La Región

Luisa, la abanderada que emociona a todos con sus logros

La nena, de 12 años, tiene síndrome de Down y ya ha construido una historia de inclusión en la Escuela 227 de la localidad de Pujato.

Miércoles 20 de Junio de 2018

De tanta alegría, a Luisa se le llenaron los ojos de lágrimas cuando se enteró que había sido elegida una de las abanderadas de la escuela. Sus compañeras y compañeros de séptimo la votaron para que llevara la bandera de su pueblo, en el acto del 20 de Junio. Luisa Capobianco tiene 12 años y desde primer grado asiste a la Primaria Nº 227 Bernardino Rivadavia, de Pujato. Nunca se sintió ni la hicieron sentir diferente por tener síndrome de Down. En todos estos años construyó una historia de inclusión educativa, que hoy se vio reflejada con la distinción de ser abanderada.

Desde el año pasado, las escuelas de Pujato suman la bandera de su pueblo a los actos escolares. En la primaria pública Nº 227 quienes la portan lo hacen por votación de los séptimos grados. Hay un protocolo que dice que quienes la lleven deben ser responsables, buenas alumnos, asistir a clases y tener sentido de pertenencia con la escuela, entre otros valores. Las chicas y los chicos juzgaron que Luisa reunía todas estas cualidades y le dieron el voto mayoritario para ser portadora de la enseña local. Ayer se lució en el acto escolar y el viernes que viene volverá a hacerlo, cuando se inauguren obras en su escuela.

La directora del establecimiento y sus maestras no paran de llorar cuando relatan a lo vivido a La Capital. Todo el tiempo las ganan las lágrimas. "«Vamos Lula!» la alentaban los compañeros a Luisa a medida que iban saliendo los nombres de la votación y el de ella se repetía. Sol, una compañera la abrazó. Ella estaba muy emocionada. Esto es un reconocimiento, como a cualquier abanderado, por sus logros, por su rendimiento académico, porque ella hace lo máximo que puede dar. También nos reconocemos nosotros en esos logros que van más allá de los números y valoran el sentido de persona", expresó la directora del establecimiento, María del Carmen D'Alleva.

luisa1.jpg

Sandra Balzi y Berta Gil son las maestras de Luisa. Han estado con ella en los últimos cuatro años. "Luisa es una más en el curso. Es el trato que recibe de nosotras, sus maestras, y de sus compañeros. Sabemos que todos somos diferentes y en esa diferencia se gana", aprecia la maestra Sandra sobre la riqueza que aporta la diversidad al crecimiento personal y colectivo, a los aprendizajes. También Sandra memora el momento de la votación: "Para ella fue un sueño cumplido, porque Luisa quería llevar la bandera de Pujato. «Esta bandera quiero yo», confiaba. Ella es muy dulce, pero lo más importante es que es una más en el grupo, en la escuela".

>>> Leer más: Luisa, la nena con síndrome de Down que regala una historia de inclusión y de amor

luisa2.jpg

Logros y acompañamiento

Cuando terminó la votación el aplauso fue unánime. Todas la abrazaron. Quiso hablar pero no pudo: se le caían las lágrimas de alegría. Fue un momento —afirman las docentes— incomparable, para destacar. Para que Luisa aprenda en un aula común, la acompañan en su trayectoria una maestra integradora y todos los contenidos son adaptados a sus capacidades. Por eso todos sienten que sus logros les pertenecen un poco a todos. Y eso se vivió en el acto de ayer por la mañana.

La familia de Luisa también se llenó de orgullo con los logros de su hija. Tanto es así que su mamá, Lorena Riedel, compartió en su cuenta de Facebook: "Hace 12 años en el Sanatorio de Niños el doctor Enrique Traina me dijo: «¡No le pongas techo nunca, seguí tus instintos maternos. Luisa te va a sorprender!» Sabias palabras. Tuvimos la suerte de contar con una excelente escuela. Que tuvo la capacidad de ver a nuestra hija con los mismos ojos que ven a otros chicos y la hizo parte del establecimiento educativo para que sirva de ejemplo para esas escuelas que les cierran la puerta a un chico con capacidad diferente. ¡Se puede! Obvio con una dedicación enorme. Con un cuerpo docente como pocos. Sin palabras, eternamente agradecidos. ¡Un orgullo que mi hija lleve la bandera de este pueblo, que siempre la miró igual que a los demás! Infinitamente agradecida".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

script type="text/javascript"> window._taboola = window._taboola || []; _taboola.push({flush: true});