Ovación

Demichelis habló de la chance de llegar a Central y luego lo desmintió

Declaraciones relacionadas con Central que publicó un sitio inglés repercutieron en Rosario, pero el defensor, recién llegado a Inglaterra, le confió a Ovación que nunca habló del Canalla.

Viernes 20 de Noviembre de 2015

“No hablé con ningún periodista y no voy a hablar”. La respuesta de Martín Demichelis a Ovación fue contundente. Fue en referencia a las declaraciones del defensor que trascendieron ayer en las que hace alusión al interés de Rosario Central, pero que según el propio jugador, jamás existieron. Hayan existido o no, el mundo canalla en cierta forma se alborotó. Es que allí, supuestamente, reconocía el contacto con Eduardo Coudet y expresaba algunas otras consideraciones sobre el equipo de Arroyito, incluso lo que tenía que ver con el desafío de la próxima Copa Libertadores de América.
  Demichelis llegó a Inglaterra ayer después de haber formado parte del seleccionado argentino que jugó frente a Brasil y Colombia por las eliminatorias. Casi en el mismo momento en que el defensor tocaba suelo inglés, los distintos portales de internet comenzaban a darle relevancia a esas supuestas declaraciones que fueron publicadas por el sitio espnfc.com.
  En ese texto, además de hablar sobre su presente en Manchester City, se citaron frases sobre un posible traspaso a Central. Y eso fue lo que molestó al jugador, quien mostró sorpresa y cierto enojo, remarcando que no había hablado con ningún periodista.
  ¿Qué se había publicado en el portal de Espn? “Por supuesto que no tendría ningún problema en jugar la Libertadores, pero como he dicho antes que no depende de mí”. La declaración claramente apuntada a una de las competencias a la que deberá hacerle frente el conjunto canalla a partir de febrero de 2016.
  “He oído algunas cosas en la prensa (sobre el interés de Central), pero no demasiado”. “Coudet y yo hemos sido compañeros en River Plate y tuvimos un muy buen tiempo allí”. “Lo conozco y sé que está haciendo su primera temporada como entrenador y lo está haciendo muy bien”. “Yo podría pensar en ello (sobre un posible regreso a la Argentina), pero no depende de mí. Por lo que sé, primero Central tiene que transferir un defensor central que tiene un futuro europeo. Entonces los clubes tienen que negociar entre ellos”. “Estoy bien donde estoy en este momento. Si mi equipo actual llega a un acuerdo entonces voy a ver en ese momento”. “Tengo que respetar lo que decida mi club. Estoy bajo contrato en Manchester City, así que supongo que si Central inicia negociaciones serán considerados, pero no puedo decir que me quiero ir allí si no existe un acuerdo entre ambos clubes”. “Lo único que puedo decir por el momento es que estoy en Manchester City, hemos empezado la temporada muy bien, así que mi mente ha de estar centrado en mi equipo”. Estas declaraciones son las que rebotaron en todos los medios. Es que Demichelis había hablado por primera vez del interés canalla.
  Mientras eso sucedía, el defensor le confiaba a este diario que estaba recién llegado a Inglaterra y que ni siquiera había tenido tiempo de ver al entrenador (Manuel Pellegrini), al tiempo que insistía que “jamás” hablé de Central.
  Hasta acá lo que hay en concreto es que Coudet habló con Demichelis y que lo tentó para sumarse al equipo en su intención sumarlo para afrontar la Libertadores del próximo año. Tal vez creyendo que la partida de Alejandro Donatti era cosa juzgada, pese a que hoy ya parece no ser así. Incluso los dirigentes confirmaron el contacto entre el técnico canalla y el defensor, quienes fueron compañeros en el River campeón del torneo Clausura 2002.
  Después, lo que ya se conoce. Demichelis (35 años) tiene contrato con Manchester hasta junio de 2016 y más allá del deseo del entrenador auriazul hay sinfín de obstáculos que sortear para que el defensor pueda pegar la vuelta a Argentina y a Arroyito más precisamente. Por el momento es más lo que se habla que lo que se ejecuta. Y en el medio esas declaraciones que ayer el propio Demichelis desmintió haber realizado cuando Ovación lo consultó. Tal vez sea el principio de una larga historia.

Los refuerzos bajo la lupa

La llegada de cada libro de pases suele abrir enormes expectativas en todos los clubes. En Central, Eduardo Coudet ya avisó que quiere la llegada de no menos de tres jugadores de jerarquía para potenciar el plantel que ya está armado. También exige que no se desarme. De allí la importancia de apuntarle a nombres importantes. Este cuerpo técnico y también la dirigencia, ya pasó por este proceso y hubo un poco de todo, aunque la sensación primaria es que la mayoría de esos futbolistas que arribaron rindieron en la medida de lo esperado. También hubo de los que se esperaba un poco más. Pero casos como los de Marco Ruben, Cristian Villagra, Javier Pinola y Marcelo Larrondo son los que marcaron la diferencia. Algunos, por supuesto, con la particularidad de que llegaron a principios de año, como el centrodelantero, y terminaron con muchos más partidos en el lomo que otros.
  Tomando como referencia exclusivamente el torneo de 30 equipos, Marco Ruben fue sin dudas el jugador que más rindió. Se puede hacer referencia a la cantidad de partidos disputados (jugó los 30, 29 en condición de titular), aunque claro, la mejor estadística a la que aferrarse es la enorme cantidad de goles (21) que convirtió. De hecho gran parte de la campaña realizada se cimentó en la capacidad goleadora del delantero.
  En proporción, los refuerzos que tuvieron un comportamiento destacado en cuanto a presencias fueron Pinola y Larrondo. El defensor llegó, se calzó la camiseta y saltó a la cancha. Pero no sólo eso, sino que lo hizo en gran forma. El trato que los hinchas le dispensan hoy al ex Nüremberg habla por sí solo. También fue muy bueno lo de Larrondo, quien llegó un poco más tarde y también se hizo un lugar rápidamente en el equipo, que coincidió cuando Coudet decidió apostar por la figura del enganche.
  Villagra también fue uno de los que llegó en el inicio del proceso y salvo aquel inconveniente de la habilitación en las primeras fechas siempre fue una carta segura para el Chacho Coudet.
  Un escalón por debajo se ubican Pablo Alvarez y César Delgado. Claro que en el caso del defensor cabe decir que, además de alguna que otra lesión muscular, debió atravesar un problema familiar que lo tuvo varias semanas incluso fuera del plantel. Pese a ello, para el DT siempre fue pieza clave en sus mejores momentos y una gran rueda de auxilio, básicamente por su capacidad de adaptarse a más de un puesto en la defensa, en otras ocasiones. De Delgado sí se esperaba algo más. La cuestión física pareció ser el principal escollo para un jugador que con la pelota en los pies hasta el momento demuestra que está un escalón por encima de la mayoría de sus compañeros, pero que jugó mucho menos de lo esperado. Tal vez la readaptación y la exigencia física que imponen el fútbol argentino le hayan jugado una mala pasada.
  José Luis Fernández terminó entre los titulares, pero a él también le costó demasiado acomodarse. A tal punto que durante mucho tiempo estuvo fuera de la consideración del Chacho, al menos para aquellos que eran los elegidos para jugar desde el arranque.
  Los puntos más flacos sin dudas están en lo que ocurrió con Gustavo Colman y Jonathan Ferrari. El ex Chacarita llegó sin demasiado currículum, pero muchos creían en su potencial futbolístico, algo que nunca pudo demostrar. Sólo algunas ráfagas y en un par de partidos. No más que eso. De los once encuentros que jugó sólo en cuatro fue titular. Demasiado poco para un jugador que se pensaba que podía ser la manija del equipo. Su juego cansino tal vez le haya jugado en contra en medio de la intensidad que siempre propuso el equipo de Coudet. Por eso las pocas escasas veces que aportó fue ingresando desde el banco.
  Lo de Jonathan Ferrari casi que no reviste el más mínimo análisis. Desde los números fue un error. Dos partidos como titular y uno ingresando en los últimos segundos para cerrar un resultado, es la forma más acabada para entender que su aporte fue mínimo. Nunca le alcanzó para desbancar a Yeimar Gómez Andrade.
  Así, con aciertos y errores, de la tanda de siete refuerzos cuatro de ellos no llegaron a jugar la mitad de los partidos como titular. La cosa cambió en la segunda mitad del torneo, con las llegadas de Pinola y Larrondo. En pocos se abrirá un nuevo libro de pases. Otro desafío se pondrá en marcha para reforzar un plantel que tendrá mucha competencia en 2016.

En medio de tantas reuniones apareció Colman

Las negociaciones no se detienen en Central, aunque por el momento no hay concreciones. Ayer la dirigencia se reunió con Daniel Quinteros, representante de Gustavo Colman, donde se habló de las posibilidades de que el volante, a quien se le vence el contrato a fines de diciembre, continúe en Arroyito. La idea del futbolista es tener más continuidad pero a la vez está el deseo de quedarse a jugar la Copa Libertadores. Las partes quedaron en volver a juntarse en los próximos días.
  Por el momento lo que se sabe es que habría un interés por Colman por parte de Estudiantes, pero todo dependerá de cómo avancen las negociaciones con Central.
  Los demás casos también están en veremos. La versión dirigencia sobre la situación de Pablo Alvarez (también en diciembre se le termina el contrato) es que está todo acordado de palabra, pero desde el entorno del futbolista hablan de que recién ayer se comunicaron con el defensor para comenzar a negociar. En el medio hay un par de ofertas del fútbol argentino y otras del exterior. De allí la intención de resolver el tema cuanto antes por parte del jugador.
  Con Cristian Villagra también hay una charla pendiente. Ya hubo una oferta por parte del club y una contraoferta en relación a la compra del pase y futuro contrato.
  Mientras, a Nery Domínguez el vínculo se le termina en junio de 2016 y la idea es extenderlo. La deuda que el club tiene con e jugador y que desde la dirigencia dice ya haber abonado se contradice con lo que se informa desde la otra parte. w
 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario