado uruguayo hablaron de que es "un volante central con mucha marca, aguerrido y que se hace muy fuerte en la mitad de la cancha. Además tiene la particularidad de que juega bien por abajo y, debido a su contextura física (mide 1,82 metro) tiene un gran juego aéreo. En la última Copa Libertadores fue clave en el equipo. Peñarol no anduvo muy bien, pero él siempre se las ingenió para sobresalir. Fue uno de los puntales". El mismo interlocutor señaló que "tiene liderazgo y voz de mando".

En fútbol hasta que los acuerdos no sean llevados a los papeles las operaciones nunca deben darse por cerradas, pero según las informaciones surgidas ayer su llegada estaría sellada. De esta forma, el técnico canalla tendrá su séptimo refuerzo (además de los que renovaron), que llegará para ocupar la vacante del lesionado Julio Mozzo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario