Ovación

Boca bajó al Halcón tras sufrir bastante

El xeneize venció a Defensa y Justicia, que perdió el invicto y la punta.

Lunes 25 de Febrero de 2019

Defensa y Justicia perdió el invicto y se bajó de la punta de la Superliga pero mostró una saludable vocación futbolística. La derrota por 1 a 0 ante Boca lejos estuvo de esmerilar la convicción de un equipo que va siempre al frente y los hinchas del Halcón se quedaron con las manos rojas de tanto aplaudir pese a la caída.

El primer tiempo fue un monólogo del Halcón, que presionó en todos los sectores y asfixió a Boca.

Todo fue de los dirigidos por el rosarino Beccacece. Es decir la presión, la tenencia de la pelota, la correcta administración hasta tres cuartos de cancha, los disparos de media distancia y también la imprecisión frente al arco rival.

El conjunto de Alfaro no hacía pie en Florencio Varela. Ni los volantes y menos los delanteros podían hacerse del balón. Entonces sufría el xeneize. Porque el protagonismo estaba enfrente y ese aluvión de camisetas blancas no le daba respiro y lo hostigaba en todos los sectores del campo.

Y Defensa iba... Los volantes y los laterales hacían cola para pegarle desde tres cuartos, pero sin la puntería necesaria aunque Andrada debió revolcarse más de la cuenta. Márquez flotaba entre los centrales xeneizes y forcejeando más que jugando obligaba al error.

Pero todos los duendes que ayudaron a Defensa en el final de los últimos partidos se fueron de vacaciones en el primer tiempo y el descanso los encontró con el placar cerrado y con Boca sin haberle visto de cerca la cara al arquero ex Newell's Ezequiel Unsain.

El segundo tiempo arrancó de la peor manera para el Halcón: Tevez ensayó un tirito desde el borde del área, Unsain se olvidó de atajar y la pelota se le coló por abajo.

Sin hacer mucho Boca encontró la ventaja y empezó otro partido. Defensa siguió yendo pero con menor convicción y Boca afinó la contra con mayor convicción. Se volvió un trámite más acorde a lo ideado por Gustavo Alfaro que por el ex ayudante de Sampaoli.

Las llegadas a los arcos se hicieron cada vez más esporádicas, la pelota deambuló más por el medio campo y los cambios que ensayaron ambos entrenadores no hicieron más que profundizar el status quo.

El equipo sensación de la Superliga perdió el invicto ante un grande pero dejó el campo de juego de Florencio Varela con la frente bien alta. Ratificó sus pergaminos y demostró por qué le disputa el título a Racing. Y seguirá peleando, porque jugando así, nada está dicho.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});