opinión

Diversión y recreación en la discapacidad, una materia pendiente

¿Por qué los chicos discapacitados no tienen posibilidades de hacer un viaje de estudios como cualquier alumnos de séptimo grado o quinto año?

Domingo 28 de Febrero de 2021

En épocas de viajes estudiantiles y de emociones fuertes y en especial raras, me preguntaba por qué los chicos y chicas con discapacidades no tienen la posibilidad de hacer un viaje, si no es igual, al menos parecido, al que hacen los alumnos de séptimo grado de la primaria o de quinto año de la secundaria.

Sé que en algunos centros terapéuticos privados se suele (o solía) hacerse , y también sé que un viaje de egresados depende más de la empresa de turismo y la posibilidad económica de los padres, que de la propia escuela.

Pero así como hay programas para sectores como los jubilados, que tienen facilidades para viajar, no existe tal beneficio o ayuda para este sector que vive y disfruta la adolescencia tan visceralmente como cualquier otro chico o chica que asiste a la escuela.

Por razones particulares me toca vivir esa experiencia y no encuentro una respuesta a la pregunta: "¿Y yo cuando me voy de viaje?".

Hay matices, hay límites, hay casos que sí y casos que no. Se avanzó mucho en el tema discapacidad en los últimos años, los derechos adquiridos fueron ganando terreno y son incontables los logros que se pueden enumerar y cada uno de ellos es un triunfo en sí mismo.

Pero falta un poco más, falta que la diversión y la recreación en la discapacidad sea también una materia a cursar. El derecho a gozar, a divertirse, a planear un viaje y conocer otros chicos/as debe ser universal y no por sectores.

Es un llamado a todos/as: a nosotras, las madres y padres que no lo pedimos (o sí pero no lo supe), a cualquiera de los estados –municipal, provincial y nacional– y a las empresas del sector que no lo tienen en cuenta.

Un viaje, simplemente un ciaje. Tampoco tiene que ser Bariloche ni diez días. Lo que sí tiene que ser, es una posibilidad. Esto no es una proclama partidista sino una declaración de derechos y muy personal. Creo fervientemente en la política y tal vez desde ahí se pueda llegar a pensar.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS