Clásico rosarino

Cruce verbal por el clásico

Bauza dijo que "las autoridades de Seguridad nunca quisieron jugar el clásico acá". El presidente Di Pollina salió a aclarar que "no se jugó porque la idea no prosperó".

Sábado 27 de Octubre de 2018

Terminó siendo un viernes cargado de polémica. Hubo cruce de declaraciones por la organización del clásico por Copa Argentina. Los protagonistas: Edgardo Bauza, el director técnico de Central, y el presidente del club auriazul, Rodolfo Di Pollina. "Las autoridades de Seguridad nunca quisieron que el clásico se jugara en Rosario", tiró primero el Patón a la hora de referirse a que el derby rosarino terminó mudándose a la cancha de Arsenal por decisión de Copa Argentina. Luego el titular auriazul tomó el toro por las astas y declaró. "No se jugó porque la idea no llegó a prosperar. Incluso había un principio de acuerdo. Después la organización decidió que juguemos en Sarandí", expresó.

A la hora de hacer eje en el clásico que se jugará en cancha de Arsenal y sin público, el Patón fue al hueso sin anestesia. "A nosotros no nos cambia nada. Aparte desde un principio sabíamos que iba a ser así porque las autoridades de la ciudad, no así de Newell's y Central, nunca quisieron que el clásico se jugara en Rosario", expresó. Hasta ahí todo parecía normal. Luego se generó un clima espeso en Arroyito y la cúpula dirigencial.

Sin embargo, Bauza no se quedó ahí. Fue por más. Trasladó su pensamiento con la frontalidad que lo caracteriza. Y retrucó: "Nunca quisieron que se jugara acá. Sabíamos que se iba a jugar en Buenos Aires y a cancha cerrada. Lo que faltaba era determinar el lugar, que luego se decidió que sea la cancha de Arsenal", puntualizó.

"Es una lástima que la ciudad no pueda vivir el clásico como siempre lo vivió con toda la importancia que tiene este partido en la ciudad. Pero bueno, es lo que nos toca vivir", acotó el experimentado entrenador con cierta impotencia antes de confesar que "nunca nos manifestaron la posibilidad" de jugar con público en Colón.

   Incluso afirmó que "la primera cancha que apareció fue la de Lanús, luego la Banfield y por último la de Arsenal. En definitiva dije de ir a la de Arsenal por la cuestión que es que un poco más fácil para llegar. Pero la verdad es que sino se juega acá, en Rosario, me da lo mismo porque los escenarios están en buenas condiciones y son casi todos iguales", cerró sobre este puntual tema, que hizo que el presidente canalla Rodolfo Di Pollina saliera a aclarar este tema en una charla con Ovación "para que no se llegue a hacer una bola de un comentario o de una información que tiene nuestro entrenador".

   Con respecto al tenor de las palabras que empleó el DT sobre el motivo que terminó erradicando el clásico a Buenos Aires, el máximo directivo de Arroyito intentó poner paños fríos al marco con su habitual tono mediador.

   ¿Cómo le cayeron los dichos de Bauza al presidente auriazul sobre que las autoridades municipales y provinciales nunca quisieron que el clásico se jugara en esta ciudad? "En primer lugar no hago ninguna valoración sobre eso porque a nuestro director técnico lo medimos por cómo trabaja profesionalmente", afirmó Di Pollina en contacto con este medio.

   "Hay cuestiones puntuales que las charlaremos con él, en un ámbito privado como siempre lo hacemos. Pero considero que es una opinión y le resto totalmente importancia. El Patón tiene que estar abocado a lo futbolístico", graficó el titular de la entidad auriazul.

   A la hora de manifestar que el entrenador sabía que el clásico se iba a terminar disputando fuera de los límites de la ciudad, Rodolfo Di Pollina, dijo: "La verdad es que con nosotros ese tema no lo charló. Lo hicimos sobre las posibilidades, pero no ahondamos sobre cuáles eran los pormenores de jugar o no sin público. Tal vez tendrá información de otro lado o quizá se manipularon sus palabras. O quizá se expresó mal. Lo cierto es que hay que restarle importancia porque no es un tema tan importante, que dicho sea de paso, lo aclararemos mediante el diálogo", lanzó.

   "Hubo una real situación en la que los dos clubes nos pusimos de acuerdo con la seguridad provincial para jugarlo en territorio santafesino. Pero lamentablemente después no cerramos la fecha con la organización de la Copa Argentina y por eso no se pudo llevar adelante la fiesta en nuestra ciudad. Eso es lo que pasó", explicó el presidente canalla.

   Lo cierto es que las frases de Bauza movieron las estanterías del club y toda la estructura política provincial. "En este contexto y vorágine que vivimos, poder mantener un diálogo con un empleado de jerarquía como el Patón es lo más sencillo. Después está, cada uno puede declarar lo que sienta, que eso no quita que uno pueda estar de acuerdo. Sin embargo, con el cuerpo técnico tenemos un frente de charla abierto y mantenemos una gran relación. La idea es no hacer una bola de algo que no lo es", sostuvo Di Pollina.

   "En realidad, en la reunión que presencié el lunes pasado feriado, había un principio de acuerdo para que se jugara el 7 de noviembre. Pero luego no prosperó y como institución acatamos lo que determinó la organización de la Copa Argentina", indicó.

   Por último, el titular canalla dejó sentado que "hay que desdramatizar todo este tema. No lo veo tan importante. A lo sumo se debió a una falta de información que se resolverá charlando con el Patón, pero no pasa más de ahí. Al menos para nosotros. Por lo tanto, acá cerramos este caso. No queremos gastar energía en un tema que no lo vemos como algo determinante. Hay que jugar el clásico y listo ", concluyó Di Pollina.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});