Ovación

Atajate esta: Central tuvo 7 arqueros en cinco años

En el último lustro, Central utilizó 7 guardavallas, 5 con continuidad. De ser transferido Jeremías Ledesma, el Kily González estará obligado a apostar por Josué Ayala, el único que hasta ahora no debutó.

Jueves 30 de Julio de 2020

Mientras no se concrete una venta, en Central seguirán las cosas como están, pero de lo que nadie duda es de la necesidad de lograr una transferencia que aporte alivio desde lo económico. Los mismos dirigentes lo dejaron en claro. Se sabe que el nombre con mayores posibilidades es Jeremías Ledesma, entendiendo de las dificultades que existen para que algún club se interese, tanto por el arquero como por cualquier otro futbolista. En el caso de que Ledesma no continúe en Central, el flamante cuerpo técnico se verá en la obligación de echar mano a otro arquero, que sería ni más ni menos que el octavo en los últimos cinco años, salvo que Marcelo Miño o Emilio Di Fulvio, quienes ya tienen al menos un partido en primera, tomen la posta.

La cifra cuando menos llama la atención: siete arqueros en cinco años parece demasiado, aunque en esa lista figuran Miño y Di Fulvio, con apenas un encuentro cada uno. Josué Ayala, que sería el indicado (siempre sobre un hipotético caso de una venta de Ledesma), es justo quien todavía no pudo debutar.

En las últimas décadas Central se caracterizó por fabricar arqueros y, en cierta forma, por darles continuidad, lo que hizo que nunca fuera de extrema necesidad salir a buscar jugadores en ese puesto. Pero lo sucedido en los últimos años rompió en cierta forma ese molde. Fueron demasiados los arqueros que pasaron por Arroyito. Prácticamente uno por año, además de esos pequeños aportes por cuestiones de fuerza mayor de Miño y Di Fulvio.

Desde 2015 para acá, bajo la dirección técnica del Chacho Coudet y todos los entrenadores que lo sucedieron Central utilizó siete arqueros, cinco con demasiada regularidad, lo que habla, en líneas generales, de un arquero por año.

Mauricio Caranta (ya venía del proceso de Miguel Russo) fue quien estaba cuando el Chacho tomó las riendas del equipo y era el arquero titular, aunque en ciertas ocasiones empezó a compartir el puesto con el Melli García, primero en Copa Argentina y después en partidos por el torneo local. Pero en esos dos años que estuvo Coudet como técnico hubo tiempo para que apareciera un tercero: Sebastián Sosa, que fue, por ejemplo, el arquero en aquel recordado encuentro ante Atlético Medellín, en Colombia, por los cuartos de final de la Libertadores. En menos de dos años ya era el tercer jugador en el arco canalla.

La sucesión de técnicos vino acompañada de cambio de nombres en distintos puestos, incluyendo el del arquero. Porque Paolo Montero terminó apostando por Diego Rodríguez, a tal punto llegó su enamoramiento con el Ruso que el DT uruguayo llegó casi a poner en duda su continuidad si Central no afrontaba la compra de la mitad del pase del ex Independiente. Fue el cuarto actor en cuestión.

Hasta que Leo Fernández también tuvo la chance de calzarse el buzo de técnico y cuando eso sucedió una de las primeras determinaciones que tomó fue darle la titularidad a Jeremías Ledesma, al que conocía ya de las inferiores y quien le había respondido de la mejor manera en la obtención de la Copa Santa Fe, a la que Central siempre afrontó con la reserva.

De ahí en más Ledesma encaró un período de afianzamiento que lo llevó justamente a esto que vive hoy: ser el jugador con mayores posibilidades de pegar un salto en su carrera. Mientras Conan estuvo en el arco sólo faltó en un par de ocasiones, ya con el Patón Bauza como entrenador, pero que fueron situaciones especiales: una por lesión (0-3 ante Patronato, en Paraná, con Leo Fernández como DT) y la otra porque el Patón decidió guardar el equipo titular para afrontar la final de la Copa Argentina, a fines de 2018 (0-2 contra Vélez, en Liniers). Primero fue Di Fulvio y después Miño.

Nadie sabe lo que ocurrirá con Ledesma, si es que llegará una oferta primero y en caso de que eso pase si se podrá concretar. Si eso sucede se estará ante la necesidad de buscar otro intérprete, lo que potenciaría lo ocurrido en los últimos cinco años, en los que hubo demasiados nombres para un puesto tan particular.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario