Ovación

A Central, el futuro le llegó demasiado rápido

Se despidió de las chances de clasificación, envuelto en un proceso de formación aún sin consolidar. Las ansias de protagonismo chocaron contra la realidad

Lunes 30 de Noviembre de 2020

El futuro llegó, para Central, rápido. Demasiado rápido. No es que lo hecho hasta aquí no haya servido para nada ni que deba ser borrado de un plumazo, porque forma parte de este proceso de consolidación que siempre se tuvo en claro más allá de las exigencias lógicas que impone un club como Central. Pero como dijo el Kily alguna vez (después de la derrota frente a Banfield, en el Gigante), “es tiempo de barajar y dar de nuevo”. ¿Qué impone ese barajar y dar de nuevo? Redireccionar expectativas, entender que las ansias de protagonismo encontraron inmediatamente un tope, continuar, quizá con una mirada más mesurada, en esto de sentar las bases para un futuro que, sin temor a equivocaciones, deberá contemplar un crecimiento.

   Es difícil establecer en este corto tiempo de trabajo si la despedida de Central de las aspiraciones a la zona campeonato es algo que se veía venir o si es directamente una decepción. Porque en el medio había (y hay) un proyecto que intenta solidificarse, pero que a la vez se va haciendo sobre la marcha, con los pequeños respiros que da un triunfo, pero también con los magullones que deja cada derrota.

   Todo depende del cristal con que se lo mire. Porque hay una verdad irrefutable que el propio Kily planteó en la previa, que tiene que ver con ese “ir por la gloria” que repitió una y mil veces. Ahora, ¿esa gloria debía aparecer ahora o era parte de un sueño a largo plazo? Si es lo primero, Central está en problemas, si se lo analiza bajo la segunda opción, que sería lo más lógico, hay tiempo para trabajar sobre eso.

   Más allá de algunos dichos puntuales del Kily, el sentimiento puertas adentro en el club no es de desencanto pleno. Es que siempre se tuvo en claro que lo que se echó a correr en este tiempo es un nuevo proceso, que contemplaría emociones y desencantos. El punto es que los desencantos pulsearon desde el primer momento con las alegrías y no les fue difícil torcerles el brazo.

Central2.jpg
Vecchio es el jugador de mejor rendimiento en Central.

Vecchio es el jugador de mejor rendimiento en Central.

   “Ojalá se dé, pero si creemos que vamos a pelear el título o que tenemos la obligación de hacerlo estamos equivocados. Este es un proceso nuevo, en el que se optó por darles más participación a los chicos de las divisiones inferiores”, deslizó una voz autorizada en Central en la previa del partido contra River.

   Eso es, en definitiva, lo que agranda la grieta entre las intenciones y las obligaciones de ser un equipo competitivo. Si algo demostró Central en estos cinco partidos del campeonato es que todos los deseos de marcar protagonismo tuvieron escaso sustento. Apenas momentos en cada uno de esos encuentros, con muy poca consistencia. Y esto no corre sólo para las derrotas frente a River y ante Banfield, sino que también quedó demostrado en ambos triunfos contra Godoy Cruz. En todos existieron problemas estructurales, de conceptos básicos, enmarañados con bajos rendimientos individuales y, como consecuencia, referenciados de mala manera desde lo colectivo.

   Central tiene por qué pelear todavía. Esa plaza a la Copa Sudamericana 2022 no dejará de ser un buen objetivo, pero parece lo menos importante, además de lejano. Porque para llegar a eso será necesario que el proyecto se afiance, que el equipo crezca, que las mejoras futbolísticas sean notorias y que la idea de juego empiece a enderezar un rumbo por ahora indefinido.

   El último partido de la fase de grupos el canalla lo jugará ya sin chances de clasificación a zona campeonato, lo que no es un dato que merezca ni deba ser obviado. Puede ser la lógica consecuencia del desguace que sufrió el equipo por la decisión institucional de achicar el pasivo; por la apuesta de muchos chicos; por el medido aporte de los refuerzos; porque la idea no está del todo clara; porque el proyecto lo contemplaba o por lo que sea. Pero Central hoy es esto, un equipo parado frente al tirano desencanto de los resultados. Y con un futuro queriendo saber qué va a ser de su vida.

Cena con los campeones de la Conmebol

Muchos integrantes del plantel campeón de la Copa Conmebol 1995 compartieron anoche una cena en el estadio Gigante de Arroyito para celebrar la única conquista internacional del club auriazul. Hubo algunos que no pudieron dar el presente porque se encontraban en otras ciudades o países, pero la mayoría estuvo. Fueron solos, sin ninguna compañía y en el agasajo el club proyectó algunas imágenes de aquel certamen. Además aprovecharon la ocasión para grabar algunos testimonios, que serán utilizados para los festejos que están previstos para el 19 de diciembre, día en que el equipo de Angel Tulio Zof se coronó campeón en su estadio.

Las guerreras debutaron con una goleada

Femenino6.jpg
Verónica Acuña celebra en el triunfo de Central ante Defensores de Belgrano.

Verónica Acuña celebra en el triunfo de Central ante Defensores de Belgrano.

Central debutó con una goleada en el torneo de fútbol femenino. En Granadero Baigorria las canallas se impusieron por 5 a 1 frente a Defensores de Belgrano, con goles de Lara López (2), Daiana Gómez, Verónica Acuña y Erica Lonigro. Con este resultado las Guerreras lideran la zona B, junto a UAI Urquiza. Central formó con: Micaela Bianchi; Sofía Arceo (81’ Lis Cacciola), Yazmín Gamón, Cintia Gómez, Janise Busquet; Valentina Mana, Virginia Gómez, Daiana Gómez, Verónica Acuña (81’ Maira Sánchez); Camila Melgarejo (46’ Erica Lonigro) y Alejandra Lara. Suplentes: Melani Alvarez, Nadia Capó, Almada y Camila Bellavia.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS