Opinión

Candidatos heridos, misterio y decepción

Los que se retiraron con insultos. Los que todavía podrían bajarse antes de mañana a la noche.

Domingo 24 de Febrero de 2019

"Es un avance. Antes, el cierre de candidaturas era con armas, ahora se tiran con listas". El comentario bien podría graficar lo que pasó la larga noche del viernes en la ciudad de Santa Fe. En varios hoteles que se convirtieron en búnkeres de los partidos políticos se cocinó a fuego lento el armado electoral que dejó demasiados heridos por todos lados. Ese malestar en muchos casos se canalizará puertas adentro, como en el socialismo, y en otros derivó en el armado de unas seis nóminas de candidatos para diputado provincial en el peronismo y otras tantas para concejal de Rosario en Cambiemos.
El cierre de listas para las Paso del 28 de abril no trajo demasiadas sorpresas. Ni apareció una figura rutilante ni ocurrieron ninguno de los movimientos que podían alterar el tablero político que se preveía. Ni el gobernador Miguel Lifschitz bajó a defender la ciudad de Rosario, ni Mónica Fein intentará su reelección, ni el Pro sumó a Batistuta, por citar algunas de las versiones más difundidas en la previa a estas nominaciones políticas.
La extensión de la jornada en la que se inscribieron las candidaturas sirvió para confirmar que por más plazo que se les dé a los partidos, van a llevar las definiciones hasta el último minuto. O incluso más allá. Tanto se especuló con que el cronograma electoral le concedió a los partidos casi veinte días más para el armado, que parecía lógico que no hubiera demasiadas dudas sobre el final. Pero no, cada uno jugó a su manera a mantener las incógnitas que, con detalles, recién desaparecieron pasada la medianoche del mismo viernes.
La reina del misterio
Sin dudas quien se llevó el rótulo de "Reina del misterio" fue María Eugenia Bielsa, quien cual Agatha Christie logró crear un suspenso que dio para todo. "Vas a ver que se baja", decían varios seguidores de la política el mismo día de cierre. Desde su sector, en tanto, prometían una presentación pública de candidaturas para el final de la tarde, que nunca llegó. Y los propios integrantes de su lista decían no saber nada. "Lo maneja ella con gran hermetismo" era la explicación que parecía inventada pero que era real.
Tanto que su compañero de fórmula, Danilo Capitani, hasta horas antes de que venciera el plazo de presentación, no sabía si iba como candidato a senador por su departamento o como vice, lo que finalmente ocurrió.
Distinta suerte le tocó a quien se mencionaba como segundo en su lista oficial de diputados provinciales, el rosarino Diego Giuliano. Sobre el filo de la medianoche, el ex concejal al que durante su paso por el Concejo bautizaron Harry Potter, tuvo una larga charla con Bielsa en la que se enteró que había sido distinguido pero no para ese lugar expectable de la lista, sino para otra función que no parece haber quedado demasiado clara.
Una interpretación puede ser que en el armado que hace la ex vicegobernadora privilegia antes que a los sectores políticos a otro tipo de organizaciones sociales. Y por eso, en el segundo lugar terminó ubicando a Matilde Bruera, y tercero al sindicalista Oscar "Ruso" Daniele.
Si a Giuliano le espera un nuevo rol, es razonable pensar que la precandidata que deberá dirimir su candidatura primero con Perotti y, en caso de imponerse, enfrentar a Antonio Bonfatti por un lado y a José Corral por el otro, se tiene tanta fe que ya se imagina formando un gobierno para el que aspira reservar en este momento algunas piezas.
No parece acertado pensar eso desde el momento que en Rosario no presenta candidato a intendente (irá sólo Roberto Sukerman en nombre del peronismo) y que en varios departamentos no logró inscribir referentes propios en numerosas localidades.
"Apuesta a ella sola"
Este especial estilo de armado político de la ex vicegobernadora no suele ser entendido por todos. Sino que lo diga la propia Bielsa cuando a las 4 de la mañana de ayer se retiró de la sede partidaria en Santa Fe y fue abordada por dos dirigentes que adhieren a su sector que le recriminaron a viva voz no haber sido tenidos en cuenta en la lista de diputados. Uno de ellos se propuso para intendente de Santa Fe y esperaba tener esa retribución electoral.
Como los pedidos de explicaciones no eran satisfechos, no sólo hubo gritos, sino también algún tironeo de brazo que no pasó a mayores, pero que demostró el malestar con el que se cerró esa larga jornada, ya de madrugada..
Fuera de los que forman su espacio se sostiene que "Bielsa apuesta a ella sola. No le interesan los armados territoriales. Confía en su figura". En ese sentido, su experiencia será una especie de ensayo político que podría arrojar interesantes conclusiones. Si con casi toda la estructura del peronismo del otro lado, logra imponerse, habrá cambiado las reglas de juego de la política tradicional.
Un acuerdo que alteró todo
En el sector de Omar Perotti las cosas no fueron mejor a la hora de definir las candidaturas a diputado. Como era previsible, el viernes a la tarde oficializó a su compañera de fórmula, la ex jueza y diputada nacional Alejandra Rodenas, que paradójicamente fue la primera de todos los binomios en mencionarse para ese lugar, pero fue la penúltima en ser confirmada públicamente. Antes, el mismo día, Bonfatti presentó a Victoria Tejeda, radical de 30 años, como su vice, y un par de días antes hizo lo propio José Corral con Anita Martínez.
Pero a Perotti se le complicó el panorama después del acuerdo con el kirchnerismo. "Ese apoyo le va a salir caro", dijeron cerca suyo. Es que muchos sostienen que se trata de un acuerdo de dirigentes kirchneristas pero no del kirchnerismo, en alusión a los militantes de ese sector que tienen algunos reparos a la hora de votarlo. Lo concreto es que el apoyo le significó al rafaelino ceder cuatro de los primeros cinco lugares a Unidad Ciudadana en la lista de diputados provinciales, o sea todos los espacios donde hay expectativa de ganar una banca.
El primero y segundo lugar de esa lista formaban parte de ese acuerdo, pero el tercero estaba reservado para los intendentes y presidentes de comunas. Como no hubo coincidencias, apareció en las negociaciones el nombre del hijo del ministro de la Corte Rafael Gutiérrez, y finalmente como esa postulación tampoco cerró, terminó anotándose al presidente del PJ santafesino, Ricardo Olivera. "Quedó todo muy debilitado. Los intendentes se fueron puteando", contaron desde el búnker del PJ en el que buscaban a Perotti.
Bielsa-Bielsa
En cambio Bielsa cuentan que habló con cada uno de los candidatos a los que incluyó en sus listas, y a los que no iba a tener en cuenta les explicaba los motivos. Se ve igual que a varios les faltó explicación.
Incluso desairó a los propios que no sabían qué decir para no decir que no sabían nada. Hasta sus encargados de prensa no tuvieron la lista hasta pasada la medianoche, con lo que fue impreciso para los medios que siguieron la información durante todo el día asegurar a esa hora cuál iba a ser la fórmula. Una desventaja a la que se sometió frente al resto de los binomios.
Una especulación que rodeó a Bielsa fue sobre la nominación de su vice. Todo ello después de que también corrieran rumores de que se bajaba o de que las demoras no eran en realidad una estrategia, sino que se debían a la improvisación de su armado.
Avanzada la noche se llegó a comentar la posibilidad de que su hermano Rafael fuera la sorpresa que esperaba para presentar a su compañero de fórmula, con lo que habría habido una dupla Bielsa-Bielsa. No se sabe si existió el intento y el ex canciller no aceptó, o esto también formó parte de las elucubraciones que rodearon a una candidata que con sus silencios suele alimentar el misterio.
La pelea de fondo
El que dio el batacazo fue el ex concejal Jorge Boasso, que se ha convertido en una suerte de vedette en los últimos cierres de listas. Esta vez advirtió que no aceptaría ser candidato a senador y que se lanzaría para la Intendencia "por adentro de Cambiemos o por afuera".
Los que siguieron de cerca su presentación cuentan que la demoró hasta pasadas las 23 y que esperaba un llamado con un ofrecimiento poco probable: encabezar la lista de diputados provinciales para competirle al gobernador Lifschitz. Como ese lugar estaba reservado por el acuerdo que permitió la unidad entre el Pro y la UCR, no hubo forma de bajarlo.
Entonces se instaló en el búnker de Cambiemos a hacer lo que más le gusta: arengar a los candidatos que salían enojados del armado oficial. Cuando finalmente presentó su candidatura, cuentan que costó convencer a Roy López Molina para que fuera al hotel a estampar su firma como candidato. Casi que lo llevaron a la rastra porque no quería.
Y aseguran que en la intimidad de una habitación de hotel, el candidato que hace dos años arrasó en las elecciones en Rosario, despotricaba contra José Corral porque el acuerdo de unidad que se dio en la provincia debía replicarse en Rosario, y no se pudo.
Aunque hay que saber que el cierre del viernes fue ante los partidos políticos. Existen otras 48 horas para que se presenten definitivamente en el Tribunal Electoral, Hasta ahí hay tiempo, no ya de modificar las presentaciones, pero si de levantarlas.
Aunque cuando se pregunta si hay chances de que se baje alguno de los dos contrincantes de Cambiemos en Rosario, la respuesta es: "Si pasa eso, lo más probable es que no sea Boasso". Y, aunque afirman que no tiene el apoyo de ningún sector relevante, no parece dispuesto a dar paso atrás.
El más obediente es socialista
A Miguel Angel Cappiello le tendrán que agradecer en el socialismo su disciplina partidaria. No sólo fue excluido a la hora de ser candidato a intendente, cuando en las mediciones aparecía incluso por arriba de varios. Sino que ahora lo convencieron de que sea suplente del cargo que hoy tiene, senador por el departamento Rosario, y al que aspira la intendenta Mónica Fein.
El ex secretario de Salud iba a hacer la "gran Boasso", presentando una candidatura para la interna, pero una reunión a tiempo logró calmarlo. Las especulaciones de siempre sostienen que lo que lo tranquilizó fue que Fein, si gana, podría asumir ese cargo y después, en las elecciones nacionales, aspirar a una diputación nacional, con lo que asumiría Cappiello.
Una suerte de candidatura testimonial que, seguramente, cuando se le pregunte, sea negada por la actual intendenta.
La más fotografiada del PRO
En el búnker de Cambiemos cuentan con sorpresa que en el hotel donde se hacían las presentaciones de candidaturas, todos querían hacerse una foto con Anita Martínez, la candidata a vice de Cambiemos. Parece que fue tal el carisma que transmitió la concejala rosarina que no hubo dirigente del interior que pasara a su lado que no le pidiera una foto. No es ahí donde se le cuestiona que haya sido candidata a tantos cargos y no terminara varios de ellos.
Todos de puño y letra
La otra incógnita del armado electoral la protagonizó el socialismo, con su lista única de candidatos a diputados provinciales que encabezará el gobernador Miguel Lifschitz. Ahí también se jugó al misterio. Finalmente fue el gobernador el que de puño y letra ubicó a medio gabinete en esa nómina y se aseguró la presencia de los más leales.
"Puso once propios, fieles, y cumplió el compromiso de ceder 11 al radicalismo, cinco del sector de Pullaro y uno para cada senador, más un representante de cada uno de los otros partidos del Frente".
Tal vez podría reprochársele que se olvidó de los otros socialistas, ya que incluyó sólo a dos de los nueve diputados actuales que pretendían reelección: Joaquín "Popi" Blanco, y su esposa Clara García.
Sobre la exclusión de Eduardo Di Pollina hay dos versiones: una que fue el propio gobernador quien dijo que no lo quería. La otra sostiene que le asignó dos lugares para el sector de Bonfatti, pero con una condición: tenían que ser personas de distinto género. Los que esperaban eran dos hombres: Eduardo Di Pollina y Rubén Galassi.
En las explicaciones públicas probablemente se diga que la ministra de Educación Claudia Balagué es del sector de Di Pollina.
Con respecto a Rubén Galassi, otro que al igual que Di Pollina tampoco estará en la lista, se interpreta que más que una exclusión o un desplante, podría tratarse de una inteligente señal política, ya que al ser la principal espada de Bonfatti, si buscara tener una red en la Legislatura, no estaría dando la mejor señal sobre las chances de ganar que tiene su candidato.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});