La ciudad

Un espacio creado para reducir las secuelas del daño

Las oficinas de San Lorenzo al 1000 nacieron como una forma de dar respuesta a los reclamos

Domingo 18 de Marzo de 2018

En mayo del año pasado, municipio y provincia pusieron en marcha el Centro Unico de Atención a Víctimas, un espacio que busca mitigar la vulnerabilidad que los hechos delictivos producen en una persona o su entorno familiar. Las oficinas de San Lorenzo al 1000 nacieron como una forma de dar respuesta a los reclamos de numerosos colectivos de víctimas que se expresaron en marchas, algunas pequeñas, otras multitudinarias, frente a los Tribunales provinciales. "El mayor reclamo de la gente que estamos asistiendo es que avancen los procesos judiciales", advierte el director de Asistencia y Empoderamiento de Víctimas, Martin Illia.

   La creación del centro, explica el secretario General del municipio, Gustavo Zignago, persigue una línea en materia de seguridad ciudadana que busca reducir las secuelas del daño que produce el delito entre las víctimas y sus familiares. Se trata de que el Estado esté presente desde el primer momento, con una asistencia inmediata y acompañamiento en salud y social, y también garantizando el acceso a la Justicia.

   A poco de cumplir un año, los profesionales del centro ya trabajan en una centena de legajos, una centena de historias particularísimas que apenas tienen en común haber atravesado por un instante que les cambió la vida.

   Aun así, la mora de los procesos judiciales aparece como una problemática compartida. "El tema del proceso judicial es un tema que aglutina el mayor interés de los familiares de víctimas, porque tiene que ver con cuestiones muy elementales, muy intrínsecas a la condición de víctima que tiene relación con la sed de justicia", destaca Illia.

   En esa búsqueda de justicia, el proceso judicial adquiere centralidad. "La búsqueda de verdad y justicia es una piedra angular en la que se debe basar la estrategia (de acompañamiento a las víctimas). Si eso no avanza, la estrategia de restitución de derechos queda trunca", afirma.

   Y destaca que, en el acompañamiento a las víctimas, los relatos sobre las dificultades relacionadas con los procesos judiciales "aparecen permanentemente, desde el día uno".

   Para Illia, la Justicia tiene sus plazos, sus recursos, sus escasesez, sus aciertos y desaciertos. "Nosotros trabajamos desde el Ejecutivo en ese contexto, tratando de mostrarle una sola cara a la gente, de acompañar denuncias, de explicar los trámites, de ejercer la representación legal, "pero es capital y fundamental el avance de los procesos judiciales. Es determinante", destaca.

   Y remarca que "la gente solicita una justicia más rápida. La mayor solicitud de la gente que es que avancen los procesos judiciales".


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario