Central

Bauza Desactivó las críticas y va por un título

Bauza tuvo un inicio de gestión efectivo al frente de Central, luego su equipo sufrió un bajón pronunciado de ocho partidos sin ganar que alimentó las críticas, pero el triunfazo en el clásico del jueves le allanó el camino a la conquista de la Copa Argentina.

Sábado 03 de Noviembre de 2018

Arrancó impecable. Luego hubo un bajón pronunciado. Desde lo futbolístico el funcionamiento no fue mejor. Entonces aparecieron las críticas y hasta se habló de una gestión entre signos de interrogación. Pero el jueves con una actuación convincente su equipo desactivó cualquier turbulencia y ahora Arroyito "está en orden".

   Así puede resumirse lo que va de este segundo ciclo de Edgardo Bauza al frente del club auriazul. Incluso ahora la ilusión de la coronación en la Copa Argentina tomó fuerza. Porque si en semis Central supera a Temperley después irá por la gloria ante River o Gimnasia. El Patón va para adelante.

   Bauza transita su segunda etapa como director técnico de Central. Esta vez el Patón llegó para encarrilar a un equipo que terminó muy mal ubicado en la tabla de posiciones de la pasada Superliga (quedó en el puesto 20º) y además que había recibido 41 goles en contra.

   También en esa temporada había sido conducido por tres entrenadores, lo que evidencia la falta de regularidad que hubo a lo largo de aquel certamen. Paolo Montero, Leonardo Fernández y José Antonio Chamot lo antecedieron.

   Por eso la dirigencia auriazul en el último receso salió a buscar un técnico de la casa, con espalda para resistir los cuestionamientos y además con pergaminos exitosos en los clubes que dirigió, en los que se destacan dos títulos en la Copa Liberadores de América (Liga Universitaria de Quito y San Lorenzo) y haber estado al frente de la selección argentina, aunque en un corto período, en las últimas eliminatorias rumbo al pasado Mundial de Rusia.

   Así se puso en marcha la nueva era Bauza en Arroyito. Un ciclo que el jueves logró un triunfo resonante por 2 a 1 ante Newell's, en el gran clásico rosarino que se jugó en la cancha de Arsenal y valió un pasaje a las semifinales de la Copa Argentina, donde el próximo escollo será Temperley (ver aparte).

   Bauza todavía está buscando darle una identidad futbolística a su nuevo Central, que sumando Superliga y Copa Argentina había comenzado con cuatro éxitos al hilo sin recibir goles y luego ocho juegos sucesivos sin victorias (cuatro derrotas y cuatro empates), hasta lo que fue el triunfazo histórico en el cotejo eliminatorio en el derby. Una resultado que vale oro, en especial desde lo anímico para potenciar el funcionamiento en el futuro cercano.

   Por eso se puede decir que hoy el Patón Edgardo Bauza transita un presente que combina varios frentes.

Desde lo futbolístico su equipo necesita mejorar todas las valencias del juego, levantar los rendimientos individuales, generar más variantes para sostener la pelota y volver a encontrar el equilibrio defensivo para blindar el arco que defiende Jeremías Ledesma.

   En este contexto imperfecto, el DT canalla tuvo cintura, oficio y tranquilidad para capear las críticas que en la sequía de triunfos increíblemente empezaban a abrir signos de interrogación sobre su continuidad en el cargo.

   Es más, ahora el horizonte lo encuentra con la gran oportunidad de meterse definitivamente en la historia grande canalla, que ya ocupa por haber conseguido los títulos como jugador del Nacional 1980 y la temporada 1986/87. Pero hoy como DT está a dos partidos de conseguir la vuelta olímpica tan anhelada por el pueblo auriazul, que se demora desde aquella conquista de la Conmebol 1995.

   Central deberá superar en primera instancia a Temperley y en caso de conseguirlo luego esperar al vencedor de la llave entre River y Gimnasia. Entonces hoy está a 180 minutos de una hipotética conquista.

Y el Patón Bauza, que antes del clásico navegaba por aguas agitadas respecto a los cuestionamientos, hoy tiene como mejor estímulo haber devuelto a Central a las instancias decisivas. El sueño de ir por todo está en marcha.

Caruzzo podría ser cuidado con Colón

Matías Caruzzo terminó el clásico averiado y podría ser preservado para el cotejo de mañana, a las 13.15, ante Colón, por la fecha 11ª de la Superliga, donde el canalla acumula seis partidos sin ganar y debe reivindicarse urgente. Caruzzo tiene una "molestia en el aductor derecho" y es factible que no sea exigido ante los sabaleros para evitar un problema mayor. Podría suplantarlo el colombiano Oscar Cabezas.

El resto de los futbolistas que actuaron el jueves en el clásico están en condiciones de ser utilizados por el Patón. En tanto, aún no disponible el delantero Marco Ruben, que habrá que ver si llega a la semifinal de la Copa Argentina.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});