mujer

"Si la casa no es mía, tampoco tuya", le dijo a la mujer y le prendió fuego

Lo afirmó la madre de Vanesa O., que aseguró que eso era lo que le decía el hombre que prendió fuego a su hija cada vez que ella le pedía que se fuera de la casa.

Miércoles 03 de Junio de 2020

"Mirala por última vez". Ese fue el desgarrador testimonio que afirma haber escuchado de parte de una médica la madre de Vanesa O., la mujer de 36 años que fue rociada e incinerada por su expareja, con quien convivía en Villa Gobernador Gálvez. La Fiscalía ya envió una orden para detener al agresor, Adrián B. Mientras tanto, la víctima se encuentra con pronóstico reservado en el Hospital Provincial, donde ingresó con el 70 por ciento de su cuerpo quemado.

Vanesa, de 36 años, fue incinerada en medio de una situación que aún investiga el fiscal de Homicidios Dolosos, Adrián Spelta, aunque según los testimonios aportados por testigos cercanos a la víctima, el agresor la roció con nafta y luego la prendió fuego delante de sus hijas de 3 y 7 años. Fue justamente la mayor que, ante semejante panorama, salió corriendo para avisar a vecinos que a su mamá "le estaban pegando".

"Mirala por última vez", afirma Susana que le dijo la doctora, mientras su hija era trasladada intubada hacia el Provincial y tenía el rostro quemado junto al resto del cuerpo.

"Una doctora me dijo que tenía muy comprometida las vías aéreas y que no se iba a salvar, a lo que yo le respondí: «No me diga así, soy la mamá»", agregó la mujer.

La mujer cuenta que se enteró de la agresión por unas vecinas, que fueron "corriendo" a su casa para avisarle que el exmarido "la había rociado con nafta a mi hija y la había prendido fuego".

>>Leer más: Una mujer permanece grave tras ser prendida fuego por su pareja en Villa Gobernador Gálvez

La mujer aprovechó para poner en contexto las situaciones de violencia de género que padecía su hija con su expareja, con quien convivía más allá de que estaban separados. "Ella dormía en un colchón en el piso y el señor dormía en la cama matrimonial porque él no se quería ir", señaló en diálogo con Radio 2.

"Si la casa no es mía, tampoco va a ser tuya", sentenció la mujer que le decía el agresor a su hija cada vez que ésta le pedía que se vaya de la casa, ubicada en Levalle al 2551.

En ese sentido, razonó: "Algo tiene, porque con mi hija es la cuarta mujer que tiene. Con todas tuvo hijos, es muy posesivo, no te deja, te atrapa".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario