aborto

Doce "no" de la historia argentina

De entrada no a todo. No a lo que signifique inclusión y ampliación de derechos. No a todo cambio y progreso. Hasta que, más tarde o temprano, la realidad les alcanza o directamente les pasa por encima.

Domingo 03 de Enero de 2021

1. “No a la libertad de culto” era el reclamo en 1853 de los sectores más conservadores de la Iglesia Católica cuando se redactó la Constitución. Pretendían establecer ese credo como “el único y verdadero” y que “todos los habitantes de la Confederación le tributaran respeto, sumisión y obediencia”. Sin embargo, los constituyentes establecieron la libertad religiosa en la Carta Magna. (ver acá)

2. “No a la educación laica” en las escuelas públicas sostenían cuando se aprobó en 1884 la ley 1420 que, entre otros puntos, prohibía a los establecimientos estatales impartir educación religiosa en el horario escolar. Los opositores a esa norma argumentaban que provocaría “la disolución de la Argentina”.

3.No al matrimonio civil” era el lema que se escuchaba cuando la norma se sancionó en 1888 ya que decían que sería “el fin de la familia”, atentaría contra el “orden natural” y tendría “resultados funestos en la sociedad”. Hasta ese año la Iglesia Católica ostentó el monopolio de los casamientos. La norma tuvo un antecedente en 1867, cuando en el marco de los avances de la secularización de la sociedad, se sancionó en la provincia de Santa Fe la primera ley de matrimonio civil del país por impulso del entonces gobernador Nicasio Oroño. Pero tras la furiosa resistencia de varios clérigos, éste fue derrocado y la norma se derogó (Oroño es uno de los políticos más infravalorados de la historia santafesina). (ver acá)

4. No al voto de la mujer” decían cuando se aprobó el sufragio femenino allá por 1947 bajo el argumento de que se transformaría en “un germen de anarquía”, ya que si ésta votaba diferente a su marido provocaría la “disolución de la familia”. “Disminuir el poder marital ya socavado por la acción económica de la mujer es propender a la disminución de los matrimonios, porque no seducirá al hombre constituir un hogar cuya dirección no le pertenece". (ver acá)

5.No a la patria potestad compartida” señalaban en el debate de esta ley en 1985 argumentando que alteraría “el orden natural de Dios” al equiparar los derechos de los hijos nacidos dentro y fuera del matrimonio (durante la primera presidencia de Perón ya se había establecido esta norma en la reforma constitucional de 1949, pero luego fue derogada por la dictadura de la autodenominada Revolución Libertadora).

6. No al divorcio vincular” arengaban cuando se votó en el Congreso en 1987 la ley 23515 porque aseguraban que aumentaría “la delincuencia juvenil”, sería “la destrucción de la familia” y “pendería como una espada de Damocles sobre los matrimonios felices” (ver acá). Incluso el entonces obispo de Mercedes, Emilio Ogñenovich, llegó a relacionar el divorcio a toda una gama de “males sociales”, como la “pornografía”, “destape”, “drogadicción”, “erosión de las instituciones básicas de la sociedad” y “crisis económica”.

7.No a la educación sexual” afirmaban en 2006 los detractores de esta norma bajo el argumento de “con mis hijos no te metas”. Ese año el país sancionó la ley de ESI (educación sexual integral), pero en Santa Fe hasta la actualidad el Senado sigue trabando una norma provincial en ese sentido (ver acá).

8.No al matrimonio igualitario” sostenían cuando el Congreso lo sancionó en 2010 porque aseguraban que significaría “la destrucción del plan de Dios” y sería como legalizar la zoofilia. “Mañana alguien se va a poder casar con un perro”, se llegó a decir en la sesión de Diputados (ver acá).

9.No a la ley de identidad de género” afirmaban en 2012 quienes se oposieron a la norma porque “negaría la diferencia y la reciprocidad natural entre un hombre y una mujer" y “contribuiría a desestructurar la familia” (ver acá).

10.No al voto joven a los 16 años” se escuchaba en 2012 con el argumento de que “un menor a los 18 años no es imputable de un delito pero sí puede votar” y “hay que darles educación antes que la posibilidad de votar” (ver acá).

11.No a la fertilización asistida” dijeron en 2013 cuando se aprobó esa ley porque legalizaría la “manipulación de los embriones” y “destruiría numerosos seres humanos”. “La vida humana queda reducida a términos de utilidad biológica”, subrayaban (ver acá).

12. “No al aborto” se escuchó en 2020 con la aprobación de esta ley bajo el argumento de que “promueve el asesinato”, “ahonda las divisiones en nuestro país”, “significa una pena de muerte a los niños por nacer” y “los fetos lloran” cuando son expulsados. Hasta el diputado Francisco Sánchez (PRO-Neuquén) elucubró una disparatada teoría conspirativa sobre un supuesto lobby internacional de “los poderosos del mundo” al cual responde esta norma para controlar el aumento de la población de los países periféricos. "Acá hay intereses internacionales bien claros y definidos, el informe Rockefeller, el informe Kissinger, y situaciones previas a eso. Y llegan hasta un conocido como Soros. Muchos sabemos quién financia algunas organizaciones y medios de comunicación que aquí en Argentina están promoviendo el aborto", dijo.

Francisco Sánchez: "Quienes promueven el aborto están promoviendo el asesinato"

Es una constante de la historia argentina. De entrada, no a todo. Y de paso lanzan presagios de las peores calamidades y pronostican cataclismos sociales que sufriría el país si se avanza con esos proyectos de ley. No a lo que signifique inclusión y ampliación de derechos. No a todo cambio y progreso. Hasta que, más tarde o temprano, la realidad les alcanza o directamente les pasa por encima.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS