Central

Bauza logró poner la casa en orden en Central

Rosario Central disfruta de un primaveral clima interno como consecuencia de los buenos resultados que supo inyectarle el Patón desde que decidió tomar la conducción del equipo.

Jueves 13 de Septiembre de 2018

Las fuertes tormentas desaparecieron del radar desde la asunción misma de Edgardo Bauza. Las ráfagas de goles en contra perdieron intensidad como rayo. Central ofrece otro clima en la actualidad. El equipo está viviendo un veranito bastante intenso. Luce eficaz en la Superliga. También en la Copa Argentina. Aunque es cierto que destina algunas precipitaciones a la hora de generar juego. No obstante, el Patón dirige a la tropa desde la torre de control con muchísima calma, fruto del buen inicio de campaña, ya que el canalla es uno de los principales focos de atracción que tiene el certamen doméstico. El próximo lunes puede recuperar la cima si Racing cede puntos ante Lanús. Aunque para eso restan varios días. El entrenador se tomará el tiempo que sea necesario para hacer fútbol y luego confirmar a los titulares (ver aparte). Nadie lo apura. Tampoco tiene presiones porque hasta el momento los números lo alimentan y nutren de lo lindo.

Bauza viene apoyando la cabeza en la almohada con mucha paz interior. Desde que regresó al pago apeló siempre a su plan estratégico, más allá del qué dirán. En ese sentido reiteró que no le importa lo que dicen los de afuera. El Patón es leal a sus convicciones. Podrá ceder, pero jamás traicionará su estilo, que puede ser ortodoxo, pero a la larga siempre termina dando grandes dividendos. Los archivos contables así lo certifican.

Arroyito vive un clima político espeso porque el domingo 30 serán las elecciones. Pero plantel y cuerpo técnico están en otra esfera. No se dejan contaminar por la política.

Y eso los viene potenciando. Porque Central tiene la casa en orden como consecuencia de que el country de Arroyo Seco es una especie de muro de contención. Los protagonistas, sean jugadores o staff técnico, se dedican solamente a entrenar. Tienen la mente puesta en la táctica y estrategia a realizar el próximo lunes en el Gigante, que será cuando Central reciba a Defensa y Justicia, por la 5ª fecha.

Bauza además los aisla. Su enorme figura en el club absorbe cualquier tipo de presión debido a que es uno de los últimos ídolos de verdad que parió la entidad auriazul. No hay imagen más fuerte en la actualidad que no sea la del técnico en Arroyito. Ese mismo que logró enderezar la nave en cuestión de semanas y terminó salvando a más de un directivo de la hoguera popular.

El equipo viene entrenando en el predio de la cercana localidad con el semblante por las nubes, más allá de que ante Racing le tocó morder el polvo. Ese traspié no empaña para nada la temporada que está haciendo el conjunto auriazul, que a su vez tiene sus vaivenes lógicos de todo proceso que recién arranca.

Desde que se reencontraron el lunes, reina un clima donde la camaradería fluye de manera espontánea. Bauza observa todo con su firme estampa y seguridad de líder natural que ostenta. La tropa acata las órdenes sin chistar y se mueven al compás de las prácticas con el único objetivo de seguir potenciando las virtudes, pulir los defectos y seguir evolucionando en los dos campeonatos que incursionan.

Porque para el grupo es tan importante la Superliga como la Copa Argentina. Bauza, en ese sentido, apunta a pegarle al medio a ambos torneos, pero poniendo atención a cada presentación sin mirar más allá del dulce presente que los envuelve. El DT sabe que logró poner la casa en orden. Y en esa dirección buscará coronar algo en un futuro cercano.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario