Central

Caruzzo: "Fue un bife que nos tiene que reacomodar"

Caruzzo habló de una "mala tarde" y de que el equipo tenía cosas por mejorar "aun cuando ganaba".

Miércoles 10 de Octubre de 2018

El dolor por la derrota ante Unión seguía latente en los jugadores de Central, amén de que ya con un par de días de serenidad la calentura desembocó en un análisis mucho más pensante. Y Matías Caruzzo fue uno de los que tiró sobre la mesa algunos conceptos que resultaron jugosos, apuntalados por su experiencia, pero sobre todo por la cuota de autocrítica que le puso. "Fue un bife que nos tiene que reacomodar", esgrimió el defensor canalla, para quien lo del domingo se trató de una "mala tarde", aunque no por ello dejó de reconocer los problemas que había mostrado el equipo "aun ganando". Es más, uno de los puntos que más le preocupó fue la falta de reacción tras el segundo tanto tatengue.

"Estamos dolidos porque fue una derrota fuerte, pero hay que sacar esto adelante y prepararnos de la mejor manera porque se vienen cosas lindas", respondió el zaguero.

Insistió con "una mala tarde" cuando se le hizo mención a que en el inicio del semestre había mostrado cierta solidez defensiva y que ante Unión ni siquiera eso pudo plasmar. "Entiendo que Unión, al margen de los cuatro goles, tuvo una clara en el primer tiempo y otra apenas arrancó el segundo. Fueron las únicas dos claras de jugadas que tuvieron", dijo. Y cargó las tintas sobre la falta de reacción del equipo: "Creo que lo que más nos tenemos que reprochar es que después del segundo gol el equipo quedó muy mal".

Pero la crudeza de sus declaraciones volvieron a hacer foco rápidamente en el que fue el peor partido del canalla en el ciclo Bauza. "Esta derrota fue un golpe duro, un bife que nos tiene que reacomodar, porque no nos podemos permitir estas cosas. Se vienen partidos lindos, aunque complicados, y es el momento para hacer una gran autocrítica", tiró.

Si hubo algo que caracterizó a Central a lo largo del torneo es la falta de peso en la ofensiva. De todas formas Caruzzo entiende que tanto eso como otras cuestiones siempre estuvieron bajo el ojo crítico. "Se pueden ver un montón de errores, más cuando perdés, pero creo que aun ganando sabíamos que teníamos que mejorar. Hoy no queda otra que trabajar y por supuesto mejorar. Le podemos buscar la vuelta de un montón de maneras pero de esto se sale agachando la cabeza, teniendo humildad a la hora de trabajar y haciéndonos cargo del golpe que tuvimos".

El defensor habló "cosas lindas" que se vienen. Y esas cosas son nada menos que los partidos ante Boca (Superliga) y el clásico (Copa Argentina), más allá de que este último aún no tenga fecha, que llegarán justo después del porrazo más grande del semestre, lo que será todo un desafío. "Se vienen partidos lindos. Primero Boca y después Patronato o Newell's, pero el desafío más importante es el que viene y por eso no debemos mirar mucho más allá de eso. Partiendo de esa base vamos a sacar más réditos. Antes del clásico está Boca y con Boca vamos a tener la chance de sacarnos de encima este 0-4 que sufrimos", dijo.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario